En La Floresta 1 venden las casas para huir de los robos

  Guayaquil

En La Floresta 1 venden las casas para huir de los robos

Los vecinos de esta ciudadela han encadenado sus puertas y enrejado las peatonales por la inseguridad.  Demandan patrullaje y la apertura de una UPC

Recorrido por Ciudadel (7190386)
Medidas. Los vecinos han colocado cadenas y candados en las puertas para blindarse del hampa.Alex Lima

Hace 10 años Jaime Guzmán heredó la casa donde su padre y sus abuelos vivieron toda la vida. Lejos de venderla para buscar nuevos rumbos, decidió remodelarla y trasladarse a ella para habitarla con su familia.

FCKdU0GXMA0OdZ2

Se reportó un asalto en cafetería de una plaza comercial de La Puntilla

Leer más

Con el paso de los años, Guzmán ha cuestionado su decisión y se arrepiente de haber llevado a vivir a su esposa e hijos a un lugar tan inseguro como ahora lo es la ciudadela La Floresta 1, en el sur de la ciudad; donde los robos, asaltos y casos de sicariatos se producen con frecuencia, como ha informado EXPRESO.

Cansado de esta situación, el año pasado colocó, en la pared de su vivienda de dos pisos, un cartel con el mensaje que dice: ‘Se vende esta casa’, al que adjuntó varios números telefónicos para que lo contacten. También acudió a las páginas de anuncios gratis por internet, donde abundan las ofertas de un sinnúmero de villas de este sector que se rematan a bajos precios. Pero ha pasado un año y no recibe ninguna llamada de personas que estén interesadas en el inmueble.

“A pesar de que la casa es amplia y está en perfectas condiciones ha sido imposible venderla. Nadie quiere comprarla por el temor de llegar a este sector considerado como peligroso”, analiza mientras cambia el letrero que se ha descolorido con el tiempo.

Recorrido por Ciudadel (7190412)
Debido a la cantidad de delitos, toda la ciudadela permanece amurallada.Alex Lima

La Policía debe realizar patrullajes en diferentes horarios para que los vecinos retomen la tranquilidad que han perdido por los constantes robos y asesinatos que hay en el sector.

Mariano Montaño,
vecino de La Floresta 1
INSEGURIDAD EN EL VELE (7185624)

Ciudadanos: “Solo volveré a dormir cuando la Ferroviaria esté amurallada”

Leer más

Guzmán no es el único vecino que ha puesto su casa en venta para huir de la delincuencia. Durante un recorrido que EXPRESO realizó, constató que al menos una veintena de inmuebles mantiene carteles similares.

Algunas casas siguen habitadas por sus dueños que se han resignado a seguir viviendo allí porque no tienen los recursos para cambiarse de lugar; otras están vacías porque sus dueños se han instalado en varios sitios mientras se concreta la transacción.

“Ya no se puede vivir con tranquilidad. Con gran esfuerzo instalé cámaras de seguridad para identificar a los delincuentes, pero tan organizada es la banda que ya se llevaron el sistema de vigilancia”, indica con preocupación Luis Benítez, quien durante 20 años ha vivido en la zona y ahora está rematando en $ 35.000 la villa de una planta, en la que ha invertido $ 6.000 para readecuarla.

El panorama se complica porque la situación de inseguridad ha incidido en una acelerada depreciación de las viviendas. “No me quieren dar más de $ 17.000 por mi casa que tiene tres cuartos y acabados completo”, señala Enrique Carranza, al explicar que con ese dinero no le alcanza ni para la entrada de una villa en una zona más segura.

Estamos en manos del hampa; no podemos salir con tranquilidad de nuestras casas porque corremos el riesgo de ser asaltados o asesinados por los delincuentes.

Carlos Rodríguez,
habitante de La Floresta 1
Floresta peatonales
En La Floresta 1 hay callejones y peatonales con escasa iluminación que son sitios, a juicio de la comunidad, donde se dan los delitos..Amelia Andrade / EXPRESO
Pycca

Se reporta un asalto en un almacén del sur en pleno estado de excepción

Leer más

Los vecinos de La Floresta 1 aseguran que no pueden vivir con tranquilidad ni afuera ni adentro de sus viviendas, que permanecen totalmente amuralladas, porque los delincuentes se han tomado la zona. “Ellos roban en las casas y asaltan en las calles. Si uno se resiste corre el riesgo de ser asesinado”, menciona Augusto Cedeño, propietario de una despensa, ubicada en la manzana 14, quien la semana pasada fue atacado por dos delincuentes que ingresaron a su local, donde lo golpearon y le provocaron varias heridas con un cuchillo.

“Aquí vienen con revólver y encañonan a las personas para llevarse lo que uno tiene”, dice Emilia Vinueza, otra de las residentes del sector, quien ha colocado cadenas y candados en la puerta de su casa, para evitar que el delincuente ingrese.

En la avenida principal de la ciudadela existe una Unidad de Policía Comunitaria (UPC) que está abandonada desde hace más de 10 años. Un kilómetro más adelante se encuentra el retén donde pocas veces hay un uniformado para que reciba las quejas de la ciudadanía. “Queremos la apertura de esa UPC, que se realicen más patrullajes y que los policías estén atentos a nuestro llamado de auxilio”, menciona Claudia Vivar, la dueña de una peluquería que hace tres meses fue asaltada por dos sujetos.

Recorrido por Ciudadel (7190414)
Huida. Grandes letreros anuncian las ventas de casas. 3. UPC. Los residentes piden su apertura.Alex Lima

El temor está latente por los casos de sicariatos que se han producido este año. “Ya son cinco personas que han sido acribilladas en las veredas y calles. Ya estamos cansados de esto, uno no puede sacar ni a jugar a los hijos a los parques porque allí lo que van a ver es a sujetos vendiendo droga y a otros consumiéndola”, manifiesta un padre de familia, quien reconoce que le da miedo denunciar ante las autoridades lo que pasa porque los delincuentes se las ingenian para saber quién los ha delatado.

El agente Sixto Sánchez, quien el martes pasado estaba a cargo de la UPC, asegura que los uniformados realizan patrullajes constantes, de día y de noche, para darle tranquilidad a la comunidad, y que responden inmediatamente al llamado.

La Policía.Dice que se han realizado 5.367 operativos, en lo que va del año en el barrio. En ellos se ha detenido a 150 personas y se han incautado 20 armas.
inseguridad (7181589)

Los $ 24 millones en seguridad pierden la batalla en Guayaquil

Leer más

Pero el miedo a la inseguridad se ve reflejado en las grandes puertas de fierro que los habitantes han colocado en casi todas las peatonales. “La delincuencia nos ha obligado a vivir tras las rejas, mientras los ladrones se pasean libres por las calles”, señala indignada Melina Rodríguez, quien reside desde hace 30 años en la ciudadela y espera que la tranquilidad vuelva al sector.

Recorrido por Ciudadel (7190428)
Así permanece el vecindario. Además de las rejas, se han colocado cámaras de seguridad.Alex Lima

  • EXPERTO:

“El costo de las viviendas ha bajado hasta un 50 % por la inseguridad”

Tomás Obando

Las balas de la inseguridad alcanzan a los colaterales

Leer más

El aumento de los delitos no solo afecta al ciudadano, sino que también está perjudicando al mercado de bienes raíces, dicen dos corredores de bienes raíces.

“En un sector de la ciudad donde hay muchos robos el costo de las viviendas puede bajar hasta un 50 %, siempre y cuando no esté cerca de un corredor comercial; porque si es así el precio se mantiene”, explicó a Diario EXPRESO Ariel Mohr, corredor de bienes raíces.

Un ejemplo de ello es lo que está pasando en La Floresta 1, sector donde los ciudadanos han puesto en venta sus casas, porque ya no pueden más con los robos y asesinatos que cometen las bandas de delincuentes que se han adueñado del sector, según los testimonios de los habitantes de la ciudadela que está ubicada al sur de la urbe.

50.000 dólares es el precio regular de una casa en La Floresta, que tenga buenos acabados.

“En mi caso tengo cinco casas en ese sector que no se han podido vender, pese a que tienen hermosos acabados. Dos de estas viviendas llevan más de año y medio buscando un comprador. Pero esto es solo un ejemplo de lo que les está pasando a todos los que en esta ciudadela intentan ofertar el bien”, manifestó Fernando Bazurto, corredor de bienes raíces.

Bazurto agregó que una villa con buenos acabados, que normalmente cuesta, como mínimo, 50.000 dólares se le rebajó un 40 % y se empezó a ofertar en 30.000 dólares. “Pese a ello es difícil hallar un comprador. La situación es crítica y se requiere recuperar la seguridad en la brevedad”, manifestó.  LZA