Guayaquil

Guayaquil: Falsos vendedores encienden el rojo en todos los semáforos

En lo que va del año, por asalto, en la urbe han aprehendido a 282 personas. La Policía Nacional y la Metropolitana son cuestionadas por la ciudadanía

COMERCIANTES INFORMAL (33219146)
Avenida Quito. Una fila de vendedores ofrecen una variedad de productos, el ciudadano no puede identificar cuál está disfrazado y en realidad es un delincuente que busca la oportunidad para robar.Miguel Canales Leon

La inseguridad es alta y toca escoger entre sofocarse de calor o abrir las ventanas del carro y ser víctima de un robo. La selección es difícil en tiempo de coronavirus, cuando lo recomendable es dejar circular el aire fresco en todo lugar. “Los antisociales son audaces, si la ventana del auto está levemente abierta, te roban. A mí me pasó”, contó Dago Lozano, ciudadano.

operativo

Detienen al segundo sospechoso de asaltar en el centro de Guayaquil

Leer más

Diario EXPRESO realizó un recorrido por el centro, sur y norte de Guayaquil. Principalmente alrededor del Mercado Central, avenida Quito, avenida Ernesto Albán y vía a Daule, las zonas identificadas como más críticas en inseguridad, de acuerdo a cifras de la Policía.

En esos lugares, ningún vendedor ambulante utiliza un chaleco de identificación, que fue la solución que se dio hace unos dos años, cuando los asaltos en la luz roja eran frecuentes. Luego de una intervención de entonces, este tipo de delitos se redujo, pero ahora, cuando el desempleo se acentúa con la emergencia sanitaria, reaparece con fuerza.

COMERCIANTES INFORMAL (33219165)
Mercado Central. Una de las zonas críticas donde más asaltos se han dado en los carros cuando están estacionados en la luz roja. Miguel Canales Leon

Este escenario pretende ser revertido. El coronel Fernando Vaca, jefe del distrito Nueve de Octubre de la Policía, señala que otra vez se intentará uniformar a los vendedores. Y dice que se hará en dos semanas.

607722c363b26

En centro de Guayaquil aguateros meten mano a conductor y se le llevan el teléfono

Leer más

Al cuestionarle por qué se dejó de lado el plan de identificar a los comerciantes, señaló varias razones: con la crisis económica de la pandemia de la COVID-19 hay más personas que ofertan cualquier artículo en la calle y ese control le corresponde al Municipio. Por un tiempo bajó esa estrategia de asaltar, y la Policía se concentra en el tipo de delito que se incrementa. Hoy, de acuerdo a hechos recientes, las alarmas se encendieron.

Pese a ello, para las autoridades existe una percepción de inseguridad. Esto aunque a los ciudadanos todos los días se les roba en alguna esquina de la urbe. Tal como se vio en el video que se hizo viral la semana pasada, cuando un vendedor de agua asaltó a un conductor.

VENDEDORES INFORMALES (33219024)
 Avenida 25 de Julio. Los vendedores informales no esperan que el ciudadano los llame, en cuanto ve una ventana abierta se acerca.CHRISTIAN VASCONEZ

Sin embargo, el jefe de la Subdirección de Delitos Contra la Propiedad (Sidprobac), de la Zona 8, el mayor Marlon Karolys, defiende la labor de los uniformados con cifras. En lo que va de este año han aprehendido a 282 sospechosos de robo a personas, solo en Guayaquil.

En promedio, en la ciudad se detiene a un 2,5 personas por día, por una variedad de tipos de robos, aquí también se cuentan los asaltos a las personas al salir de un banco; el robo a mano armada y los que se disfrazan de vendedores.

Hacemos controles, detenemos a un promedio de 80 sospechosos por mes, pero la fiscalía los deja libre por falta de denuncia. Así a los pocos días vuelven a robar.

Marlon Karolys

jefe de Sidprobac, zona 8

“No paramos de hacer operativos, las detenciones en relación al año pasado tienen un incremento de un 15 %. Lo que pasa es que los sospechosos se valen de las mismas leyes para salir por la puerta grande, como si nada. Se necesita de un cambio de norma, y en el tema de los vendedores ambulantes necesitamos del apoyo del Municipio”, agregó Karolys.

Pese a las cifras altas de detenidos, los ciudadanos señalaron que los robos son muchos más, lo que pasa es que por lo general las personas no ponen la denuncia en la Fiscalía, ya sea porque lo ven como una pérdida de tiempo, ya que no van a recuperar lo robado, o porque se sienten amenazadas.

enemos un plan de trabajo. Esperamos en 15 días tener identificados a los vendedores informales, que laboran en los semáforos. Los operativos son 24 horas.

Fernando Vaca

jefe de distrito de Nueve Octubre

“Los delincuentes en Guayaquil son muchos y se han tomado las calles, hasta tienen tiempo para jugar pepo y trulo después de robar (es una expresión para mostrar que asaltan con tranquilidad, porque en la zona no hay policías). Falta una autoridad que intervenga con brazo de hierro”, dijo a Diario EXPRESO Isidro Franco, ciudadano que labora en el centro de la urbe.

En el sondeo la ciudadanía cuestionó a la Policía Nacional y a los agentes metropolitanos. “Deben trabajar en conjunto en contra de los delincuentes, no contra el vendedor honrado. Los metropolitanos también deben tener armas para luchar contra los antisociales”, indicó Pepita Rosales, ciudadana.

Es imposible ejercer el control de manera simultánea en todos los espacios públicos y se ponen los agentes en los sectores más conflictivos del centro de la urbe.

Jaime Dávalos

director del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano

Frente al cuestionamiento que se hace a los metropolitanos, Jaime Dávalos, director del Cuerpo de Agentes de Control Metropolitano, señaló que legalmente deben mantener los espacios públicos libres para la movilidad de peatones. Sin embargo, capturan a 50 delincuentes en promedio cada mes.

Aunque para los ciudadanos, como Sofía Piedra, esa es la labor que deben realizar ya por norma.

Cifra217 celulares robados en Guayaquil, de enero a 22 abril de 2021, han recuperado en operativis agentes de Sidprobac

Sobre obligar el uso de chalecos con números, nuevamente se subraya la falta de una norma que permita evitar que delincuentes se disfracen de vendedores. Según Dávalos, la ley permite trabajar en el espacio público, sin obligar el uso de un chaleco como identificación.