Guayaquil

Metrovía, un modelo de administración que tambalea

La crisis del sistema de transporte masivo, recrudecida en pandemia, da cuentas de los vacíos. Expertos leen el escenario.

Metrovìa
Crisis. Uno de los buses, despiezado para servir como repuesto.Christian Vinueza

¿Es sostenible el sistema de transporte masivo metrovía? La pregunta martilla la duda de expertos en ordenamiento territorial que han leído las recientes entregas periodísticas de EXPRESO, que dan cuenta de que, desde la pandemia, se desmoronó aquel modelo de negocio defendido durante años por el exalcalde Jaime Nebot, que entrega a la empresa privada, bajo su riesgo, la administración de los servicios de la ciudad, y que está próximo a instalarse en la aerovía.

Metrovìa

Metrovía desguaza su flota útil, pero inactiva, para repuestos

Leer más

El catedrático, investigador y exfuncionario municipal Felipe Espinoza pone sobre la mesa las primeras interrogantes: "¿cómo nos movemos con menos de la mitad de articulados en las vías?, ¿cómo atravesamos y nos adaptamos como ciudad ante la pandemia?".

La Autoridad de Tránsito Municipal ha asegurado que esta semana dará información sobre las estrategias que se emprenderán ante la crisis que vive el sistema, pero hasta este 28 de agosto, no hay respuesta.

"Vemos preocupados cómo la sostenibilidad está directamente relacionada con la salud hoy, pero hay muy pocas respuestas en torno al tema", critica el especialista Espinoza, y explica que los resultados indican que el modelo de ciudad exitosa se reduce más bien a un modelo de negocio y nada más. Un modelo que solo sirve para épocas planas y regulares. 

No han sido capaces ni siquiera de establecer un fondo de contingencia que impida la paralización del servicio.

Felipe Espinoza, urbanista.
Foto de Sistema Grana (32278190)

“La medida solo hará que Guayaquil se ahogue más”

Leer más

No lo han sido. Esta semana, Holger Gordon, gerente de Metrobastión, confesó a EXPRESO que desde que se inauguró la ruta este-oeste, en 2008, el consorcio no ha renovado una sola unidad. Defiende que estas tienen 20 años de vida útil y pone como argumento de defensa el estancamiento de los costos del pasaje.

Los consorcios, a raíz de la pandemia y de la reducción del aforo, y como publicó EXPRESO, tienen una deuda de cuatro millones de dólares, deben a sus conductores, no les pagan seguro social y, por último, deben utilizar las unidades paradas como repuestos, porque los proveedores, a quienes se les debe, no quieren fiar. Es más, la Fundación Metrovía costea su diesel.

El distanciamiento obligatorio y que no haya suficientes unidades obligan a los usuarios del sistema a esperar por largos periodos articulados. Es obligatorio llevar mascarilla.

Metrovía, un mal servicio que el virus agravó

Leer más

Al respecto, el investigador y consultor en movilidad, transporte y diseño vial urbano Emmanuel Ospina, quien habló con EXPRESO desde Medellín, recordó que la autoridad debe garantizar la optimización del servicio, y no sacrificarla por la rentabilidad. "Por eso es recomendable revisar los modelos financieros y trasladar el riesgo al inversionista, sin que el negocio pierda su atractivo", aconsejó

Formas para mejorar el transporte masivo, según el catedrático Felipe Espinoza.

  • Se debe cumplir la sostenibilidad económica para la interiorización del coste de la tarifa accesible, con fondos de contingencia, y con seguros.
  • Es preciso impulsar medidas contra la congestión y con los efectos mediombientales.
  • Es necesario orientar la política de transportes hacia los ciudadanos que exigen mayor seguridad, mayor calidad y mayor protección en sus desplazamientos.
  • El sistema de transporte forma parte del sistema de salud frente a los casos de pandemias, desastres naturales y otros de origen antrópicos, y como tal, debe recibir apoyo del gobierno nacional. ( Esto lo plantea la CEPAL y la CAF).
  • Se debe coordinar con otros sistemas de transporte, de la ciudades, buses, bicicletas, etc, para articular acciones que permitan proponer medidas de contingencia.

El abogado Álvaro Luque, en un comunicado enviado a EXPRESO tras los reportajes recientes, añade a estas precisiones que se debe hacer un estudio jurídico serio sobre la entrega de diesel a los consorcios, porque se estaría entregando a entes particulares y privados recursos públicos.