Juan José Yúnez: “Sé qué es prioritario, le apuesto a la convivencia”

  Guayaquil

Juan José Yúnez: “Sé qué es prioritario, le apuesto a la convivencia”

Es el alcalde de Samborondón por el Partido Social Cristiano. Es ingeniero en Ciencias Empresariales, graduado en la Universidad Espíritu Santo, y emprendedor agroindustrial.

Entrevista al Alcalde (7819965)
Funcionario. Yúnez durante la entrevista con EXPRESO. Alex Lima

Que en la parroquia La Puntilla, en Samborondón, uno de los puntos en desarrollo y con la más alta plusvalía de todo el Gran Guayaquil, sus habitantes se vean obligados a convivir con el tráfico, el ruido y la inseguridad; y que además en toda la avenida principal, la única que atraviesa al sector, no se haya levantado un solo parque o biblioteca pública, ha generado una serie de quejas que EXPRESO ha venido publicando y ante las cuales el Cabildo no ha reaccionado. Ha mantenido el silencio, pese a los requerimientos de información. Tras esas publicaciones, Juan José Yúnez, el alcalde, dialoga con este Diario y responde a las críticas de los ciudadanos, quienes piden mejor planificación.

Son 171 urbanizaciones las que integran La Puntilla y, pese a ello, no hay un solo parque público. ¿Por qué Samborondón no ha priorizado la vida fuera de las urbanizaciones? ¿Por qué se ha cometido ese error?

Tenemos clara la importancia de estos espacios, y es por eso que ya hemos empezado a construir el parque Bicentenario, cerca de Ciudad Celeste. Son tres hectáreas las que hemos destinado para que la gente juegue, haga deporte, arte... La idea es que esté listo a fines de este año. Sobre por qué hemos o no tardado en construir el parque, diré que Samborondón ha ido creciendo según la demanda. No me centraré en analizar qué pasó antes, sino en buscar soluciones, que es lo que estoy haciendo. Hoy, vamos a evitar que pase lo que ha pasado tradicionalmente con la mayoría de ciudades. ¿Cómo? Planificando. Y para ello es que se construye el nuevo Samborondón, con vías amplias, ciclovías, sitios de descanso, para leer y sombra. Todo está bien delineado, no tendremos más que en el camino mover las cosas y repetir las obras.

Y qué se contempla para solucionar allí el problema del tránsito, considerado infernal. Un tema que, dice la ciudadanía, ha sido ignorado por ustedes.

Ya se colocó un semáforo inteligente y se habilitará, detrás de Plaza Batán, una salida alterna que sirva de desfogue. Sin embargo, no será suficiente y por ello vamos a estudiar la zona a fin de que, con datos técnicos, nos digan qué es lo que conviene. Esta semana contrataremos los estudios. Un paso elevado podría ser la solución, pero habrá que ver qué dicen los resultados.

Pero eso, a la larga, no será la solución final. ¿Por qué no apuntar de una vez a un concepto integral?

Está contemplado. Estamos trabajando de la mano de la academia y de consultores nacionales e internacionales. Sabemos lo que hay que hacer, lo que es prioritario, vamos a apostarle a la convivencia. Es así que en un radio máximo de 5 kilómetros vamos a dotar a la comunidad de todos los servicios: comercios, bancos, hospitales, colegios... para evitar los traslados, que es lo que congestiona a Ciudad Celeste, donde viven ya 3.500 familias.

BUIJO

El Buijo histórico apunta a ser mágico

Leer más

Pero esos atascos no son exclusivos de esa zona. Toda La Puntilla dice estar harta de los embotellamientos. Las críticas apuntan a que los nuevos puentes construidos simplemente no sirven, que son un adorno.

Pues no lo son, sirven y mucho. Solo en el que conecta a Samborondón con Guayaquil circulan 20.000 autos. Si no existiese el puente, el congestionamiento sería peor, similar al que hubo años atrás. Por esta arteria circulan a diario 100.000 vehículos, más de los que cruzan por el peaje de Guayaquil durante la temporada de playa o un feriado, y aun así hay fluidez. No se puede poner en duda su funcionamiento. El escenario no es caótico. Hoy, de ese total de vehículos que se desplazan por nuestra vía, el 50 % proviene de Daule.

Y si Daule contribuye al embotellamiento, ¿cuál es la solución que se está tomando junto al alcalde para remediarlo?

Hubo proyectos, pero por la pandemia todo se detuvo. No están, sin embargo, descartados. Pero mientras se reanudan los diálogos, avanzamos ya con otro estudio que nos confirmó que hay que hacer retornos rápidos que faciliten la fluidez, y a la par construir más pasos peatonales. Haremos dos: uno cerca de Plaza Batán y otro, de Entre Ríos, que estará listo este año. Adicional a ello, quedó claro que hay que darle prioridad al hecho de caminar y para ello habrá más árboles, sin ellos nadie caminará. También hay que reforzar el uso de la ciclovía y del transporte público. Aquí tenemos al Sambo Trolley.

Trabajamos de la mano de las consultoras, con estudios y urbanistas. En La Puntilla se está planificando.

26082020 DIANA SOTOMAY(32314639)
Juan José Yúnez, alcalde de Samborondón, durante la entrevista con EXPRESO.JUAN FAUSTOS SANDOVAL

¿Pero lo utilizan? Hay quienes aseguran que este medio de transporte gratuito ha sido un fracaso.

No es verdad. Con cifras oficiales y a la mano, tengo que son 10.000 personas las que, en promedio, se movilizan en las cuatro unidades que tenemos. Tiene acogida. Lo que pasa es que, lamentablemente, existe todavía la costumbre de usar para todo el vehículo. Para ello necesitamos intervenir, pero todos: nosotros, sí; pero la comunidad también. Y es que las cifras de quienes usan aquí vehículos son exorbitantes. Guayaquil tiene 0,8 vehículos por predio, mientras que acá son 2,5. La diferencia es abismal.

padel Guayaquil

Guayaquil y Samborondón con dos nuevas canchas para dinamizar el pádel

Leer más

El río podría ser la opción más viable para descongestionar la arteria. ¿Por qué siguen sin mirar hacia este recurso que lo tienen allí, al frente?

Lo hemos pensado, sobre todo ahora que la Prefectura ha dicho que dragará ya el río. Sin esta obra, simplemente es imposible pensar en el transporte fluvial, porque si bien hay maneras de implementar un transporte bajo esas condiciones, el costo es elevado, muy elevado. Por lo tanto, es un tema que está sobre la mesa, que lo hablamos con el alcalde de Daule, pero que quedó en pausa por el virus.

En un reportaje anterior, los habitantes de Mocolí hablaban de la necesidad de tener espacios comunes, ahora inexistentes, además de una vía de ingreso más ancha. ¿Por qué dan permisos que no contemplan estos escenarios?

Lo contemplamos, lo que pasa es que estos espacios se irán construyendo a medida que crezca la isla. Habrá comercios de bajo impacto (minimárkets, farmacias), una iglesia, pero a su debido tiempo. Eso lo hará la empresa privada. Mas quiero dejar claro que cuando se otorgaron los permisos, esto fue contemplado. Todo está delimitado. Repito, hay planificación.

La Puntilla sigue creciendo y lo seguirá haciendo, sobre todo en la parte de El Batán y en la zona de Ciudad Celeste, pero todo estará bien concebido, bien planificado, a fin de que haya armonía. Mucha armonía, eso será lo primordial.

En el Nuevo Samborondón habrá una sola planta de tratamiento que cubrirá a las ciudadelas y negocios que se levanten en esas 2.300 hectáreas, que integrarán el área. Las ciudadelas de ahora seguirán trabajando con plantas de tratamiento, cambiar el sistema, construir una red, implicaría romper y levantar de nuevo todo, sería una inversión enorme. 

CANAL 1

El contaminante que trastoca la convivencia en La Puntilla

Leer más

¿Y en su planificación consta reforzar la seguridad? Porque este es otro tema que preocupa. Hay reportes de asaltos, así como miedo entre la comunidad...

Consta y hemos venido invirtiendo en ella. Samborondón tienen cinco Unidades de Policía Comunitarias, cuatro construidas por la Alcaldía y próximamente haremos una más. Tenemos 110 cámaras de seguridad ya instaladas en el cantón y colocaremos próximamente radares en el río. Aquí se está trabajando. En Durán y Daule, nuestros vecinos, se han reportado casos de sicariato, crímenes terribles, y eso no se da acá. En Samborondón los delitos son comunes y la mirada la tenemos puesta en este tema para evitar precisamente que la situación sea otra.

Este año las 170 urbanizaciones se interconectarán al sistema de videovigilancia. El monitoreo será mayor. Además habrá radares en el río, también un bote de última tecnología con el que se monitoreará toda la vía. Aquí invertimos en seguridad y lo seguiremos haciendo.