Ciencia y Tecnologia

Coronavirus: La ciencia advierte que no usar mascarillas es un gran error

George Gao, experto que lideró la lucha contra el virus en China, cree que este es el principal error que ha llevado al colapso a varios países europeos.

mascarilla
Con el contagio comunitario, es prudente el uso de la mascarilla a todas horas.Christian Vinueza

Hasta ahora, la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, continúan asegurando que las mascarillas no necesariamente protegen a las personas sanas de infectarse con coronavirus mientras realizan sus tareas cotidianas.

FILAS PARA ENTRAR A L (31514984)

Coronavirus en Ecuador: Los casos confirmados pasaron la barrera de los 3.000

Leer más

SIGUE EL MINUTO A MINUTO DEL AVANCE DEL CORONAVIRUS EN ECUADOR Y EL MUNDO.

Sin embargo, esta premisa no la comparte el experto que lideró la respuesta de China al coronavirus, George Gao, quién aseguró el pasado 29 de marzo que no implementar el uso generalizado de máscaras como método de protección contra el virus es un “gran error”.

Gao, quien continúa siendo un investigador en activo, supervisa actualmente a un total de 2.000 trabajadores sanitarios, una quinta parte del personal de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Durante el mes de enero, formó parte del equipo que realizó el primer aislamiento por SARS-COV-2 y gracias a las investigaciones que ha realizado el equipo que dirige, se han aportado claves importantes a nivel internacional, incluso para la OMS, que ha escrito un informe fundamental basándose en los resultados de las investigaciones de estos científicos.

"El gran error de los Estados Unidos y Europa, en mi opinión, es que las personas no usan máscaras. Este virus se transmite por gotitas y contacto cercano. Las gotas juegan un papel muy importante: tienes que usar una máscara, porque cuando hablas, siempre salen gotas de tu boca. Muchas personas tienen infecciones asintomáticas o presintomáticas. Si usan máscaras faciales, puede evitar que las gotas que transportan el virus escapen e infecten a otros”, aseguró en una entrevista publicada en Science.

Contrarios a la idea que manejan las entidades internacionales de salud, varios estudios han demostrado que las personas sanas, especialmente aquellas que no pueden evitar la interacción cercana con otros, deben comenzar a usar máscaras con más frecuencia. Y esto se converge con otros estudios que hallaron que podría haber más casos asintomáticos de los que se conocían al principio de la pandemia.

Para el científico especializado en inmunología y virología, el uso de máscaras debería ser acompañado por otras medidas, como la instalación de termómetros en los accesos a lugares públicos, para que las personas con fiebre alta puedan ser detectadas tempranamente, y el aislamiento de las personas infectadas en grandes instalaciones.

Solo es posible controlar COVID-19 si se puede eliminar la fuente de la infección. Es por eso que construimos hospitales modulares y transformamos estadios en hospitales.

George Gao

El experto, quien también participó en la comisión conjunta de la Organización Mundial de la Salud (OMS), confirmó que el distanciamiento social, el aislamiento de casos positivos y de sus contactos cercanos, la suspensión de las reuniones públicas y la restricción del movimiento mediante cuarentena masivas son las medidas que todos los países deberían adoptar para neutralizar la propagación del COVID-19, algo que China logró por primera vez semanas atrás.

EUdh-WNXsAcc1If

Coronavirus: unas gafas inteligentes permiten detectar contagios en China

Leer más

El New York Times detalla que los estudios sobre las pandemias de gripe han demostrado que cuando no se dispone de mascarillas N95 de alto grado, las mascarillas quirúrgicas comunes protegen un poco más a las personas que no usan mascarillas en absoluto. Y cuando se combinan con la higiene de las manos, ayudan a reducir la transmisión de infecciones.

Estos datos son congruentes con lo sucedido en 2003 durante el brote de SARS, ya que los investigadores encontraron que lavarse las manos más de 10 veces al día era 55% efectivo para detener la transmisión del virus, mientras que usar una máscara era, en realidad, más efectivo, en alrededor del 68%. El uso de guantes ofrecía aproximadamente la misma protección que el lavado frecuente de manos, y la combinación de todas las medidas aumentaba la eficacia al 91%.