Guayaquil

Javier Tourón: "En la educación online el alumno es protagonista de su propio aprendizaje"

El vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo de la UNIR dice que las universidades deben analizar el modelo pedagógico en el que se basan

Javier Tourón
Javier Tourón, director de la Escuela UNIR de Formación de Profesores en Tecnología Educativa y Desarrollo del Talento.Cortesía

Es vicerrector de Innovación y Desarrollo Educativo en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR); catedrático de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación; doctor en Ciencias de la Educación y Ciencias Biológicas; fundó y dirigió el centro para la atención educativa de alumnos de alta capacidad; director de la Escuela UNIR de Formación de Profesores en Tecnología Educativa y Desarrollo del Talento.

respirador  artificial

Coronavirus: La UEES validará los respiradores artificiales diseñados por la Espol

Leer más

EN CONTEXTO

La crisis sanitaria por la pandemia del COVID-19 obligó a suspender las clases presenciales y puso a la educación superior ante el reto de continuar la formación bajo la modalidad online. En Ecuador, así como en otros países, la universidad en general está muy poco preparada para esta modalidad. Ahora deberá someterse a estos cambios.

Para que la universidad pueda ofrecer una enseñanza en línea de calidad debe existir un proceso de evaluación con carácter formativo, formación continua del profesorado y ceder al alumno el protagonismo de su propio aprendizaje, según lo indica a EXPRESO Javier Tourón, vicerrector de Desarrollo Educativo e Innovación de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), de España.

-¿Qué tan preparada está la universidad para el desarrollo de un proceso de enseñanza y aprendizaje online?

- La universidad en general, sobre todo la presencial, está muy poco preparada, aunque las universidades online tienen una cierta tradición en este tipo de enseñanza. Tanto la universidad presencial como la online, por su propia naturaleza de ámbito de innovación, investigación y actualización en los procesos de enseñanza-aprendizaje, tienen la obligación de estar en un constante cambio, evolución y mejora. Pero lo más importante es analizar el modelo pedagógico en el que se basa. Si este no promueve adecuadamente el aprendizaje de los alumnos, el rol del profesor y estudiante y no está centrado en lo que el aprendizaje actual necesita, no podrá responder a los retos actuales. La universidad tiene que reflexionar muy seriamente sobre la eficacia y la eficiencia de los modelos pedagógicos que implanta.

Hay universidades ancladas en un modelo caduco, donde el profesor es transmisor de conocimientos.

- ¿Cuál le parece que es el modelo pedagógico adecuado para la enseñanza superior en línea?

máscaras

Coronavirus: La Espol fabrica máscaras de protección facial en 3D

Leer más

- El modelo adecuado es aquel que cumple al menos dos requisitos: que pone al alumno como protagonista de su propio aprendizaje; y que planea el aprendizaje y las competencias de acuerdo con las exigencias del siglo XXI. Dentro de esos modelos, los objetivos de aprendizaje que se persigan deben estar alineados con las necesidades y exigencias sociales de la sociedad a la que la universidad tiene que servir.

- ¿Cómo está Ecuador en relación con otros países sobre educación online?

- Me consta que en Ecuador hay un gran afán por aprender, mejorar, actualizarse y prestar mejor servicio a la sociedad. Debido a la relación que tiene la UNIR con las universidades ecuatorianas, tratamos de volcar todo nuestro aprendizaje para transferir conocimiento, para que el proceso de mejora de las instituciones educativas sea más rápido. En general no es una situación peor de la que pudiera darse en otros países. Pero lo que sí debemos tener bien claro es que no podemos enseñar a estudiantes del siglo XXI con profesores del siglo XX que aplican un modelo del siglo XIX. Lo que se puede hacer es alinear todo eso y aprender uno de otros y en ese sentido en UNIR tratamos de aportar nuestros conocimientos con aquellos que quieran compartirlo. Muchos activos de UNIR están comprometidos con el desarrollo del sistema universitario ecuatoriano.

- ¿Qué modelos pedagógicos hay en el extranjero que nos puedan inspirar?

- Tal como lo ha hecho la UNIR desde sus inicios, tenemos que diseñar un modelo didáctico donde no le robemos protagonismo al estudiante. La única forma de hacerlo es permitir que actúe, que tenga ocasión de responder, preguntar y de reflexionar. Para ello hay muchas herramientas de comunicación que le permiten resolver las dudas, los problemas y adaptar su tiempo.

- ¿Qué tan complicado o no es adoptar la enseñanza online sin perder el acompañamiento del estudiante?

- ¿Qué tan preparado está el docente para asumir esta responsabilidad?

Politécnica Salesiana

Coronavirus: La Politécnica Salesiana brinda apoyo psicológico durante la emergencia

Leer más

- Hay profesores universitarios que pueden tener un conocimiento pedagógico menor al que de pronto tiene el maestro de primaria o secundaria. El docente que ha hecho una carrera de biología, historia, informática o de cualquier otro tipo, probablemente sabe de su área científica de conocimiento, pero no de una formación pedagógica. Y esa es la razón por lo que es necesario establecer en todas las universidades una escuela de formación para ellos. Esta debe mantenerse con cursos de actualización a lo largo de toda su vida profesional, ya que hay que desarrollar su competencia digital, transferirles los conocimientos pedagógicos de la investigación para que lo apliquen en las aulas y pueda promover un mejor proceso de aprendizaje.

Cuando el aprendizaje cara a cara no es posible, hay que replantear el proceso de enseñanza.

- ¿Cómo se mide la calidad de un docente online?

- En UNIR hay un programa donde los alumnos tienen la oportunidad de valorar cada uno de los elementos en procesos: los profesores, los contenidos y los procedimientos. Pueden escribir y hacer comentarios de los maestros. Los responsables del programa se reúnen para analizar qué es lo que ha ido bien para mantenerlo; qué ha ido regular para mejorarlo; y qué ha ido mal para cambiarlo. Eso es un proceso que no acaba nunca. Es posible evaluar, mejorar y adaptarlos a las necesidades de los estudiantes.

- ¿Cuál cree usted que es el reto de la universidad frente a este cambio de enseñanza?

- El reto de la universidad es ser fiel a sí misma, para ello debe estar en constante proceso de investigación, innovación y de cambio, para responder y adaptarse de la mejor manera posible a las necesidades del entorno social, laboral, cultural y económico al que deberá servir.