Guayaquil

Las comunas del norte de Santa Elena están secas

La falta de agua en los pozos dificulta la llegada del líquido.  Abastecerse con tanqueros no es fácil. Las soluciones a corto plazo son solo parches

1
Servicio. Los habitantes de algunas comunas esperan por horas, al pie de sus localidades, a los tanqueros.Joffre Lino

La falta de agua en los pozos acuíferos de la zona norte de la provincia de Santa Elena se ha convertido en un problema para las familias. Madrugar para abastecerse se ha vuelto ya una costumbre para habitantes como Martha Orrala, de la comuna Libertador Bolívar; quien permanece despierta entre las 03:00 y las 05:30, dos veces por semana, para llenar los tanques que le permitirán abastecerse el resto de días.

Si tiene suerte, logra completar los cuatro tanques de 30 galones que posee; pero cuando no lo hace, se ve obligada a recurrir al servicio de los tanqueros, lo que se vuelve un problema porque, advierte, no es tan fácil conseguir uno.

El problema se agudiza en las poblaciones de las parroquias Manglaralto y Colonche, que son las más antiguas y las que tienen mayor población.

“Estos prefieren vender agua a los hoteles de Olón y Montañita o a los laboratorios de larvas de camarón de la Ruta del Spondylus, que son quienes les pagan mejor. Es lógico”, explicó Orrala, quien tiende a desesperarse por la falta del líquido, tan vital ahora para desinfectarse y evitar un posible contagio del coronavirus.

comuna Santa Elena
Necesidad. Algunos ciudadanos apenas logran comprar agua por baldes. Hay vecinos que, de tener, logran ayudarlos.Joffre Lino
El islote Palmar es producto de la sedimentación. Tiene 16 hectáreas y tiene biodiversidad.

Especial sobre sequía en Guayas: Los ríos se mueren de sed

Leer más

Algunas veces el esposo de Orrala permanece por horas parado en la avenida principal de la comuna, a la espera de que un tanquero le venda “aunque sea dos baldes”. La situación, coinciden los consultados, es la misma en el resto de comunas del norte del cantón.

En Cadeate, por ejemplo, la habitante Mercy Suárez tiene que comprar agua también, puesto que la poca que recibe le llega sucia y salobre. “Cada caneca cuesta $ 2,50, gasto muchísimo. Este es un problema con el que ya no podemos lidiar”, se quejó.

El problema es similar en las localidades San Antonio, Río Chico, Manglaralto y Montañita, por lo que las quejas de los usuarios son constantes. Los reclamos no los elude Pilar Muñoz, presidenta de la Junta Regional de Agua Potable de la parroquia Manglaralto, ente encargado de la distribución de agua en los hogares. La dirigente explica que la falta de líquido vital en los pozos acuíferos ha generado la crisis.

Los carros tanqueros prefieren ir a vender a los hoteles de Olón y Montañita o a los laboratorios de larvas de camarón, allí le pagan mejor y por eso no venden al menudeo. Ante este escenario, nos vemos cada vez más afectados.

Martha Orrala
habitante de la comuna Libertador Bolívar

A decir de Muñoz, la Junta de Agua cuenta con 12 pozos de donde se extrae el líquido. Cada acuífero tiene entre 25 y 30 metros de profundidad, pero desde noviembre pasado empezaron a quedarse sin agua. Hoy están cavando dos nuevos pozos en el área de la población de Pajiza, para tratar de conseguir el líquido.

comuna Santa Elena
Los habitantes piden a las autoridades actuar con inmediatez.Joffre Lino
aluvión La Puntilla

El espacio que no nació para ser solo un pedazo de tierra

Leer más

“Por aquí no ha llovido desde febrero del año pasado y los manantiales se han secado. Eso nos ha obligado a racionalizar el agua y estamos distribuyéndola en las madrugadas, uno o dos días a la semana, para cada pueblo”, señaló.

El proceso para llevar el agua hasta los domicilios en las comunas consiste en extraerla mediante bombeo desde los pozos y luego se procede a potabilizarla para que después, por gravedad y mediante tubería, llegue a los hogares.

En Manglaralto hay alrededor de 25.000 familias, y en San Pedro y Valdivia otras 15.000, las cuales padecen la misma situación. A estos dos últimos lugares acudió la semana anterior el alcalde de Santa Elena, Otto Vera, quien le solicitó a la empresa Aguapen que se encargue de distribuir el líquido haciendo uso de una pequeña planta potabilizadora que sirve a las comunas de Colonche.

Las autoridades invierten en obras innecesarias, cuando deberían comprar una planta desalinizadora. el agua de mar nunca se terminará. Allá deben apuntar.

Luis coronado,
habitante de la comuna Libertador Bolívar
aluvión La Puntilla

Los candidatos tienen en la mira el aluvión de La Puntilla

Leer más

Sin embargo, para los habitantes esta solución es temporal. “El problema se repetirá, como cada año que no llueve o llueve poco”, coincidieron. E hicieron hincapié en que la solución final fue establecida hace tres años, cuando se planteó construir una nueva planta de agua para la Península.

En Santa Elena hay una, en la parroquia Atahualpa, que dota del servicio a la zona urbana.

La nueva planta, según afirmaron las autoridades en ese entonces, estará ubicada al pie de la presa San Vicente, en la parroquia Colonche, y se utilizará el agua de este reservorio para su potabilización.

A veces madrugar no garantiza que nos entreguen agua en las guías, nadie resuelve el inconveniente. Cada día estamos más secos y no se hace nada.

Mercy Suárez,
habitante de la comuna Cadeate

Y para evitar desabastecimientos deberá entrar en funcionamiento el trasvase Chongón - San Vicente, obra que costó más de $ 40 millones y que desde su inauguración (en noviembre del 2014) no ha podido operar en su totalidad.