Guayaquil

Coronavirus: “El falso optimismo puede resultar contraproducente”

Un estudio de la Universidad Católica refleja que la mayoría de ciudadanos cree que no se contagiará de COVID-19.  Expertos analizan la actitud.

multitud
En el suburbio y sur de la ciudad se ve bastante movimiento en las calles. Las personas están confiadas que no se contagiarán.JIMMY NEGRETE/EXPRESO

Los ciudadanos tienden a pensar que la desgracia le ocurrirá a alguien más, incluso, lo creen, en medio de una emergencia sanitaria como la que actualmente vive Ecuador, en especial en Guayaquil, donde a diario se registran decenas de muertes por el Covid-19. Así lo rectifica un estudio exploratorio de percepciones y actitudes ante la presencia del coronavirus, realizado por la Universidad Católica Santiago de Guayaquil a 607 personas, en la última semana del pasado marzo.

cementerio

Coronavirus: Dos nuevos cementerios, pero sin una ruta de acceso clara

Leer más

Uno de los resultados del proyecto indica que el 66 % de los encuestados considera que en poco o nada probablemente se contagiará del virus. No obstante, están consientes de que el nivel de contagio afectará a más del 50 % de la población nacional.

Es decir, la mayoría cree que formará parte del pequeño porcentaje que no se verá afectado. Lo que evidencia un optimismo en medio de la crisis.

El estudio fue realizado por un grupo de docentes investigadores de diferentes ramas profesionales, desde psicología, filosofía y medicina: Rubén Aroca, Mónica Franco, Peter Chedraui y Guillermo García.

Rubén Aroca, del Departamento de investigación científica de ese establecimiento educativo, quien lideró el proyecto, cuenta a EXPRESO que cuando inició la emergencia vieron la necesidad de observar el comportamiento ciudadano, para ver si coincidía con los resultados de otros estudios internacionales que registran un optimismo sin fundamento en los ciudadanos de América Latina.

IMG-20200407-WA0024

Covid-19: sin opción para entrar a la lista de los que cobran el bono de protección familiar

Leer más

“Resultados como este los vinculamos a la religiosidad de las personas”, detalla.

Este Diario le preguntó a tres especialistas en psicología y sociología qué tan beneficiosa puede ser la actitud positiva de esta parte de los encuestados durante esta crisis.

La doctora Mónica Llanos, experta en psicología clínica, menciona que este optimismo tiene su lado positivo, pero también una parte negativa.

“Es favorable porque el temor desestabiliza el ánimo de las personas y está comprobado que baja el sistema inmunológico. Pero puede ser contraproducente porque como confío en mi suerte, no tomo las medidas de precaución como debería”, analiza.

A ella le sorprende la cantidad de personas que están confiadas. “A medida que pasan los días esa cifra puede disminuir, porque la forma de pensar va cambiando a medida de que la problemática va avanzando”, dice.

Aglomeración
Las personas en varios sectores del sur de Guayquil incumplen con la medida de quedarse en casa lo más posible.JIMMY NEGRETE/EXPRESO

El también especialista en psicología Gino Escobar ve en cambio ese resultado como un falso optimismo.

“Es la falta de reconocer lo vulnerable que somos por miedo y por negación, porque si nos reconocemos vulnerables nos acercamos a la muerte y como le tememos a la muerte tomamos esa actitud”, explica.

hospital del guamo (31538223)

Coronavirus: "Estamos trabajando con la OPS para ensayos clínicos en el país"

Leer más

El experto cree que este ‘falso optimismo’ traerá consecuencias negativas, porque coincide con Llanos, en que la persona al no reconocerse como vulnerable no manejará adecuadamente los riesgos y estrategias de protección y, por ende, se convertirá en un foco de propagación del virus.

Con ellos también concuerda el experto en sociología Andrés Martínez. “Si cumplen con las medidas y con el Quédate en Casa está excelente que la gente tenga esa actitud optimista. Este es un reflejo de dimensionar el problema y así pueden ser un soporte a un familiar que necesite su ayuda”, argumenta.

Otro de los resultados del estudio señala que el 32 % de la población encuestada está dispuesta a ayudar a los afectados. La principal área de aportación es la donación de provisiones.

Con este último resultado, según las recomendaciones de los docentes investigadores, se pueda definir una política de participación desde trabajos de voluntariados hasta la donación de bienes.

Llanos vuelve a sorprenderse con este nuevo porcentaje, porque recuerda que el nivel de solidaridad de la población ecuatoriana es muy alto, tal es el ejemplo del apoyo humanitario a los damnificados por el terremoto de 2016 en Manabí, cuando la mayoría de la ciudadanía ayudaba.

“Lo que ahora limita esa solidaridad es el temor al contagio del virus, esa es la razón por la que el porcentaje de voluntariado no llega al 50 %, pero es aceptable”, dice.

Para Martínez, ese mismo porcentaje de personas que quieren ayudar, también pudo haber sido mucho más elevado, sin embargo está dentro del parámetro esperado, porque a diferencia del terremoto este es otro fenómeno muy diferente, donde la mejor forma de ayudar es cuidarse a a sí mismo.

El estudio se realizó a personas de más de 18 años y participaron, además de habitantes de Guayaquil, personas de otras ciudades aledañas.

Otro datos interesantes que reveló la encuesta es que por ejemplo apenas el 21,58 % de los encuestados considera que la información dada por el Gobierno sobre la crisis sanitaria es suficiente y precisa. Además, solo cada 4 de 10 personas sostienen conocer de modo suficiente y preciso las medidas gubernamentales. En estos resultados es la población de 18 a 29 años la más crítica, que coincide en que para la mayoría de los encuestados la fuente principal de información son las plataformas digitales y las redes sociales.

encuesta
Otros resultados del estudio realizado por la Universidad Católica.Adrián Peñaherrera/EXPRESO