Deportes

Coronavirus: La lucha libre mexicana se traslada del ring a las mascarillas

Un exdeportista ahora se gana la vida elaborando protectores con las imágenes de las figuras que ha tenido el país azteca

Deportes
La obra de José Huerta tiene mucha demanda en México, donde la lucha libre es una de las disciplinas más tradicionales.

El exluchador José Huerta, conocido como El Gato Gris, cambió el cuadrilátero por la pelea contra el coronavirus al elaborar máscaras de los famosos personajes de la lucha libre mexicana que sirven como mascarillas para combatir la propagación de la enfermedad.

A1-6453527 (16453527)

Coronavirus: El equipo de Felipe Caicedo demandaría a la Liga Italiana

Leer más

Figuras legendarias como: El Santo, Blue Demon, Dr. Wagner, La Parka, Black Taurus, Pentagón, Psycho Clown, L.A. Park, Carístico y El Cuatrero, ahora se plasman en las mascarillas que Huerta elabora en el estado mexicano de Puebla para que los ciudadanos se defiendan del COVID-19.

El exdeportista narra que, tras declararse la emergencia sanitaria por coronavirus el 30 de marzo, cerraron negocios no esenciales como las tiendas de tela que él usa para confeccionar los disfraces de luchador, lo que lo motivó a crear los cubrebocas.

"Y como también practiqué la lucha libre y hago esto de los equipos de la lucha libre, se me ocurrió hacer uno con el personaje Psycho Clown y otros dos y mi yerno fue quien lo subió a las redes", afirmó Huerta.

Aunque al principio las mascarillas eran solo para su familia, las imágenes motivaron a los luchadores a solicitar uno con sus características para interpretar a sus personajes aún en la cuarentena.

UNA INSTITUCIÓN

La lucha libre es una institución en México, donde este 2020 cumple 87 años de implantarse como deporte por el Consejo Mundial de Lucha Libre, que inició en 1933 como Empresa Mexicana de Lucha Libre.

Además, los luchadores son celebridades y superhéroes para los mexicanos, quienes recuerdan a estos personajes por famosas películas distópicas como "Santo contra los asesinos de otro mundo" y "Blue Demon contra el poder satánico".

Por esta razón, El Gato Gris, un luchador con más de 40 años de profesión, decidió utilizar su pasión para aportar en esta crisis de COVID-19.

"Yo creo que hablar de la lucha libre es lo máximo para mí, siempre me ha gustado, tan es así que lo plasmé en la costura para los compañero, tan es así que se me ocurrió la idea de los cubrebocas de luchadores", comenta.

Pero la elaboración de las mascarillas también refleja la lucha por sobrevivir que Huerta y millones de mexicanos más deben buscar durante la emergencia sanitaria.

"Siempre amé y amare la lucha libre y, como dicen, yo creo que si volviera a nacer y fuese el mismo, volvería a ser luchador"José Huerta, exluchador mexicano.

El Gobierno mexicano extendió hasta el 30 de mayo la Jornada Nacional de Sana Distancia, la estrategia oficial que suspende actividades no esenciales de la economía, que originalmente acabaría el 30 de abril.

Con esto, la administración federal espera contener la propagación de la COVID-19, que ha causado 6.297 contagios y 486 muertes.

A este anuncio lo han acompañado medidas tomadas por entidades como Ciudad de México, Nuevo León y Estado de México, que han pedido a sus ciudadanos usar de forma obligatoria la mascarilla cuando usen el transporte público o salgan a la calle, si es necesario.

Por ello, Huerta espera superar la coyuntura con estos pedidos personalizados que alcanzan hasta 50 pesos (unos dos dólares).

Pese a las dificultades, insiste en que su creatividad y su pasión le traerán éxito.

Con esta creación esta apoyando su economía diaria, realizando pedidos personalizados para los amantes del Arte del Pancracio, los cuales alcanzan costos de 45 a 50 pesos mexicanos (unos 1,80 a 2,10 dólares), reflejando que la creatividad y la pasión por algo alcanza resultados exitosos.

Los más solicitados por sus clientes son de personajes emblemáticos como El Santo, Blue Demon, La Parka y Dr. Wagner que son los favoritos de la gente, debido a su trayectoria durante varios años y décadas para los mexicanos.