Ciencia y Tecnologia

Crean una vacuna para prevenir el cáncer de pulmón, intestino y páncreas

El prototipo ha demostrado hasta un 65 % de efectividad en las pruebas con ratones

vacuna canva referencial
La vacuna ha sido creada para apuntar a un gen denominado KRAS.canva

Investigadores del Instituto Francis Crick de Londres han diseñado una vacuna para tratar y prevenir el cáncer de pulmón, intestino y páncreas, cuyos primeros ensayos en laboratorio con ratones han resultado prometedores.

vacuna oxford

Covid-19: Brasil informa de la muerte de un voluntario de la vacuna de Oxford

Leer más

Los investigadores tienen previsto presentar los resultados de este ensayo el próximo domingo en el 32º Simposio EORTC-NCI-AACR sobre dianas moleculares y terapéutica del cáncer, que se tenía que celebrar en Barcelona y que debido a la pandemia se llevará a cabo de manera virtual este fin de semana.

La vacuna, cuyo estudio fue desarrollado por la doctora Rachel Ambler, ha sido desarrollada para hacerle frente a un gen denominado KRAS, que está relacionado con el desarrollo de muchos tipos de cáncer.

Sabemos que, si el gen KRAS falla, eso permite a las células que empiecen a multiplicarse y a convertirse en cancerígenas. Más recientemente, hemos aprendido que, con la ayuda adecuada, el sistema inmunitario puede ser capaz de ralentizar ese proceso

Doctora Rachel Ambler

Ambler añade que ha sido precisamente ese principio en el que se han basado para desarrollar un conjunto de vacunas capaces de suscitar una respuesta inmune contra la mayoría de mutaciones del gen.

PRUEBAS EN RATONES

nuevo-organo-cuerpo-humano-glandula-saliba

Descubren lo que sería un nuevo órgano en el cuerpo humano

Leer más

Hasta ahora las pruebas dan buenas señales. En los ratones con tumores, el 65% de los tratados con la vacuna seguían vivos 75 días después, en comparación con el 15% de aquellos que no la habían recibido.

En el caso de los ejemplares a los que se les indujo el crecimiento del tumor, los estudios dieron cuenta de que un 40% de los vacunados seguían libres del mismo 150 días después de, en comparación al 5% de los no vacunados.

Aun con todos estos avances, Ambler ha reconocido que este estudio tiene un largo camino por recorrer antes de que se pueda aplicar como tratamiento a los enfermos con cáncer.