Buenavida

Weya, el orgullo de la moda hecha en Ecuador y Latinoamérica

La primera edición tuvo 37 proyectos de artesanos y diseñadores ecuatorianos. También hubo foros de exponentes internacionales.  

Primera edición de weyas
Estos son algunos de los diseños que se presentaron ese día.Joffre Flores y Cortesía

No fue solo un evento, sino un movimiento hacia una moda consciente y un futuro sostenible. Así se presentó Weya en su primera edición celebrada en Guayaquil, donde la gente apasionada e involucrada con la moda, sustentabilidad y cultura se dieron cita por dos días para no solo hacerle honor a lo hecho a nivel local, sino también para seguir educándose a través de conferencias y talleres.

“Estamos escribiendo un nuevo capítulo en la historia de la moda ecuatoriana, uno que honra nuestras raíces y abraza el futuro”, destacó Bianca Dager, CEO de Weya.

El proyecto fue parte de la organización Premios Verdes, de ahí que entre sus objetivos está también hacer una oda a la sostenibilidad. Esto se reflejó en los 37 proyectos que se expusieron, en los que destacaron los diseños hechos con hilado a mano, ya sea en alpaca, paja toquilla o planta de banano, además de accesorios con concha de nácar, productos reciclados y materiales nobles, como un compromiso no solo con el medio ambiente sino con la calidad y la sociedad ecuatoriana.

cinturón schiaparelli

Cinturones para darle forma al cuerpo

Leer más

SEMANA dialogó con importantes exponentes internacionales que asistieron a esta cita, entre ellos José Forteza, editor sénior de la revista Vogue México y Latinoamérica, así como Valentina Suárez, de Universo Mola. Ellos compartieron ideas respecto al tema, hacia dónde debe ir el consumo de la mujer latina, identidad y el papel de las revistas al narrar moda.

A partir del proceso de convocatorias se realizó un desfile.

Los trajes fueron trabajados con materiales nobles y eran conceptuales, con el fin de concienciar sobre la versatilidad y las posibilidades de diseño desde la sostenibilidad. 

  • Hay que producir local y pensar regional - José Fortaleza Editor Sénior de Vogue México y Latinoamérica

Está claro que las revistas venden aspiraciones. En la actualidad, ¿cuál es el nuevo lujo que debemos narrar?

Tenemos que ir a nuestros artesanos y rescatar su trabajo, sus técnicas ancestrales, patronajes, colores, signos. Eso está pasando en otros sitios y aquí también debe pasar. Cuando una marca se percata de cuánto la nutre mirar a América Latina debe sentirse orgullosa. Y si no lo hace, se lo está perdiendo.

Danna Villacrés

Danna Villacrés: “La moda es un plus para empezar bien el día”

Leer más

¿Es tomar como ejemplo lo que Vogue logró con las portadas de Yalitza Aparicio?

Me alegro que la menciones. A Yalitza se la integró en todo un concepto y mensaje importantísimo de moda latinoamericana y de intención de sostenibilidad en buenas prácticas para las tejedoras. Y bajo ese eje hemos sacado otro montón de portadas con el fin de que se consuma lo que se hace en la región. La clave es producir local y pensar regional.

¿Lo que hagan los medios les sirve de ejemplo a los influencers?

Muchísimo, porque se los educa y se hace que consuman lo latinoamericano. Hay una diferencia entre influencer y creador de contenidos. El ser influencer es tan falsificable, porque los likes se pueden comprar. A mí lo que me importa es el buen contenido, y así aunque lo vea un seguidor, se va logrando el cambio. 

  • La moda sostenible no es cara es justa - Valentina Suárez, directora y cofundadora de Universo Mola

¿Cuál es su visión sobre el consumo de moda en la mujer latina?

Aún hay mucho trabajo por hacer para cambiar los hábitos de consumo, pues la mayoría tiende más hacia el modelo de compra de Estados Unidos. Esto se debe al precio y la influencia de las tendencias. Y es ahí donde debemos crear conciencia. Si se compra una prenda de 5 o 10 dólares todos los fines de semana durante un año, a final de cuentas esto les va a salir más caro por no invertir en un diseño trabajado por una marca sustentable que trabaja con calidad y materiales nobles que no perjudican la piel. La moda sostenible no es cara, es justa.

Alexandra de V

Alexandra de V: historia, arte y lujo en cada pieza

Leer más

La clave es consumir no solo diseños locales sino latinoamericanos.

Pienso que sí, porque tenemos una diversidad interesante. De pronto si tu estilo no está vinculado a lo propio que tienes a tu alrededor, te puedes conectar con algo que está pasando en otros países de la región. Uruguay, Argentina o Chile, por ejemplo, son muy buenos produciendo lana, pero no producen lino, que es algo que en Ecuador y otros países tropicales sí hay. Es cuestión de conectarnos. Hoy los diseñadores tienen Instagram, e-commerce (ventas online), showroom.

Muchos no miran lo local por el pensamiento errado de ‘lo de afuera es mejor’. ¿Cómo cambiar esa mentalidad?

No somos peores que Europa o Estados Unidos. Al contrario, tenemos que sentirnos orgullosos de los diseños latinoamericanos. Yo lo hago todos los días. Hoy estoy vestida con prendas de Perú, Colombia y Ecuador.

¿Quieres acceder a todo el contenido de calidad sin límites? ¡SUSCRÍBETE AQUÍ!