Emelec 2021: Año de recuperación con un amargo desenlace

  Deportes

Emelec 2021: Año de recuperación con un amargo desenlace

Los millonarios volvieron a pelear por el título y regresaron a Copa Libertadores. La estrella 15 nacional y la Copa Sudamericana, las deudas

Emelec-capwell-2021
El Club Sport Emelec no logró ser campeón en esta temporada 2021.API

El 2021 termina siendo un año agridulce para el Club Sport Emelec y su parcialidad. El cuadro millonario volvió a meterse en una final de campeonato y, según la tabla acumulada, finalizó su participación siendo el equipo con más puntos, más partidos ganados, menos perdidos y más goleador, sin embargo, el trofeo de campeón se lo llevó Independiente, un detalle nada menor.

Nassib Neme

Nassib Neme sí será candidato para la presidencia de Emelec

Leer más

Emelec no jugaba una final de campeonato desde el 2018, cuando cayó con Liga de Quito en Casa Blanca. Por lo que lo hecho en la primera etapa de este año era un gran aliciente para la anhelada estrella 15 en torneos nacionales.

Una institución que se acostumbró y a sus hinchas, desde el 2009, a estar en los puestos más importantes de la tabla y llegar a finales, no vivió un 2019 y 2020 soñado, más bien fueron de transición y de muchos recambios generacionales en la plantilla.

Ismael Rescalvo llegó en 2019 y desde 2020 empezó realmente su proyecto y, aunque en ese año no pudo pelear directamente por el título, este  2021 estuvo muy cerca de conquistarlo.

El grupo unificó el discurso luego de la primera etapa: ganar la segunda y aspirar a ser campeones directos, sin final.

Entre jugadores sancionados y lesionados, para la segunda parte del año, quedó en evidencia que Emelec tenía un once estelar, pero que luego al ver la banca de suplentes, solo podía contar con dos o máximo tres nombres que igualasen el rendimiento de los principales.

FRANKLIN TELLO (4355236)

Franklin Tello no justifica a jugadores de Independiente y Fernando Guerrero arremete contra Joao Rojas

Leer más

“En la segunda etapa quedó claro que Emelec solo podía contar con Cevallos, Carabalí y Mejía, quizás Gracia, como jugadores de recambio. Sin embargo, el fútbol se gana con goles y lastimosamente, en la final, con la ausencia de Cabezas, fue notoria la ausencia de otro jugador con gol”, explica el exjugador azul, Juan Triviño.

Precisamente, los millonarios no ficharon a nadie a mitad de campeonato, mientras que su rival en la final, se llenó de figuras como Fernando Gaibor, Jonatan Bauman y Junior Sornoza. Emelec se quedó con los Orejuela, Caicedo, Bangoura, Sánchez, que al final no lograron marcar diferencias.

Ausente en la Copa Libertadores 2020 y 2021, el flujo económico del club se vio golpeado considerablemente, por lo que el objetivo era sostener la base y agregarle ciertos jugadores.

La Copa Sudamericana 2021 era una nueva apuesta y desembocó en un complicado grupo, quizás el más fuerte del certamen. Estuvo en zona de clasificación hasta la última fecha en el Capwell, y vio como Talleres le arrebató la ilusión en los últimos 90 minutos.

f3edf63e9deada15d1ba4b106d1bae588982d351w

Laporta a Agüero: "Has tomado la decisión correcta y tienes nuestro apoyo"

Leer más

“Parecía que en Sudamericana podían borrar lo que sucedió en el mismo torneo en 2020, pero fue igual de doloroso, tanto para los hinchas como para los jugadores”, agregó otro exmillonario, Ricardo Armendáriz.

Sin embargo, ese amargo trago de Sudamericana se borró de inmediato con el pase a la final.

Clasificar a la final le permitió a Emelec volver a meterse en el torneo internacional más importante del cono sur por vigésima novena ocasión (29). Siendo el club ecuatoriano con más participaciones en Libertadores.

Para este 2022, los millonarios podrán contar con esa inyección económica de la Copa que -a espera de la actualización de Conmebol- ascienden los tres millones de dólares, por clasificar a la fase de grupos.

Sin duda que en Emelec hay una deuda pendiente: no poder levantar el título en esta temporada. Cerca de nuevas elecciones y que el club conforme la plantilla para el 2022, se avecina un año con una mochila pesada y retos inmediatos.