Guayaquil

“Tener un subregistro de casos refleja también que hay más inmunidad”

EXPRESO dialoga con el especialista médico Rafael Caputi Oyague sobre la situación que atraviesa hoy el país

Guayaquil. Uso obligatorio de mascarilla, 10 de abril de 2020. Foto: Pixabay
Esta semana se dispuso que el uso de mascarillas en espacios públicos debe ser obligatorio para los ciudadanos.Pixabay

Teniendo en cuenta la crisis sanitaria del COVID-19 que atraviesa Ecuador y la explosión de casos que se perciben aún en Guayas, EXPRESO dialoga con el médico Rafael Caputi Oyague, que analiza el panorama de la provincia y el país, y habla sobre qué tan cerca estamos de aplanar la curva. Además habla de las acciones que aún hace falta ejecutar.

doctor
Entrevistado. El médico clínico Rafael Caputi OyagueCortesía

Los últimos reportes reflejan que en el país hay más de 7.000 casos, el 70 % en Guayas. ¿Qué nos dicen estas cifras?

Alfredo 1212

Alfredo Palacio: “En emergencia hay que actuar con dictadura”

Leer más

Que hay todavía un subregistro. En esa cifra simplemente se están enumerando los casos positivos, pero hay un sinnúmero de pacientes que no tienen síntomas o que si los tienen, son tan leves que no se han hecho el test. Y es que hacerse el test además es complicado, porque no todos los laboratorios lo hacen y los pocos que lo hacen están ya copados. Por ende, estas cifras no son del todo reales, hay que multiplicarlas por 20 o 30 veces. Hay muchos más casos todavía en la actualidad.

¿Eso complica más la realidad?

Sí y no. Sí porque entre más casos, la población está más en riesgo; y no, porque entre más casos y teniendo en cuenta que la gente no se complica, se empieza a crear también más inmunidad para tener defensas a futuro para esta patología. Si tenemos más casos, el índice de mortalidad también es menor y eso es importante. No es lo mismo tener equis número de muertos con los casos ya registrados, que son los que dicen, que tener el mismo número de fallecidos, pero con la verdadera cantidad de pacientes afectados.

Hay que ser conscientes de que ningún país estuvo preparado para esto. Ni el Gobierno, ni los hospitales, salas de velación. Nadie.

De allí la importancia de conocer las estadísticas reales...

Así es. Y eso es lo que en gran parte se le ha sugerido al Gobierno. Aquí lo que hoy hace falta es que esas pruebas se hagan de forma mucho más masiva para realmente determinar qué porcentaje de la población tiene COVID-19 para aislarla y saber paralelamente qué porcentaje está inmune. Aún no se sabe si esa inmunidad será temporal o permanente, este es un virus nuevo, sin embargo, hay que optar por las pruebas. El éxito de Corea es que ellos testearon a toda su población. Esa es la única manera no solo de afrontar la crisis, sino de recuperar el trabajo. Hay mucho ausentismo laboral y ese es otro gran problema. Por ello, el Gobierno debe centrarse en ello. Debe traer toda la cantidad de test posibles y de los buenos, que no son todos. Hay que invertir en ello.

A su juicio, ¿falta mucho para llegar a aplanar los casos?

RECORRIDO EMERGENCIA  (31571958)

Coronavirus: "Las pruebas rápidas son para determinar la exposición de un sector de Guayaquil", dijo Romo

Leer más

Ojalá que sea a fin de mes, hay posibilidades. La curva está bajando, siento que los casos realmente han disminuido. El aislamiento está funcionando. Semanas atrás había una catarata de pacientes y llamadas de personas que te buscaban por este tipo de diagnósticos. Ahora hay menos. El problema, sin embargo, todavía se lo percibe en los hospitales, que están a full. Por eso es que es importantísimo hacer un diagnóstico precoz para evitar que el paciente se complique y vaya al hospital. Ahora lo más difícil es hallar una cama.

Cuando habla de tratamiento precoz, ¿se refiere a los fármacos que se están utilizando para tratar el virus?

Sí, de esos de los que hay que dejar claro que deben ser administrados solo por un profesional de la salud. Lo que se sabe es que si uno se trata prematuramente, se disminuye el riesgo a que el paciente desarrolle neumonía y termine posiblemente con un respirador.

Que la Costa esté de vacaciones fue lo que influyó de manera muy fuerte en la explosión de casos en Guayas.

Sin embargo, no hay medicinas...

- No, no las hay. Hay un déficit absoluto de hidroxicloroquina. Nosotros incluso en Solca, siendo una institución grande, estamos en una lucha titánica por conseguirla. Ya nos la han prometido para la próxima semana. Esa es la droga madre, la de más importancia ahora. Estoy seguro de que la próxima semana tiene que llegar, todos estamos atrás de eso. Pero ahorita lastimosamente está escasa y ante ello se están dando combinaciones. No hay más.

Para reducir los casos, al menos en Guayas, más de una propuesta se ha centrado en el hecho de aplicar la cuarentena por zonas. ¿Serviría?

Puede, siempre que la ayuda también llegue a las zonas donde habitan las personas que viven del día a día, de lo contrario no se podrá. Lo importante, a nivel nacional, es no bajar la guardia. Ahora todo está centralizado en Guayaquil. Tengo el presentimiento de que aquí vamos a salir adelante en una semana. Mi temor es que se descuide el resto y empiece una explosión en otras provincias. Y eso no debe pasar. Las medidas deben seguir.

A lo largo de esta crisis hubo contradicciones. Con respecto a la mascarilla, por ejemplo, primero se dijo que no era necesario que todos la usen, ahora sí...

CONTROL PARQUEO

Coronavirus: 60 vehículos, retenidos por rodar el fin de semana en Guayaquil

Leer más

Las cosas van cambiando. La ciudad ha demostrado que estamos en fase 3, entonces solo hablando del uso de la mascarilla, esta deberá utilizársela siquiera todo el año. Será nuestra mejor protección.

Ahora también se dice que el virus se propaga hablando.

Hay ciertos comentarios de que es así, pero eso se debe ir luego demostrando. Con el paso de los meses, se determinará qué tanto riesgo hay. Lo principal ahora es la carga viral que tiene una persona y por ello es vital el distanciamiento que se recomienda entre una y otra.

Para afrontar la crisis, la ayuda viene de diferentes frentes. ¿No es mejor acaso que todas las organizaciones se unan y trabajen por el mismo fin?

No necesariamente. Trabajar en grupos pequeños puede resultar. Que una autoridad habilite lugares para tratar al paciente, que otra traiga respiradores; que la empresa privada consiga insumos médicos, está bien. No obstante, contar con más pruebas será siempre lo más idóneo.

  • PERFIL

Médico clínico e infectólogo especializado en medicina interna e infectología en la Universidad de Emory, en Atlanta, Estados Unidos. Es jefe del servicio de infectología de la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer, Solca. Profesor de posgrado de Medicina Interna de la Universidad de Guayaquil y la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES).