El Cabildo abre expediente por un terreno lleno de "problemas para la comunidad"

  Guayaquil

El Cabildo abre expediente por un terreno lleno de "problemas para la comunidad"

El lote, ubicado en un tramo de la avenida Francisco de Orellana, fue sellado por desaseo

desaseo
Desaseo. El Municipio colocó alrededor del cerramiento sellos de desaseo.Alex Lima

Empapelado, multado y con un proceso administrativo. Así permanece el cerramiento de un terreno ubicado en la avenida Francisco de Orellana y Nahim Isaías, en el norte de Guayaquil, donde hace más de diez años funcionaba un conocido centro ferial, pero que hoy no es más que un sitio lleno de maleza, roedores y problemas para la comunidad.

reclamo

Guayaquil: Un terreno con '120 metros de quejas' incomoda la vista en la Orellana

Leer más

Luego de que EXPRESO contó lo que sufren los residentes del sector, el Municipio colocó sellos de desaseo, además de emitir una multa y abrir un expediente a los responsables del predio, que según dio a conocer el Cabildo pertenece a Inmobiliar (Secretaría Técnica de Gestión Inmobiliaria del Sector Público). “Esperemos que con esta medida los dueños de este sitio hagan algo y empiecen a limpiar el lugar”, dijo Roberto Molineros, uno de los moradores.

“Con tanto monte que ha crecido ahí, hasta tigres y leones podrían salir en cualquier momento”, comentó con ironía la abogada Alba Alarcón semanas atrás. Ella, quien reside en Torres Colón 2, espera que al menos corten toda la maleza. “Es terrible cómo está descuidado ese lugar que antes era un local icónico de Guayaquil”.

TERRENO
En algunas zonas, la maleza se sale hasta la veredaChristian Vinueza
Mercado

Guayaquil: Hallan un desguazadero de vehículos en terreno municipal

Leer más

Pero pese al empapelamiento del terreno, de 120 metros cuadrados aproximadamente, las cosas no han cambiado. El monte se extiende hasta la vereda, mientras que las planchas de zinc que sirven de cerramiento siguen deteriorándose. Y los indigentes continúan usando el lugar como un baño público y hasta como guarida.

Los peatones y residentes esperan que las cosas cambien. “Que alguien se haga cargo, que limpien y construyan algo provechoso para la comunidad”, pidió Melina Morocho.