Asibot, el robot cuencano ayudante en terapias físicas

  Ciencia y Tecnologia

Asibot, el robot cuencano ayudante en terapias físicas

Un asistente robótico destinado al apoyo en terapias motrices de niños con discapacidad nació de la mano de dos estudiantes de la Universidad Politécnica Salesiana. Te lo presentamos

asibot 2
Brian Pinos (​i) junto a Víctor Uguña (d) mostrando el prototipo del robot que imita los movimientos de terapias físicas.
cortesía

Una tecnología innovadora y no tradicional. De esta manera Brian Pinos y Víctor Uguña, dos estudiantes de la carrera de Mecatrónica de la Universidad Politécnica Salesiana (UPS) de Cuenca, definen a su última creación: el Asibot.

Se trata de un robot bípedo y articulado que busca ayudar a obtener una mejoría en el proceso de rehabilitación de las terapias establecidas para niños con limitaciones motrices. ¿Cómo? Realizando movimientos en dos dimensiones, tanto en sus miembros superiores como inferiores y cabeza, para dar soporte en los ejercicios físicos de los pacientes.

inteligencia-artificial-periodismo

Robot "escribe" un artículo de opinión: "No deseo acabar con los humanos"

Leer más

Esta iniciativa se gestó dentro de la Cátedra UNESCO Tecnologías de apoyo para la Inclusión Educativa, un espacio de cooperación entre la UPS y La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en el que docentes y estudiantes buscan soluciones a problemas sociales relacionados con personas que sufren algún tipo de discapacidad.

Los dos estudiantes de mecatrónica contaron con la colaboración del ingeniero Ángel Pérez, de la carrera de Computación y de Paola Suquilanda, otra alumna de la misma cátedra experta en el área de educación inicial y trabajo con niños con y sin capacidades especiales físicas.

Pérez se encargó del desarrollo del software de Asibot, mientras que Suquilanda planificó en conjunto de Víctor y Brian los movimientos que este realiza para las terapias.

CÓMO ES Y DE QUÉ MANERA FUNCIONA ASIBOT:

El asistente robótico tiene un tamaño de 34 centímetros de alto y cuenta con un aspecto humanoide, así como de 13 grados de libertad, según explican los estudiantes. Está compuesto por tres métodos de funcionamiento:

  • Modo de Imitación: gracias a una cámara kinect el asistente robótico imita al terapeuta o al usuario al mover las extremidades superiores con la intención de trabajar en pacientes con ataxia (deterioro en el equilibrio o la coordinación debido a daños en el cerebro, nervios o músculos).

  • Sistema Experto: programa que calcula automáticamente la terapia que el paciente debe realizar enviando de inmediato los comandos para que el robot los ejecute.

  • Modo Libre: permite el control completo de Asibot mediante el uso de una aplicación móvil, que fue también desarrollada.

Estos modos fueron programados bajo un software conjunto que fue ejecutado en el programa Unnity.

Por otro lado, Brian y Víctor confiesan que la mecatrónica, especialidad de ellos, fue el pilar principal al momento de diseñar y montar el robot.

Tratamos de unir tanto la tecnología como la mecánica en un diseño interior y a la vez, mantener una estética amigable para los usuarios en cuanto al diseño exterior.

Brian Pinos, estudiante de la UPS y coproductor de Asibot.

Comentan que el diseño fue lo que llevó más tiempo de trabajo y para llevarlo a cabo usaron los programas Inventor y Fusion 360.

Asibot 3
Diseño exterior de Asibot.cortesía
coronavirus

Estudian una app para la detección precoz de brotes de infección respiratoria

Leer más

UNA SEGUNDA FASE

Asibot se presentó de manera oficial en la UPS en un evento por el aniversario de la cátedra UNESCO donde asistieron niños con discapacidad de varios centros médicos de Cuenca y además participó en una feria organizada por la Alianza Francesa que compartió escena con otros proyectos de la ciudad.

Ambos eventos se realizaron días antes de que en Ecuador se declarara la emergencia sanitaria por la propagación del coronavirus, el pasado 11 de marzo.

Es por esta razón que el proyecto quedó paralizado y este mes de noviembre se empieza a retomar a través de pruebas en tiempo real por zoom con centros que son allegados o tienen convenios con la cátedra, explica Vladimir Robles, el catedrático que lideró el proyecto y coordinó todos los pasos de los dos estudiantes cuencanos.

El diseño de la herramienta se lleva a cabo desde enero pasado y está financiado por la misma universidad.

Los estudiantes aún no han finalizado por completo el prototipo pese a que ya lo han puesto en funcionamiento. Aseguran que buscan implementar nuevas funciones y otros ajustes finales de cara a una segunda fase en la que ya están embarcados.

Unas de estas mejoras sería la puesta en marcha de un andador para el robot o la instalación de una cámara para detectar las emociones de los pacientes en tiempo real a través de sus expresiones. Para ello han dejado un espacio en el pecho de Asibot en su prototipo inicial.

Girl Powered 2020

Girl Powered Ecuador: un taller gratuito para niñas que gusten de la robótica

Leer más

SOBRE LA PUESTA EN FUNCIONAMIENTO DE ASIBOT

El docente Vladimir Robles sostiene que existen algunas fundaciones que requieren del apoyo de este tipo de herramientas para sus pacientes por lo que se está buscando trabajar bajo el modelo de los padrinos, es decir, personas particulares o entidades que ayuden a cubrir los costos de producción.

Lo que nos hace falta son los padrinos. Personas que quieran ayudar con la compra de materiales ya que el resto podemos desarrollarlo tranquilamente.

Vladimir robles, docente tutor de la cátedra UNESCO de la UPS. 

Robles destaca que gracias a la primera etapa de diseño es factible reducir costos en una segunda fase. Costos que en un inicio no han sobrepasado los 500 dólares, comenta el docente.

asibot
El asistente robótico junto Brian Pinos durante un evento de presentación.cortesía

“Cuando Víctor y Brian desarrollaron el robot se dieron cuenta de que hay cosas que se pueden ir cambiando o mejorando. Por ejemplo, si se hacen placas en serie en China se podría incluso crear un circuito propio de control que ayudaría a bajar costos porque generalmente las placas vienen previamente ensambladas y no necesariamente se necesitan todos los elementos de ella”, advierte.

Estos materiales necesarios, juntos a los diseños y códigos fuentes quedarán expuestos en la página de la cátedra cuando se finalicé el diseño para que cualquier persona pueda descargarlos, modificarlos y replicar el robot sin ningún inconveniente, pero siempre reconociendo a los autores cuando se cite.

EL ROBOT NO SUSTITUIRÁ AL TERAPEUTRA PROFESIONAL

Paola Suquilanda ratifica que Asibot no sustituirá al terapeuta profesional en sí, sino que será un asistente para realizar los ejercicios planificados por el experto de manera no rutinaria o tradicional. Es decir, se convierte en una fuente de motivación extra para los niños con el propósito de obtener resultados positivos en las terapias a largo plazo.

Es importante recalcar que este asistente hará que el niño se motive, quiera asistirá a sus terapias, participar en ellas y realizar los ejercicios al 100%.

Paola Suquilanda, educadora social.
Nathy y Patricio en la sala de su casa, espacio desde donde imparten las clases.

Dejaron sus empleos en medio de la pandemia para enseñar robótica a niños

Leer más

La educadora social anota que la acogida de la propuesta ha sido muy efectiva y dice que el aparato ha llamado la atención de los niños.

“Les fascina Asibot. Quieren asistir a terapia, les llama la atención y participan con gusto”, asevera.

Por esto Suquilanda considera que es importante seguir aumentando movimientos para los ejercicios y así ser testigos de una mejoría del asistente robótico a la par del trabajo con los pacientes.