Gracias, Locomotora de oro

  Deportes

Gracias, Locomotora de oro

El ciclista tricolor Richard Carapaz consiguió la segunda presea dorada para Ecuador en la historia de los Juegos Olímpicos

Richard-Carapaz-Juegos-Tokio
Richard Carapaz muestra su medalla de oro alcanzada en Tokio.EFE

Histórico, por decir lo menos. Es que se buscan palabras para describir lo logrado por el ciclista ecuatoriano Richard Carapaz en los Juegos Olímpicos de Tokio, y los calificativos para ensalzar la figura de este héroe nacional simplemente no alcanzan. 

Richard-Carapaz-Juegos-Tokio

Los hitos de Richard Carapaz

Leer más

La Locomotora de Carchi se bañó de oro e hizo vivir una madrugada de ensueño a un país al que poco le importó la hora para mirar atentamente lo que hacía en las rutas japonesas este crédito nacional, que agigantó su leyenda al conseguir la tercera medalla para esta nación en una gesta ecuménica, y la segunda dorada. 

Dos días antes de que se cumplan 25 años de la medalla de oro conseguida por el marchista cuencano Jefferson Pérez en Atlanta 1996, Richie, como también se lo conoce al deportista nacional, demostró que con esfuerzo, entrega y sacrificio todo es posible. 

Richard-Carapaz-Juegos-Tokio
Ana Luisa Montenegro y Antonio Carapaz, padres del campeón.EFE

El desgaste sufrido en el Tour de Francia hace una semana, lejos de ser una debilidad, se convirtió en una fortaleza para pedalear con más fuerzas y dejar al país en la cumbre de una disciplina de la que Carapaz es uno de sus mejores exponentes a nivel mundial. 

RICHARD-CAPARAZ-RECLAMO-APOYO

Richard Carapaz: "El país nunca creyó en mí. Esto me pertenece"

Leer más

El crédito tricolor, quien acumula entre sus hitos el primer lugar en el Giro de Italia, el segundo puesto en la Vuelta a España y el tercer puesto en la grande francesa, como si todo esto fuera poco, se cuelga una medalla en su cuello, esa que está reservada solo para los grandes del deporte. Richard, Carapaz, Richie, Locomotora, o sencillamente el Mijín más querido por los ecuatorianos, entra en el Olimpo, donde tiene un espacio privilegiado a sus 28 años. 

Y en su mirada y palabras es notorio que sigue con esa hambre de gloria, que lo hace esforzarse cada día, demostrando que esa es la única forma de conseguir las metas. Gracias por el ejemplo, Mijín de oro.