Guayaquil

Inseguridad en Guayaquil: La Alborada, la más vulnerable a los delitos

Son 11 ciudadelas del norte las que registran más robos en toda la ciudad. Las denuncias bajan en enero, según la Policía

Alborada IV
En la ciudadela Alborada IV hay callejones con poca iluminación, lo que es aprovechado por los delincuentes para esconderse y atacar a los peatones.Miguel Canales Leon

Es imposible señalar un sector, en Guayaquil, donde no se cuente de un robo; pero cuáles son las ciudadelas o barrios donde ocurren más delitos.

luminarias

Inseguridad en Guayaquil: En Guayacanes piden redoblar los patrullajes

Leer más

La Alborada está en primer lugar, siguen Guayacanes, Atarazana, Sauces, Kennedy y Urdesa. Estamos hablando de la suma de siete tipos de delitos: robo a personas, a domicilio, a unidades económicas, a carros, a motos, a bienes, accesorios y autopartes; homicidios y asesinatos”, explicó a EXPRESO el teniente coronel Fernando Castillo, jefe de Operaciones de la Policía Nacional en la Zona 8.

El principal delito que se comete es el robo a personas y no hay respeto ni por una mujer en gestación. “No se detuvieron en atacarme, ni porque vieron mi embarazo”, opinó Stefanía Sánchez, residente de la ciudadela la Alborada. Recordó que estaba al pie de su casa cuando fue atacada por una pareja que primero le arranchó el celular y luego la cartera, por insistencia de la mujer que acompañaba al delincuente.

A los minutos pasó la policía y alcanzaron a detener al hombre que todavía llevaba los bienes robados, una suerte que no tienen todos las víctimas. “Nos sentimos vulnerables en las ciudadelas del norte, al parecer es una misma banda la que ataca en la Alborada, en Urdesa, Sauces, Kennedy y Samanes. Se vive en zozobra, a una amiga hasta la arrastraron por robarle”, agregó Sánchez.

El robo de los accesorios de los carros es a diario. Los delincuentes lo hacen en segundos. “De mi carro se llevaron el cerebro, no entiendo por qué no se hacen operativos en el sector de repuestos. Me tocó comprar el mismo que me robaron, lo sé por la serie”, se quejó Javier Campo, morador de la Alborada.

Otros moradores de las ciudadelas del norte opinan lo mismo que Sánchez, a partir de un video que se hizo viral donde el conductor, en la Alborada, tuvo que acelerar para no ser asaltado por tres hombres. Sobre esto Javier Celi, quien habita en este vecindario del norte hace décadas, opinó que siempre son tres y que es la misma banda que le robó a él, sin recibir la asistencia de un agente, pese a que llamó al 911.

Los habitantes comentaron que los han visto también por Sauces IX.

inseguridad
Los moradores de Sauces VII se quejan de que personas sospechosas se han adueñado del parque, para fumar o beber.Miguel Canales Leon
OperativoEn el suburbio donde se han registrado 18 tentativas de asesinato, la policía aprehendió 53.000 dosis de droga, la semana pasada.
Entrega de chalecos

Policía Comunitaria entrega chalecos a vigilantes seguros

Leer más

Otros moradores señalaron que quienes roban suelen reunirse todos los días a consumir drogas, cerca del colegio Provincia de Carchi, en Sauces VI, cuyo entorno es oscuro debido a la falta de iluminación en el sector. La policía da la razón a los moradores, señaló que los principales factores que juegan en contra de la seguridad de un territorio, recae en la oscuridad, la venta y consumo de drogas, y el nivel de actividad comercial que desarrollan. “Entre más comercio, más atractivos lamentablemente se vuelven”, advierte. De allí que la Alborada es la más susceptible.

Y los operativos, a decir de Rodrigo Braganza, experto y jefe de Seguridad de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, no terminan siendo lo más efectivo. “Entre más se hagan, más migran. Los delincuentes ven la forma de asentarse en otro lado....”, explica.

Frente a esta realidad, los ciudadanos ya no saben qué más hacer para reducir los delitos. “Ya tenemos botones de pánico, cámaras, rejas en casa y hasta en las peatones. Ya no sabemos qué más hacer”, lamentó Karina Valeriano, ciudadana.

“En la Martha de Roldós roban cerca del mercado hasta arranchan las compras”, agregó Valeriano.

La estrategia que ve Braganza es la misma que viene sugiriendo desde hace seis años, que se instalen cámaras con reconocimiento facial. Esta, una tecnología que funciona con un software que tiene una base de datos, que permite identificar a la persona con nombre y apellido; y que el Municipio, según anunció en diciembre pasado, prevé implementar en la ciudad. El Cabildo, como dijo en otro artículo de EXPRESO, ya cuenta con el sistema, que permite identificar rostro y nombre de los requeridos por la justicia. Para ponerlo en marcha la Policía debe alimentar el software con los datos y fotos de las personas con antecedentes penal, pero ello aún se analiza.

Entre tanto en la lista que mencionó Castillo en total hay 11 ciudadelas del norte, cinco barrios del centro y cinco del sur.

En el centro el punto más crónico aún es el sector de la Bahía, como lo ha detallado EXPRESO en publicaciones anteriores. En este punto, a finales del pasado enero, la ciudadanía reaccionó cuando dos delincuentes le robaron a un comerciante $ 3.000, los antisociales quedaron golpeados por una turba, cansada de los constantes robos en la Bahía.

ROBO DE POSTES Y CABLE(32966496)

Municipio de Guayaquil: “La seguridad de las luminarias están a cargo de la Policía”

Leer más

Pero a decir de las autoridades sí hay menos denuncias de delitos. En enero de 2020 hubo la delación de 341 casos y en enero de este año, 228. “La baja es por los operativos que estamos haciendo. Se han privado de la libertad a 688 versus 489 que fueron en enero del 2020”, indicó Castillo.

Aunque a decir de líderes barriales y activistas sociales como Nicolás Jiménez, presidente de la Federación de Barrios de Guayaquil, hay un subregistro de casos de fechorías. “Los moradores temen denunciar por la amenaza que reciben y porque tienen la percepción de que los jueces en poco tiempo los dejan libres si la policía los captura”, dijo.

Castillo, no obstante, defiende que se están ejecutando acciones. Cita el hecho de que solo en enero pasado se hayan incautado 100 armas de fuego; aunque para la ciudadanía, lo importante sería “dar con los delincuentes o las mafias” que facilitan que las adquieran.