Guayaquil

Jóvenes sin cupos, con vidas distintas y un mismo sueño

Bachilleres siguen intentando ingresar a la universidad, pero buscan otras rutas para sobrevivir. Profesionales dan opciones para aprovechar el tiempo

Bachilleres sin cupos
Muchos jóvenes siguen con el sueño de ingresar a la universidad, pero le sacan provecho a sus habilidades.Christian Vásconez / EXPRESO

Después de tres y hasta cinco intentos, muchos jóvenes graduados en años anteriores se muestran angustiados porque los puntajes obtenidos en las pruebas Ser Bachiller no les han permitido alcanzar sus metas: un cupo en la carrera que anhelan seguir en las instituciones públicas de educación superior.

Ministra de Educación

Monserrat Creamer: "Habrá un examen para graduar al bachiller y otro para el ingreso a la universidad"

Leer más

A pesar de esta difícil situación, muchos han buscado alternativas para mantener su tiempo ocupado, o incluso ganar dinero poniendo en práctica sus habilidades y destrezas, sin que eso signifique abandonar el sueño de estudiar en la universidad, una vez que obtengan la plaza anhelada.

Tengo mi propio negocio y estoy adquiriendo experiencia en la clínica veterinaria de mi padre, hasta conseguir un cupo para estudiar la carrera que quiero: veterinaria.
Joffre Orellana
emprende en la elaboración y venta de pulseras

Uno de ellos es Joffre Orellana (18), quien el año pasado se graduó de bachiller. Ha dado dos veces el examen y se ha postulado seis para la carrera de Veterinaria, pero al no obtener la plaza decidió emprender en un negocio. Elabora pulseras para hombres y las ofrece a través de las redes sociales y en círculo de amigos y familiares.

“Descubrí que tenía habilidades para hacer pulseras y me capacité a través de tutoriales en YouTube y luego en cursos presenciales hasta perfeccionar la técnica. Ahora tengo mi propio negocio, que me genera ingresos para mi independencia económica”, menciona el joven, quien también se da tiempo para apoyar a su padre en un consultorio veterinario.

“Lo ayudo cuidando las mascotas, transportándolas y llevando a domicilio los pedidos de productos que hacen los clientes; pero lo más importante es que estoy adquiriendo experiencia en esta profesión que quiero seguir”, manifiesta.

Universidad de Guayaquil

El número de cupos no cubre la demanda de aspirantes a la universidad

Leer más

En cambio, Sebastián Vintimilla, quien tenía 18 años cuando se graduó de bachiller, en la última media década se ha dedicado a varias actividades como taxista, animador de fiestas infantiles y agente vendedor. “Lo he hecho para no estar vago y para manejar algo de dinero”, indica, al anotar que no recuerda cuántas veces ha rendido la prueba sin lograr el cupo para estudiar Derecho.

“Lamentablemente lo que gano no es suficiente para estudiar en una universidad privada, por eso debo insistir hasta lograr mi objetivo en una entidad pública”, añade.

Bachilleres sin cupos
Cada año hay cerca de 180.000 bachilleres que postulan para ingresar al sistema de estudio superior.Christian Vásconez / EXPRESO

En enero pasado, 124.399 estudiantes graduados en años anteriores intentaron nuevamente obtener un cupo para una carrera, a través de la Ser Bachiller. Muchos de ellos dijeron que era la última vez que lo hacían, ya que de no lograrlo, dedicarán su tiempo a otras actividades que les permitan crecer como personas.

Prueba Ser Bachilelr

Ser Bachiller: En 27 laboratorios se filtró la prueba

Leer más
He dado tres veces la prueba porque quiero estudiar enfermería, pero como no he obtenido el cupo me he dedicado a seguir cursos de primeros auxilios.

Nicole Cornejo
estudia curso de primeros auxilios 

Karen Macías, por ejemplo, quien es buena para la cocina, piensa inscribirse en un curso en el que pueda aprender a preparar ricos platillos. “Junto con mi hermano, que es chef profesional, queremos montar un comedor, pero necesito aprender más para apoyarlo”, subraya la joven, quien desde hace tres años trabaja en una tienda y ha logrado reunir algo de capital para emprender.

“Quería estudiar Administración de Empresas, pero como no se dio, me abriré paso por otro camino”, enfatiza.

Profesionales consultados por Diario EXPRESO dan recomendaciones a los jóvenes sobre qué pueden hacer para no sentirse frustrados por no conseguir un cupo.

No me he dado por vencido, a pesar de que desde hace 5 años estoy intentando ingresar a la universidad. Hasta mientras, estoy trabajando en varias actividades.
Sebastián Vintimilla
trabaja como taxista y anima fiestas

Andrea Sánchez, psicóloga, psicoterapeuta y psicopedagoga, recomienda a los jóvenes evaluarse para luego poner a trabajar mente e ingenio en algún proyecto que les guste. “Deben hacer un cuadro comparativo donde coloquen sus oportunidades y puedan conocer sus dones, para crear posibilidades diferentes de tener éxito en algo que les guste”, explica.

La profesional dice que si un chico es hábil para comunicarse, puede enfocarse a ofrecer talleres de liderazgo o de comunicación o introducirse en el área de las ventas. “Lo importante es que descubra su potencial y no se sienta frustrado porque no está estudiando Medicina o Derecho”, recalca.

Ser Bachiller

Los estudiantes se resisten a repetir la prueba Ser Bachiller

Leer más

Algo similar opina Geanella Mosquera, psicóloga clínica, quien reconoce que muchos jóvenes aún no descubren todo su potencial y se desconciertan porque creen que no pueden ir más allá de la carrera que quieren seguir ahora.

“Es importante que ellos se sientan capaces de comenzar algo distinto a lo que habían pensado toda su vida, pero para eso deben conocerse. Si les gusta el fútbol, ¿por qué no pensar en entrenar a niños? Si les gustan los animales, pueden buscar cuidar de ellos. La tecnología brinda información de mucha utilidad para cosas positivas, hasta conseguir su ingreso a la universidad”, puntualiza la profesional.

Para este primer semestre del año, el Gobierno ofrecerá 106.154 cupos para la universidad; pero hay más de 260.000 estudiantes de tercero de bachillerato y graduados en años anteriores con miras a continuar su formación de tercer nivel.