Barcelona: Luis Daniel Samaniego, un campeón de la vida

  Deportes

Barcelona: Luis Daniel Samaniego, un campeón de la vida

El pequeño hincha del Barcelona, quien venció al cáncer, fue al estadio Monumental, vio ganar a su equipo y conoció a sus ídolos

Barcelona-Luis-Daniel-Samaniego
Luis Daniel Samaniego, pequeño hincha de Barcelona, junto a Damián Díaz, Javier Burrai (i) y Paco Rodríguez (d)cortesía

Tenía un letrero que decía “Vencí al cáncer, soy un milagro”. El pequeño Luis Daniel Samaniego, de 8 años de edad, tiene unas ganas inmensas de vivir, atrás quedó la leucemia. Estaba en un lugar donde quería conocer a sus ídolos y gritar que nunca pierdan la fe en Dios. Se encontraba en el estadio Monumental.

barcelona a Argentina

Copa Sudamericana: Martínez y Souza viajaron con Barcelona a Argentina

Leer más

Luis Daniel vivió uno de esos días que no es fácil de creer, pero que existen. De su casa al escenario deportivo tenía de conductor a Miguel Ángel Loor, presidente de LigaPro, que lo llevó para ver el partido Barcelona vs. Orense.

El pequeño de lo que menos quiere hablar es de su enfermedad, porque eso quedó en el pasado, ahora disfruta de tantos momentos maravillosos y sirve de inspiración para otros. Su mente está enfocada en volver a estudiar y jugar fútbol.

Sus ojitos comenzaron a brillar más cuando llegó al túnel del estadio y caminó para conocer la cancha, no se impresionó por el tamaño del Monumental, porque así de grande es su fe en Dios. Y estaba ahí, era la hora de tener frente a frente a sus jugadores.

Luego sacó su cartelito, ese que a los que tienen cáncer los alienta a seguir batallando. Estaba en la fila de los chicos que iban a salir con los jugadores de Barcelona, quienes se alegraron al verlo.

Barcelona-Luis-Daniel-Samaniego
Luis Daniel, con la camiseta que le regaló el defensa Luca Sosa.cortesía
Gabriel Cortez-jugador-Barcelona

Barcelona: El Ídolo toma distancia por el número mágico

Leer más

Le tocó salir de la mano de Byron Castillo y el futbolista amarillo lo animaba y felicitaba porque había ido al estadio. Ahora, Luis Daniel le envía oraciones al jugador para que se recupere al 100 %. El día del partido, el pequeño se quedó preocupado y le dijo a su padre Luis: “qué le habrá pasado a mi amigo Byron Castillo, me dijo que después del partido me firmaría la camiseta, espero que esté bien”.

Todos los futbolistas lo saludaron y le firmaron la camiseta. El defensa Lucas Sosa le regaló su indumentaria.

Luis Daniel, con su mirada, trataba de ver a Javier Burrai y Damián Díaz porque en la foto que se tomó con el equipo ellos no salieron debido a que estaban en la banca como suplentes.

El pequeño tenía una misión secreta, quería una foto con el Kitu, y esta se dio, fue en el banco de suplentes del Monumental, también estuvieron Damián, Burrai y Carlos Rodríguez.

Luis Daniel festejó dos goles de Barcelona, los gritó junto a sus padres:Luis y Daniela, sus hermanos Martín y Carlos Luis y sus abuelitos, algo que nunca lo soñó. Atrás quedaban esos tres años que soportó su enfermedad y volvía al estadio al que una vez acudió cuando era un bebé.

Estas son las cosas del fútbol que nos llenan de alegrías y transforman muchas vidas.

“Gritó los goles con el alma”

Luis Samaniego es el padre de Luis Daniel y contó a EXPRESO lo que más lo emocionó a su hijo: “Le impactó el estadio. A eventos de ese tipo no lo habíamos llevado desde hace mucho tiempo. Le impresionó estar en la cancha con los jugadores”. Dice que la foto con Damián Díaz fue un ‘verdadero golazo’, debido a que el 10 de Barcelona es el jugador que más admira. Para los padres lo que vivió su pequeño es algo único y da más ánimos.

6254830498dad

Barcelona: Byron Castillo deberá permanecer en descanso absoluto

Leer más
Barcelona-Luis-Daniel-Samaniego
La familia Samaniego disfrutando en el Coloso del Salado.cortesía

Luis Daniel estaba preocupado por Byron Castillo, quien tuvo que dejar el partido debido a un fuerte golpe. Desea que se recupere pronto”, dice el progenitor, quien aseguró que entre el jugador Castillo y su hijo hay una conversación pendiente, debido a que es la única firma que no está en su camiseta, además el lateral le había dicho que después del partido charlarían.