Deportes

Rafael Correa habría incidido en la elección del DT de la Tri en 2015

Según reveló el técnico argentino, Matías Almeyda, tenía todo resuelto para ser entrenador de Ecuador, pero todo se desmoronó a último minuto

Correa-Chiriboga
Rafael Correa y Luis Chiriboga en un homenaje de la Tri posterior al Mundial 2014.HENRY LAPO / EXPRESO
Gonzalo+Plata+Fútbol+Sporting

El Sporting de Lisboa venció con un gol del ecuatoriano Gonzalo Plata

Leer más

No es extraño que presidentes de países influyan en decisiones deportivas. No está bien normalizar que tengan injerencia en este ámbito, pero ha sucedido a lo largo de la historia. Lo que no se conocía, era que el expresidente de la República, Rafael Correa, le habría bajado el pulgar a un entrenador como si ese fuera su rol, aún cuando fue elegido por la dirigencia de la FEF.

"Fui entrenador de Ecuador por una noche. Nadie supo. Me llamaron y estaba todo, brindamos en casa y todo. Cuando salí de Banfield fue. Me levantó en la mañana con un mensaje del presidente digamos del fútbol ecuatoriano y me dice: 'mire Almeyda tuvimos un problema, me llamó el presidente de la nación y el entrenador va a ser otro", dijo.

Egas y Estrada - FEF

Caso Egas-Estrada: Una disputa con efectos colaterales

Leer más

Esta charla se da con el periodista de la cadena ESPN, Fernando Carlos, quien al escuchar esta anécdota aseveró con una sonrisa de sorprendido y finalizó el video con un  "qué increíble", siendo este respondido por Almeyda: "sí, increíble".

Aunque Almeyda no se refiere a nombres puntuales, es tan sencillo sumar y restar para calcular quienes eran los protagonistas de la anécdota y quien fue ese entrenador que al final lo reemplazó.

La línea de tiempo la marca a salida de Almeyda de Banfield en 2015. En ese tiempo el mandamás de la FEF era el procesado Luis Chiriboga y el presidente de la nación Rafael Correa. De hecho, desde enero de 2015 nacieron rumores de su posible llegada.

Sin embargo, revisando la trayectoria del exfutbolista él sale en agosto de 2015 de Banfield, mientras que Gustavo Quinteros fue contratado en enero de ese mismo año, una brecha de casi siete meses, lo que resta algo de credibilidad en la historia del gaucho.