Guayaquil

“Los 300 maestros son pocos para educar a nuestros hijos”

Hay expectativas en padres de familia de Monte Sinaí por la llegada de docentes para mantener la educación. Los niños viven una odisea para estudiar

Educación Monte Sinaí
En una casa de caña, con pisos de tierra, 20 niños reciben ayuda educativa en la cooperativa Realidad de Dios. Líderes comunitarios colaboran en la tarea.Freddy Rodriguez / EXPRESO

La llegada de los 300 maestros contratados por la Municipalidad de Guayaquil, para garantizar la continuidad educativa de 6.000 niños de 6 a 12 años, del sector de Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil, genera expectativas en los padres de familia. No obstante, ellos aseguran que ese número de docentes es insuficiente para la cantidad de niños que diariamente viven una odisea para recibir enseñanza.

Desde el 1 de junio, cuando se inició el año lectivo 2020-2021 en el régimen Costa, en ese sector se han improvisado escuelas en casas o en solares vacíos para atender la educación de los menores. Estas están a cargo de jóvenes voluntarios o líderes comunitarios que prestan sus celulares para que los niños puedan desarrollar las tareas que los maestros les envían por Whatsapp, como lo ha informado EXPRESO en diferentes ediciones.

Me conviene que la maestra vaya a mi casa a enseñarle a mis hijos. Tengo ocho y los llevo a donde una vecina para que me ayuden con las tareas.

Mercedes Vargas, madre de familia del sector de Monte Sinaí

Debido a la pandemia por la COVID-19, y por disposición del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal, las clases presenciales en Guayaquil se mantendrán suspendidas en este año. Hasta el momento, las unidades educativas comparten clases virtuales a través de plataformas digitales, fichas pedagógicas e incluso por medios de comunicación (televisión y radio).

Monte Sinaí registra más de 274.000 familias que aumentan la brecha del acceso tecnológico en la educación. Los maestros contratados buscarán que los niños que están en riesgo de abandonar su escolaridad o rezagarse; o que se encuentran matriculados o fuera del sistema educativo, aprueben el presente año lectivo, con el respectivo certificado del Ministerio de Educación.

“Desconozco cuántos niños hay en Monte Sinaí, lo que sí sé es que la mayoría no está recibiendo un aprendizaje apropiado”, menciona Viviana Palacios, líder comunitaria de la cooperativa Realidad de Dios, sector Nueva Jerusalén, quien en una pequeña casa de caña, con piso de tierra, recibe a 20 menores de la zona para ayudarles a desarrollar las tareas. Algunos están matriculados en una institución educativa fiscal; pero otros no lograron cupo en el sistema público. “Las autoridades deberían ofrecer más ayuda a los niños, ya que los 300 maestros son insuficientes para educar a los miles que hay en la zona”, menciona

TareaSe mantendrá el Plan Educativo Aprendemos Juntos en Casa. Los educadores también se enfocarán en dar apoyo psicosocial a las familias.

Liz Aguirre, otra dirigente barrial, resalta el objetivo del plan, pero asegura que ni el Municipio ni el Ministerio de Educación conocen las necesidades que viven los estudiantes del sector. “Los abandonaron a su suerte y ahora recién se están preocupando por ellos, cuando ya la mitad del año lectivo ha transcurrido”, reprocha.

Educación Monte Sinaí
Miembros de la Misión Juvenil del Hogar de Cristo acompañan a 20 menores en el proceso de aprendizaje.Freddy Rodriguez / EXPRESO

Muchas madres se ayudan entre sí. Intentan enseñarles a sus hijos lo básico: las tablas, los números, las sílabas y que aprendan a leer, porque no quieren que este sea un año perdido. “Sin embargo, no todos tienen la capacidad de acompañarlos en el proceso educativo, porque ellos tampoco fueron a la escuela”, afirma Nikol Rosero, una bachiller que habita en la cooperativa Realidad de Dios, sector Las Cumbres, donde ayuda a 41 niños a realizar sus tareas.

Ojalá que los 300 maestros logren tapar los vacíos de aprendizaje que tienen miles de niños de este sector, por la forma en que están recibiendo clases.

Viviana Palacios, íder comunitaria de la cooperativa Realidad de Dios

La joven señala que a su casa no han ido las autoridades municipales para conocer cómo están estudiando los chicos. “Dos veces vinieron las autoridades de la Subsecretaría de Educación para ofrecernos unas tabletas, pero eso solo quedó en promesas”, lamenta Rosero, quien recalca que la zona necesita mucho más de 300 docentes para atender la educación de niños y adolescentes.

El programa de apoyo educativo inicia hoy junto con el segundo quinquemestre del cronograma escolar. Se lo ejecutará hasta febrero de 2021 a través de la Dirección Municipal de la Mujer, a un costo de un millón y medio de dólares.

Educación Monte Sinaí
La bachiller Nikol Rosero ayuda a los niños del sector Las Cumbres a preparar el portafolio de tareas escolares. Ella los recibe en su vivienda. Freddy Rodriguez

Los profesores visitarán a los alumnos en los barrios para ofrecer clases presenciales individualizadas y en grupos pequeños, una vez por semana.

A los estudiantes se les entregará kits con materiales educativos, así como pupitres y todos los elementos de bioseguridad, mascarillas, alcohol, etc. para evitar contagios, según informaron voceros del Cabildo.

Tengo tres hijos y solo uno está matriculado en una escuela del sector. Los otros dos no alcanzaron cupo durante el traslado de un plantel privado a público.

Liz Aguirre, líder comunitaria y madre de tres hijos

A las 08:00 está previsto que la alcaldesa Cynthia Viteri y la ministra de Educación, Monserrat Creamer, acudan a Monte Sinaí para hacer el lanzamiento del plan piloto.

Las tutorías en campo arrancan a fines de octubre con la aplicación de varias estrategias que serán supervisadas a través del desarrollo de un portafolio.