Guayaquil

“Si no te asusta la delincuencia, lo hace el acoso en la ciudad”

Los usuarios de la metrovía detallan el riesgo al que se enfrentan. Pese a que hay un protocolo de ayuda, piden que haya más empatía ciudadana

Metrovía
Panorama. Usuarios en un articulado del sistema. Miguel Canales / expreso

Luego del reciente caso de abuso sexual sufrido a una menor de edad, que fue reportado al interior de un bus de la metrovía, los guayaquileños quedaron indignados, pero no sorprendidos. Lo vivido por una madre y su hija el pasado 27 de noviembre destacó el preocupante problema social del ‘manoseo’ en los autobuses de este sistema de transporte público.

De acuerdo con la Fiscalía, como lo publicó EXPRESO días atrás, el hecho ocurrió cuando el presunto agresor tocó las partes íntimas de la menor mientras su mamá estaba en otro asiento. Al enterarse, la madre defendió a su hija e hirió en la cara al hombre durante el forcejeo. Posterior a eso, presentó la querella correspondiente.

DE LA METROVIA PUEDE A (5009318)

Dictan prisión preventiva a sospechoso de abuso sexual a una menor en la Metrovía

Leer más

Este hecho no es aislado, según algunas ciudadanas de Guayaquil. “Un viejo se pone detrás de mí en la metrovía y empieza a rozarme. Lo ‘puteo’ y se baja. Luego, un hombre por la calle me dice: ‘Sonría, guapa’. ¿Pero cómo voy a sonreír si me acaban de morbosear?”, fue la declaración de una usuaria anónima, cuyo perfil en X es como un libro sin portada, pues no revela su nombre. “Si no te asusta la delincuencia, te asusta el acoso”, añadió.

Laura Segovia, de 22 años, estudiante de Medicina en una universidad de la ciudad, comparte la opinión. “Yo realmente no sé a qué le tengo más miedo, si a la inseguridad, es decir al hecho de que me apunten con un arma; o a que venga un infeliz y pretenda tocarme o violarme. Ir en un bus de transporte público implica eso. Hay gente desalmada, sin duda alguna. La cuestión es que en Guayaquil, por terror, no respiras con tranquilidad ni en la calle ni al interior de un bus. Me apena tanto vivir así”, indica a EXPRESO.

A diario paso situaciones desagradables. La constante vulnerabilidad del acoso resalta la necesidad de mejorar la organización y seguridad del servicio.

Allison Orozco
Usuaria

Paula Moscoso, administradora de la Agencia Metrovía, asegura que desde 2016 este sistema de transporte ha implementado una ruta de auxilio diseñada justamente para atender casos de abuso sexual en víctimas adultas, así como en menores.

En cuanto al Municipio, la Gerencia de la Reconstrucción del Tejido Social Segura EP informa  que en el sistema metrovía se han registrado 32 casos de abuso sexual en lo que va de 2023. Mientras que en el resto de la ciudad se han reportado 21 casos. Todos, una vez denunciados, son direccionados a la Fiscalía y autoridades pertinentes.

Guayaquil

Un hombre fue detenido por presunto abuso sexual a menor en la Metrovía

Leer más

También hay casos como el de Anthony Hurtado (23), un estudiante habitual de la ‘metro’ que lleva su billetera en los bolsillos delanteros para evitar robos. Sin embargo, este ‘bulto’ a veces causa desconfianza en mujeres cuando el carro está lleno. “No pido disculpas, ya que hacerlo implicaría admitir que las estoy molestando, y no es el caso”, comenta el hombre.

Tras el incidente del 27 de noviembre, Segura EP activó el protocolo (ver detalles en el gráfico), logrando la captura del presunto infractor y brindando asistencia psicológica y legal a la víctima directa (hija) e indirecta (madre). La empresa pública afirmó que la afectada sigue recibiendo tratamiento terapéutico.

La representante de la víctima presentó la denuncia y la Fiscalía le dictó prisión preventiva al sospechoso, girando la respectiva boleta de encarcelación y su traslado a la Penitenciaría del Litoral.

Un día un morboso sacó su celular, me señaló y tomó fotos. Al recriminarle, se rio, por lo que lo amenacé con llamar a los guardias. Desconocía del protocolo.

Solange Navarro
Estudiante de Comunicación Social

Doménica Carrasco, también usuaria de este sistema de transporte, hace un llamado a que haya más empatía ciudadana frente a este tema. Ella aplaude la forma en que actuó la madre de la víctima de este último caso. Y aunque hace énfasis en que está en contra de la violencia, precisa que en los casos en los que se vulnere o intente vulnerar la integridad de una persona, indistintamente de su sexo, “todos deben actuar como si fueran una madre”.

Una vez en la ‘metro’, un hombre se acercó demasiado y pensé que era normal por la multitud. Luego tocó mi pierna. Me traumé. Hoy no dejo que nadie se me acerque.

Whitney Anchundia
Universitaria
Metrovía

Tras supuesto paro, ATM aclara que la Metrovía seguirá operando con normalidad

Leer más

“Uno por temor a veces tiende a mirar hacia otro lado y eso no puede pasar más. Nunca más. Los ciudadanos debemos defendernos y unirnos. Que las autoridades actúen encarcelando a los agresores. Pero nosotros, en donde nos encontremos, dejemos de mirar hacia el lado contrario cuando seamos testigos de estas situaciones. Los abusadores deben estar encerrados. Y si toca darles una paliza para defendernos, habrá que hacerlo. Ya basta de que los malos nos aplasten. No más”, reflexiona la ciudadana, quien reside en la cuarta etapa de la Alborada.

Para leer más información de este tipo, ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!