Guayaquil

En Guayaquil se detectan 141 edificios vetustos y en riesgo

El Municipio revisó 550 inmuebles tras recibir alertas ciudadanas. La comunidad pide la intervención de edificaciones con daños estructurales 

CASAS EN MAL ESTADO (11709697)
Riesgo. En la 9 de Octubre y Esmeraldas una estructura se ha hundido y genera peligro a la comunidad.Amelia Andrade

El deterioro y daño estructural que sufren muchas edificaciones de la ciudad, ya sea por falta de mantenimiento, vejez, accidentes o consecuencia de eventos naturales, no solo se registra en inmuebles patrimoniales, como ayer publicó EXPRESO.

IGLESIA 2

Guayaquil: la desatención y El Niño le pasan factura a patrimonios

Leer más

De 550 estructuras revisadas por el Municipio, 144 son extremadamente viejas. De esta última cifra, 141 presentan riesgos debido a su condición de vetustez, lo que radica en el deterioro que presentan los elementos estructurales y no estructurales que conforman la vivienda o edificación. El estado de ruina o vetustez lo determina técnicamente la Subdirección de Edificaciones de la Decam, según el artículo 44 de la vigente Ordenanza general de edificaciones y construcciones del cantón Guayaquil, explicó el Cabildo.

PatrimonialesLa actual administración municipal ha detectado cuatro edificios patrimoniales con daños y que genera nervios en la ciudadanía. 

En su mayoría son viviendas construidas de hace 40, 50 años o más, muchas de ellas de madera, palos y ladrillos, revestidas de cemento, de entre 1 y 3 pisos.

Uno de los edificios (más de tres pisos) que presenta daños es el Fantasía, ubicado en la avenida 9 de Octubre y Esmeraldas. Es de 12 pisos y, a decir del Municipio, es el único edificio alto que presenta riesgos.

Leo también: Cynthia Viteri: La millonaria inversión para La Victoria que incumplió la alcaldesa

“Es un miedo constante. Yo vivo a pocas cuadras del edificio Fantasía, pero siempre vengo a comer a los restaurantes cercanos por la costumbre. Sin embargo, paso con el temor de que en cualquier momento ese condominio caiga. Con cada temblor que hay aumenta ese miedo”, comenta Fernando Salcedo, quien habita por el sector.

CASAS EN MAL ESTADO (11709743)
Soportes. En Portete y Esmeraldas una casa tiene pilares de caña.Amelia Andrade

Y es que conducir o caminar por esa intersección, lo primero con lo que se encuentra es con la diferencia de niveles, donde el Fantasía se ha sometido a su propio peso. En la entrada del inmueble se evidencia cómo el piso y baldosas están sumidas y rotas a los lados del edificio. La entrada está a unos 20 centímetros más abajo de la vía pública.

En cualquier momento ocurre un sismo y solo es cuestión de tiempo para que las bases sigan deteriorándose y caiga ese edificio. Y si llega a pasar, varios pueden salir heridos.

Jordan Guerrero, morador del suroeste de la ciudad
DISCOTECA

El atentado contra una discoteca en la Garzota sería juzgado como terrorismo

Leer más

EXPRESO intentó contactar a los propietarios del predio para conocer qué están haciendo ante esa alerta municipal, pero no se logró ubicarlos.

Pese a estar en una situación similar, el edificio Fénix situado en las calles Pedro Carbo y Aguirre, no representa ningún riesgo, según la Dirección de Gestión de Riesgos del Cabildo.

La razón, indica Álex Anchundia, director de Riesgos, es que en caso de sismo el edificio ubicado en la 9 de Octubre podría generar daños a las zonas aledañas, mientras que la estructura de Pedro Carbo, no.

Aunque hay edificios que aún no presentan riesgo, la ciudadanía pide a gritos una intervención. “Cada vez que veo una grieta a un costado de una vivienda no puede ser buen augurio. Mucho menos que no represente un riesgo”, considera Michelle Rendón, quien reside en la intersección de la calle 15 (Augusto Dillón Valdés) y Venezuela, donde existe un edificio que se está hundiendo y ha generado que el inmueble de al lado comience a hundirse también.

Si pueden eliminar el riesgo, ¡háganlo! Y si pueden conservar los edificios de manera que no sigan representando un perjuicio para quienes viven o pasan por esa zona, mucho mejor.

Fernando Salcedo, morador del centro de la ciudad

“Luego del terremoto de 2016 desocuparon a los demás inquilinos que había. Estaba un poco derecho, pero después del terremoto se inclinó. Ahora solo los dueños viven ahí, pero ese sitio es un riesgo para todos: vecinos y ellos”, comenta Jordan Guerrero.

Lea también: La casa más angosta de la ciudad está en el centro

A decir del arquitecto Jhonny Cóndor, la intervención del Municipio debería ser esencial, en especial cuando los casos pueden afectar a la comunidad con los riesgos que representan.

“En el centro y suroeste de la ciudad se ven muchos de estos casos; casas con rajaduras, hundidas y afectaciones estructurales causante de los sismos. No podemos ignorar estos edificios si afectan a toda una comunidad. Yo creo que el Municipio debe trabajar en conjunto con la comunidad, no solo para decir que está mal y ahí está, debe existir un seguimiento y ayuda continua”, considera el profesional.

CASAS EN MAL ESTADO (11709742)
Afectación. En la calle 15 (Augusto Dillón Valdés) y Venezuela un edificio está inclinado, lo que afecta al inmueble vecino.Amelia Andrade

En la avenida Portete y Esmeraldas existe un edificio que ya lleva más de dos años sin un pilar y tiene como soporte 7 cañas.

El edificio está demasiado viejo. Basta un temblor para que se caiga. En estos casos, creo que el Municipio debería ayudar a dar un arreglo y dar calma a los moradores.

Javier Segura, morador de las calles Portete y Esmeraldas
Aduanas 2

El sur de Guayaquil conserva al edificio más antiguo de la ciudad

Leer más

Según los propietarios del inmueble, el choque de un carro derribó el pilar, por lo que pusieron cañas para sostener su casa. “Ahora estamos esperando que el culpable nos pague el daño. Pero ya llevamos un buen tiempo así”, asegura la dueña del inmueble, quien prefirió no identificarse.

Sin embargo, quienes transitan por este punto sienten temor de que esta estructura de madera y cemento se derrumbe en cualquier momento, al no contar con un soporte más seguro. “Un buen sismo y siento que se cae esa casa. Cada día la veo un poco más chueca. Si la familia no puede pagar ese arreglo, al menos el Municipio debería ayudar con algo, porque eso es un riesgo para todo aquel que camine por la zona”, comenta Javier Segura, morador.

Sin embargo, la Dirección de Gestión de Riesgos explica que su accionar es limitado a investigar qué estructuras pueden presentar daños y peligros para las viviendas aledañas, y dar las recomendaciones a los propietarios sobre lo que necesitan los inmuebles. “Pero, por la normativa, no podemos intervenir en bienes privados con recursos públicos. Esto, porque la normativa indica que los bloques privados deben encargarse su mantenimiento y adecuación los dueños de la casa o condominio afectado”, argumenta Anchundia.

¿Quieres revisar más información de calidad? INGRESA AQUÍ