Guayaquil

La Floresta 1 convive entre el abandono y la inseguridad

Los parques descuidados son criaderos de mosquitos. Los vecinos viven enrejados para evitar robos. Carros olvidados son guaridas de consumidores

Parque Floresta 1
Este es el panorama que se refleja en algunas áreas verdes de La Floresta 1, en el sur de la ciudad.Miguel Canales / EXPRESO

Robos y asaltos a todas horas; parques convertidos en criaderos de mosquitos; carros vetustos que sirven de guaridas para delincuentes… Son algunos de los problemas con los que deben convivir los vecinos de La Floresta 1, en el sur de la ciudad.

valdivia bloques

La Valdivia crece entre la insalubridad y la delincuencia

Leer más

Aunque los problemas no son nuevos, los residentes de esta ciudadela aseguran que estos se acentúan cada día. Piden ayuda.

“No podemos vivir con tranquilidad ni afuera ni adentro de nuestras viviendas, porque los delincuentes se han tomado el sector. Ellos roban en las casas y asaltan en las calles. Si uno se resiste corre el riesgo de ser asesinado”, indica Carlos Freire, propietario de una despensa, ubicada en la manzana 14, que la semana pasada fue atacado por dos delincuentes que ingresaron a su local. A Freire lo golpearon y le provocaron varias heridas con un cuchillo.

Floresta aceras
A la comunidad le preocupa los vehículos que se encuentran en total abandono, dicen que son refugio de adictos y delincuentes.Miguel Canales / EXPRESO

Algo similar le sucedió a la dueña de un asadero de pollos, ubicado en la siguiente cuadra. “El jueves pasado llegaron al local dos hombres armados con pistolas y se llevaron el dinero de la venta y desvalijaron a los comensales. Gracias a Dios nadie salió herido”, manifiesta Brigitte Mittag, quien asegura que ese día acudió a un retén cercano, ubicado en la avenida principal de la ciudadela, pero no encontró a ningún policía que reciba la queja.

Chamberos Ferroviaria

Chamberos, oscuridad y robos le quitan la paz a la Ferroviaria

Leer más

“Ese retén por lo general está abandonado. Por eso es que los ladrones cometen sus fechorías sin que nadie los capture. Algunas veces a los agentes se los encuentra durmiendo”, agrega la mujer.

Dos veces han asaltado un asadero de pollos que tengo. Lo curioso es que a pocas cuadras hay un retén donde casi nunca hay algún policía. Estamos abandonados.

Briguitte Mittag, residente de La Floresta 1

Pero la Policía Nacional asegura que no es así y, de hecho, defiende algunos logros. El mayor Cristhian Maldonado, jefe de turno del Distrito Sur, explicó a EXPRESO que La Floresta 1 es parte del Distrito Sur y que en esta zona desde enero hasta la fecha se han realizado 5.367 operativos, se ha detenido a 108 personas y se han incautado 12 armas de fuego. “Con todo este trabajo se ha logrado reducir los delitos en el sector en un 29 %”, agregó.

Parque Las Acacias

Los parques de Las Acacias, un peligro para sus vecinos

Leer más

Pero la visión de la comunidad es diferente a la de las cifras de la Policía Nacional.

El miedo a la inseguridad se ve reflejado en las grandes puertas de fierro que los habitantes han colocado en casi todas las peatonales. “La delincuencia nos ha obligado a vivir tras las rejas, mientras los ladrones se pasean libres por las calles”, señala indignada Carla Tenorio, quien reside desde hace 25 años en la ciudadela.

Vivo junto a un parque descuidado y lleno de maleza. Debo estar con las puertas y ventanas cerradas de la casa para evitar que entren los mosquitos.

Eddy Álvarez, habitante de La Floresta 1

Ella dice que, al igual que sus vecinos, viven en constante zozobra porque los ladrones son astutos y buscan la manera de trepar los portones para ingresar a las peatonales y llevarse todo lo que está al paso.

ceibos

Inseguridad en Guayaquil: Los Ceibos contrata a asesores de seguridad por los robos

Leer más

“Constantemente llamamos a la Policía para que nos auxilie. Los uniformados llegan en la patrulla, rondan la zona, pero no encuentran a los ladrones. Por ello, creo que es necesario que se realicen rondas constantes para evitar la presencia del hampa”, sugiere Manuela Beltrán, una ama de casa, quien relata que en muchas ocasiones -desde su ventana- ha visto cómo asaltan a las personas que transitan por el sector y siente impotencia de no poder hacer nada para ayudarlas. “¡No se puede vivir con tanta inseguridad!”, exclama.

DelitosLos moradores coinciden en que la mayoría de los asaltos son cometidos por personas extrañas del sector. En su mayoría son del Guasmo.

Al problema de la delincuencia se suma otro: el abandono de los parques. Estos se han convertido en criaderos de mosquitos, por la cantidad de maleza que existe; así como en lugares donde pernoctan las personas que llegan a libar y a consumir droga, lo que incrementa todavía la inseguridad.

Alborada IV

Inseguridad en Guayaquil: La Alborada, la más vulnerable a los delitos

Leer más
Floresta peatonales
En La Floresta 1 hay callejones y peatonales con escasa iluminación que son sitios, a juicio de la comunidad, donde se dan los delitos..Amelia Andrade / EXPRESO

“Los niños no tienen un parque decente para ir a jugar con tranquilidad. Los consumidores se han adueñado de estas áreas que siempre están verdes, pero por la cantidad de maleza que crece en invierno”, menciona Maribel Mendoza, quien vive a pocos metros de uno de estos espacios.

luminarias

Inseguridad en Guayaquil: En Guayacanes piden redoblar los patrullajes

Leer más

Las calles de esta ciudadela lucen desmejoradas y varias de sus aceras están ocupadas por carros vetustos abandonados, que sirven además de guaridas para los ladrones.

Floresta rejas
Los vecinos de La Floresta 1 dicen que se han visto obligados a "vivir tras las rejas" para no ser víctimas del hampa.Miguel Canales / EXPRESO

Ante esta situación, los residentes hacen un llamado al Cabildo a que recorra el vecindario y gestionen acciones que permitan darle más seguridad. “Tenemos muchos callejones abandonados, oscuros y paredes grises por las que resulta imposible caminar. ¿Por qué no iluminar estos puntos y llenarlos de color? ¿Por qué no hacer de las paredes grises, espacios donde se puedan pintar murales? En otras zonas lo están haciendo y aquí también pueden. Necesitamos que nos miren”, señaló Mirian Abuja, residente de La Floresta 1.