General Villamil, insegura y encerrada

  Guayaquil

General Villamil, insegura y encerrada

Los robos en las ciudadelas de Playas tienen hastiadas a las familias.  El abandono municipal agudiza el problema Critican el desinterés de la Alcaldía

Playas
Seguridad. Andrea Vinueza, habitante de La Victoria, confía en la protección de sus animales de compañía. Los canes, reconoce, sumado a las rejas, son su única protección. Del lado de las autoridades no ve nada.Néstor Mendoza

Andrea Vinueza ha sido testigo de los constantes robos que se dan en la ciudadela La Victoria, en Playas, donde habita hace 30 años. Ella no quiere engrosar la lista de los dueños de viviendas de esa zona que han sido víctimas de la delincuencia. Por esa razón, a fin de que la acompañen, hagan bulla y la despierten si ven a algún intruso, ha comprado cuatro perros y ha reforzado las rejas de su casa para evitar que los delincuentes entren a su vivienda y se lo lleven todo, como ya le ocurrió a Eduardo Cedeño, también residente de este barrio residencial.

Letrero de Prefectura (8214287)

Ciudadano: “El cartel ese de ‘va porque va’ es un derroche más de dinero”

Leer más

Después de las 19:00, Vinueza se encierra y no camina ni siquiera rumbo a la playa o el malecón, ubicada a escasas dos o tres cuadras de su residencia. “Hace apenas unos días quise hacerlo, pero vi cómo dos motorizados le robaron a una joven frente a su casa”, agrega.

A Jéssica Muñoz, otra habitante, se le llevaron la memoria de su auto, aparcado frente a su puerta de entrada. “Le dejaron vacía prácticamente la vivienda, a los ladrones les cogió el día allí. Se creían dueños de todo y ninguna autoridad vino a hacer nada. Pese a los llamados, nadie apareció. Estamos abandonados por todos, por la Policía y la Alcaldía”, critica María Julia Fernández, vecina de Muñoz.

Aquí roban día y noche, la inseguridad está en todas partes, en el comercio, en los barrios y las ciudadelas, en las playas y el mismo malecón. No hay un solo sitio libre del delito en Playas.

Esperanza Moncayo,
ciudadana

Para Olga Vanoni, residente de La Victoria, esa decepción que el vecindario siente hacia las autoridades va en aumento. “A uno no le queda de otra que defenderse como puede, con lo que tiene. Llenar de rejas toda la vivienda, el barrio, es nuestra única opción. Es tanta la desconfianza que ya nadie denuncia porque sabemos que la ayuda no llega”, alega.

La falta de alumbrado público, el monte que crece en los solares vacíos y que sirve de refugio a los antisociales, es otro problema que agrava la situación. “Las luces de los postes en su mayoría están apagadas. En el parque conocido como la raqueta, todo está desolado. Esto es una selva y de eso se aprovecha el maldito antisocial. Ni siquiera eso puede hacer bien el alcalde Dany Mite. Qué tristeza vivir aquí, sin obras, con descuido y con pánico”, cuestiona la residente Lourdes Jarrín.

Playas
Maleza. Las viviendas de La Victoria, Bellavista y Marbella están rodeadas de maleza que supera hasta los dos metros de altura.Néstor Mendoza
taxi

La inseguridad arremete contra los taxistas en Playas

Leer más

En la ciudadela Marbella, vecina de La Victoria, el panorama es similar. Humberto Calle vio hace días que un carro pasó con todos los muebles de una casa: les iban robando, grité, pero no se pudo hacer nada, recordó.

En Bellavista, ubicada en el kilómetro 2 de la vía a Data de Villamil, los robos a las viviendas se dan semanalmente. Las familias reportan al menos dos.

Guillermo Nova, quien vive hace 30 años en el sitio, le robaron las cosas que tenía en un contenedor. Desde entonces ha puesto cámaras en todas las esquinas de su calle. A su vecino, la semana pasada se le llevaron los electrodomésticos y joyas, haciendo un hueco en la pared.

Traba. Los afectados reconocen no denunciar los casos, al ver que el proceso es lento, engorroso y que la ayuda, frente a cualquier escenario, jamás llega. 

Los habitantes señalan que los ingresos a la playa 14, 15 y 16, donde se levantan unas 60 villas, son las más asediadas por la delincuencia. En esa área, Javier Miño Ruiz tiene su hostería. A él le han robado televisores, bicicletas y los delincuentes han entrado por la playa para robarle a quien venga a su paso. Él está harto, ha tomado precauciones, ha amurallado su entorno, pero claro, todo eso ha implicado gastos.

Playas
Javier Miño muestra el sitio por donde entran los antisociales.Néstor Mendoza

Javier Miño, otro residente, le dijo a este Diario que frente a la ola delincuencial, los moradores han instalado alarmas comunitarias manejadas a control remoto, que tiene conexión con la policía y también hacen rondas por turnos en las noches. En esas rondas se han encontrado con consumidores de drogas e individuos que merodean el entorno.

Ante tanta delincuencia, hemos puesto alarmas comunitarias y hacemos guardias entre los vecinos para ayudar a la policía, cuyos recursos en Playas son extremadamente limitados.

Javier Miño,
habitante de la ciudadela Bellavista
Letrero de Prefectura (8214287)

Ciudadano: “El cartel ese de ‘va porque va’ es un derroche más de dinero”

Leer más

Según la Policía, de enero a mayo de 2021 en Playas hubo 40 robos a domicilios, y en el mismo período de este año, 22. El coronel Paúl Enríquez, jefe del distrito Playas, defiende que los robos han bajado. Pero la comunidad lo niega y hasta se ríe, al asegurar que lo que no hay son denuncias, pero por lo engorroso que es el proceso. “Denunciar no sirve de nada, si ni siquiera sirven las rondas. Lo peor es que a Mite no le importa. Si por él fuera, que nos lleven en peso”, señaló Leonela Garzón, de Bellavista.

Frente a esta situación, EXPRESO le preguntó al alcalde de Playas qué hará para proteger de los robos a la ciudadanía, y en un escueto mensaje se limitó a decir que dará apoyo a la Policía, que facilitará 50 puntos de wifi gratuitos para que las familias se puedan activar a los botones de pánico, y que colocará cámaras en los barrios, que además iluminará. Estas acciones, sin embargo, para la ciudadanía resultan insuficientes y hasta “una farsa”, puesto que, alega, esas promesas ya las han escuchado antes y jamás se han cumplido.

Vias llena de maleza
En La Victoria, así permanecen las calles y el entorno.Néstor Mendoza

“Que Mite no venga a decir que dará apoyo y ya porque es su responsabilidad cuidar a su ciudad. Es su responsabilidad velar porque los hacheros no ocupen los sitios públicos, es su responsabilidad resguardar los parques. Es su responsabilidad modificar las ordenanzas si es necesario. Es su responsabilidad ver si como dice la gente, el delincuente se camufla entre los vendedores informales. Todo es su responsabilidad, pero en Playas todo está a la deriva”, agregó la guayaquileña Rosa Rosero, quien tiene una vivienda para vacacionar en Marbella.

Los llamados hacheros son los que están afectando al vecindario. Faltan acciones, respuestas urgentes, cambios. Se nos están metiendo a las viviendas, sin miedo, con violencia.

Paola Balboa
residente de la ciudadela Bellavista