Los estudiantes quieren más seguridad en Guayaquil

  Guayaquil

Los estudiantes quieren más seguridad en Guayaquil

Los niños y jóvenes creen que la ciudad les debe mejor movilidad y espacios donde poder recrearse. Los expertos sugieren crear una cultura de cuidado

Niños estudiantes
Quizás la deuda más grande que tiene Guayaquil sea con los estudiantes (niños, adolescentes y jóvenes) que quieren ser escuchados.Freddy Rodriguez / EXPRESO

Cuando a los estudiantes se les pregunta, ¿cómo es la ciudad en la que viven?, no dudan en responder: es insegura, con un tránsito caótico, con un servicio de transporte público deficiente y con pocos lugares de distracción. Pero también resaltan que es una urbe con una cultura diversa, donde la hospitalidad y solidaridad son su mejor carta de presentación.

FIRMA DE CONVENIO MUNI(32634138)

Educación: Los estudiantes ahora aprenden a través de vivencias y no con asignaturas

Leer más

El Bicentenario de la Independencia de Guayaquil ha coincidido con una pandemia mundial originada por la COVID-19, que obligó a las personas a aislarse para luego retomar poco a poco sus labores. Sin embargo, dentro de la ‘nueva normalidad’, el panorama no ha cambiado para los estudiantes (jóvenes y niños), quienes reciben clases virtuales, con escasa o ninguna herramienta tecnológica y con pocas posibilidades para el ocio de una manera segura y tranquila.

Anthony Santillán tiene 17 años; y está en tercer año de bachillerato. Dice que Guayaquil es una ciudad donde salir de casa resulta peligroso. “Hay mucha delincuencia. Los estudiantes hemos sido las principales víctimas de los ladrones, quienes han aprovechado la salida de los colegios o universidades para arrancharnos las mochilas o los teléfonos celulares. Y lo que es peor, para intentar inducirnos al consumo de drogas o a formar parte del microtráfico”, añade.

Monte Sinaí

Lanzan programa de apoyo educativo para 6.000 niños de Monte Sinaí

Leer más
Estudiante universitario
Jean Carlos Intriago asegura que en la ciudad hay pocos sitios seguros para reunirse con los amigos. Tampoco hay muchos lugares para distraerse.Alex Lima / EXPRESO
Educación Monte Sinaí

“Los 300 maestros son pocos para educar a nuestros hijos”

Leer más

El joven reconoce que esta situación se ha detenido, ya que los estudiantes no están yendo a sus planteles; pero anhela que cuando se dé el retorno, se lo haga no solo con las medidas sanitarias, sino con garantías de seguridad.

La inseguridad y la falta de lugares de distracción en la ciudad hacen a los niños y jóvenes, seres aislados que podrían estar perdiendo la posibilidad de comunicación.

Lorena Cuadrado, directora del Departamento de Orientación de la UEES

Marcos Mendoza, experto en seguridad, propone crear una cultura de cuidado y una acción mancomunada para terminar con la delincuencia. “Debe existir un trabajo conjunto entre el Municipio, la Prefectura del Guayas, la Gobernación, la Autoridad de Tránsito Municipal, Cuerpo de Bomberos, entre otros. La ciudadanía también debe colaborar en este tema”, añade.

A los estudiantes se los debe dotar de las herramientas para un mejor aprendizaje. Hay grandes brechas en la educación y una diferencia entre el que tiene recursos y quien no lo tiene.

Hilario Beltrán, presidente de la Unión Nacional de Educadores del Guayas

Lo dicho por Santillán lo corrobora Johan Barreno (19 años), dirigente de la Federación de Estudiantes Secundarios del Ecuador (FESE), quien hace un llamado para que las autoridades controlen la delincuencia, creando fuentes de trabajo. Asegura que el desempleo es uno de los factores que obliga a los jóvenes a tomar caminos equivocados. “En Guayaquil hay pocas posibilidades de empleo para un estudiante. Las empresas dicen que somos jóvenes y sin experiencia para desempeñar una actividad que, muchas veces, es hasta mal remunerada”, lamenta el bachiller, quien tuvo que sortear una serie de obstáculos para conseguir un cupo para ingresar a la universidad pública.

Educación en casa

Alumnos del régimen Costa culminan primer quinquemestre, con dudas en lo aprendido

Leer más

Mercedes Zambrano, una emprendedora de 20 años, narra que hace dos años se unió con dos amigas para crear un pequeño negocio de velas aromáticas. Lo hizo ante la falta de acceso a la educación superior y las reducidas oportunidades de trabajo. “Hay pocas empresas que apoyan el emprendimiento juvenil. Estamos algo desamparados”, se queja.

Estudiante secundario
Para Anthony Santillán, trasladarse en la Metrovía es un calvario por la cantidad de pasajeros. Ahora por la pandemia hay menos usuarios.Alex Lima / EXPRESO

En Guayaquil hay 729.316 estudiantes matriculados en 1.401 planteles fiscales, fiscomisionales, municipales y particulares; y cerca de 100.000 que estudian en 10 universidades y campus públicos y privados asentados en la urbe. La mayoría son jóvenes que en algún momento han utilizado alguna de las 3.800 unidades de transporte público, incluidas las de Metrovía. Ellos se quejan del exceso de pasajeros, la falta de unidades y el maltrato que sufren al viajar apretados.

Déficit de aprendizaje

El déficit de aprendizaje requiere ser medido

Leer más

En la Metrovía, la inconformidad es mayor en horas pico. Marcelo Rodríguez, estudiante secundario, lo sabe. Dice que los buses van llenos y que deja pasar hasta tres unidades, para finalmente resignarse a la incomodidad. Antes de la pandemia se movilizaban hasta 160 usuarios en cada unidad. Ahora circulan con un aforo del 50 % de su capacidad.

Anhelos              Una ciudad donde se respete otro tipo de movilización, aparte del automotor, es algo que ansían los jóvenes. El ciclismo sería una fuente de distracción, dicen.

Luis León, consultor de transporte, dice que el servicio debe ser cómodo, seguro, accesible, cumplir con las rutas y frecuencias y acortar el tiempo de viaje entre destino y origen.

Portafolios escolares

Padres entregan los portafolios de las actividades escolares realizadas por sus hijos

Leer más

Pero esta no es la única deuda que la ciudad tiene con el sector estudiantil. Aseguran que la falta de lugares recreativos es otra problemática. “De nada sirve que haya parques en la ciudad, si la mayoría de estos pasa cerrada, incluso desde antes de la pandemia”, reprocha Jean Carlos Intriago, dirigente de la Federación de Estudiantes Universitarios del Ecuador (FEUE), mientras camina al pie del centro de estudio donde recibió formación académica.

Las autoridades deben trabajar en planes más drásticos para combatir el hampa. Las Fuerzas Armadas deben apoyar a la Policía en la tarea de brindar seguridad a todos.

Lourdes Mora, madre de familia

Allí se ejecuta el Proyecto Delta que será el primer espacio público regenerado, abierto para el uso ciudadano. Incluye ciclovía, circuitos ecológicos, paradero de buses y taxis, mobiliario urbano, plazoletas arborizadas, entre otros.

Jean Carlos y el resto de jóvenes quieren más lugares como este en la ciudad, pero donde puedan caminar con tranquilidad o transportarse con algo de comodidad.

PARA SABER

  • Arte
  • En la ciudad hay siete instituciones educativas escolarizadas que imparten formación artística.
  • Distracción
  • Antes los centros comerciales de la ciudad eran puntos de encuentro para los jóvenes. Ahora, como ellos señalan, son inseguros.
  • Población
  • Guayaquil tiene 2’723.665 habitantes. El 30 % de la población está compuesta por niños y adolescentes.