Educación: Una orden judicial sobre el BI alegra a los padres y complica a colegios

  Guayaquil

Educación: Una orden judicial sobre el BI alegra a los padres y complica a colegios

La Corte Constitucional acoge un recurso contra la supresión del Bachillerato Internacional, que debe retomarse al menos hasta que se dé la sentencia.

Educación-Protestas-Bachillerato Internacional
El pasado 8 de mayo, estudiantes y padres protestaban en el exterior del edificio del Gobierno Zonal por la supresión del Bachillerato Internacional.Christian Vásconez

El Ministerio de Educación hizo público -el domingo 7 de junio en la tarde- su decisión de retomar desde esta semana el programa de Bachillerato Internacional (BI) en los colegios públicos que lo ofrecían, en acatamiento de una disposición de la Corte Constitucional que acogió un recurso legal sobre este tema, interpuesto por grupos de padres de familia. 

La resolución alegró a estos últimos, quienes a través de marchas y de acciones judiciales habían rechazado la medida tomada a inicios de mayo por el Ministerio de Educación, que alegó la falta de recursos para mantener ese programa, dada la crisis económica que atraviesa el país por los efectos locales y mundiales de la pandemia del nuevo coronavirus. 

"Ganamos", comentó con entusiasmo una madre de familia al compartir entre sus compañeros una imagen de la resolución de la Corte Constitucional, que la semana pasada acogió a trámite una demanda de inconstitucionalidad de la disposición ministerial y -como medida cautelar- ordenó la suspensión provisional de sus efectos.

Dominga Aldaz, madre de familia en uno de los colegios de BI en Guayaquil y quien participó en las movilizaciones del mes pasado, también expresó su alegría con la resolución judicial, aunque espera que la sentencia final ratifique esa decisión y se amplíe a todos los cursos del Bachillerato, pues la orden judicial es solo para los de II de Diplomado (III de Bachillerato)

En cambio, esto supone una nueva complicación para los establecimientos educativos y los profesores, sobre todo porque, desde que la Cartera de Estado dispuso la supresión del programa, ordenó también que internamente los maestros fueran reasignados a los cursos de educación regular, donde debían cubrir más paralelos y asumir una mayor carga horaria. 

De igual manera, en carrera contra el tiempo, los educadores debieron elaborar sus nuevos planes de estudio para los cursos que les asignaron y que empezaron clases el 1 de junio. También, en la mayoría de casos, los propios alumnos del Bachillerato Internacional fueron reubicados en los cursos regulares. 

"Eso nos cambia de nuevo toda la planificación, porque el acuerdo ministerial del Bachillerato Internacional otorga un máximo de 20 horas para el profesor, entonces todo se modificó", ratificó a EXPRESO un directivo de un colegio público de ese programa. (Los maestros y directivos de los establecimientos educativos fiscales tienen prohibido dar declaraciones públicas a la prensa sin la autorización de  sus autoridades).

Según conoció este Diario, en algunos establecimientos educativos, los directivos y maestros aún trataban de reorganizar nuevamente horarios, cursos y docentes para cumplir con la decisión judicial y ministerial, una semana después de haber iniciado las clases. 

En su comunicado, el Ministerio de Educación anuncia que realizará las acciones jurídicas y administrativas correspondientes para continuar con el programa mientras se sustancia la etapa jurisdiccional. Pero a la vez reitera su postura de que el programa le costaba más de 7 millones de dólares anuales al Estado; y que de 26.200 alumnos entre 2015 y 2019, solo 2.781 obtuvieron el Diplomado. Los demás, certificados internacionales por asignatura.

En el régimen de Costa, la decisión del Ministerio de Educación afecta este año a unos 3.000 estudiantes de 77 establecimientos educativos que ofrecían ese programa internacional, que permite a los bachilleres que logran el diplomado, ingresar a universidades del exterior.

Esta institución realizará las acciones jurídicas y administrativas correspondientes para continuar con el programa mientras se sustancia la etapa jurisdiccional.

Ministerio de Educación