Salud

La ortorexia, o manía por comer muy sano, perjudicial para la salud

Prescindir de ciertos alimentos en la dieta, ricos en nutrientes, puede derivar en graves problemas como la anemia y desnutrición.

Las frutas y verduras son parte de una alimentación sana
Las frutas y verduras son parte de una alimentación sana.Pixabay

Practicar una dieta saludable en esta y todas las etapas de la vida es lo ideal. Para lograrlo, muchas personas se esmeran en incluir los alimentos necesarios para un correcto funcionamiento del organismo. Sin embargo, hay quienes en la búsqueda de ese afán, se extralimitan poniendo en riesgo la salud.

Tratan de ingerir solo comida orgánica, vegetal, que durante su cultivo no se haya utilizado fertilizantes, sin conservantes ni grasas saturadas. De esto se trata la ortorexia, un trastorno obsesivo que se caracteriza por comer estrictamente sano, "situacion que puede conducir al desequilibrio nutricional y a la aparición de muchas enfermedades", afirma la doctora Narcisa Zambrano.

Un trastorno que según la OMS lo padece el 27% de la población mundial y que en Ecuador aún los casos son esporádicos. Se observa más en veganos, macrobióticos o quienes padecen o han padecido enfermedades crónicas como obesidad, anorexia y cáncer.

El diagnóstico de esta afección es difícil, ya que se podría estar ante un cuadro así y atribuir el comportamiento del paciente a su esmero por cuidar su salud, explica la especialista en nutrición.

Un mal progresivo y silencioso

Hortalizas y verduras
En una dieta equilibrada, se debe incluir tres raciones diarias de legumbres y frutas.Pixabay

El médico estadounidense Steven Bratman en su libro Health food junkies, relata las vivencias de haber padecido los efectos de una dieta severa. Él fue quien en 1997 acuñó el término ortorexia, de orthos correcto, y orexias, apetito.

El galeno americano la define como una enfermedad progresiva y silenciosa de la que es difícil salir. Así, la persona puede empezar disminuyendo la ingesta de carnes rojas, huevos, lácteos y grasas y cada dia ir aumentando el listado de lo que considera no saludable, y preferir alimentos ecológicos (sin conservantes ni preservantes) y de ser posible importados y aunque evitar los productos procesados o ricos en grasas es una decisión respetable, tampoco se puede llegar al extremo enfermizo de querer controlarlo todo.

Los ortoréxicos dejan de comer carne de res o lácteos por miedo a los antibióticos que inyectan al ganado, evitan la carne de pollo por temor a las hormonas o dejan de ingerir frutas y verduras porque durante su cultivo les agregaron pesticidas. "Llegan al extremo de no querer comer en restaurantes o asistir a reuniones sociales,  prefieren elaborar y preparar en casa sus propios menús".

Desequilibrio corporal

Evitar la ingesta de alimentos que son imprescindibles consumir en la dieta diaria puede afectar al organismo y provocar anemia, desnutrición y deficiencia o excesos de vitaminas, minerales y oligoelementos.

El consumo de de grasas, por ejemplo - dice Zambrano- es importante para el adecuado funcionamiento y desarrollo de los sistemas, son parte de la estructura celular e imprescindibles para la absorción de las vitaminas liposolubles A, D, E, K. Pero al carecer de reservas adecuadas los niveles de colestrol bueno (HDL) van a bajar y aumentar el riesgo de enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares".

Zambrano enfatiza que no se trata de prescindir de las grasas sino de elegir las mejores, como son las provenientes de los ácidos grasos Omega 3 que se hallan en el pescado, aceite de oliva extra virgen y aguacate "y evitar las grasas saturadas y trans que se encuentran en las frituras, aperitivos y snacks salados".

De las carnes, destaca su contenido de proteínas que son de mejor calidad que las legumbres, y de hierro, mineral esencial para evitar la anemia; así como de vitaminas del complejo B que ayudan al buen funcionamiento del sistema nervioso. Se las debe consumir en porciones adecuadas una o dos veces por semana.

Al prescindir de ciertos alimentos en la dieta, se puede estar privando al cuerpo de numerosos nutrientes y vitaminas que derive en problemas de salud como la anemia o desnutrición. También puede llevar a padecer ansiedad, depresión o trastornos obsesivos.

Dra. Narcisa Zambrano

Los bajos niveles de calcio pueden derivar en huesos débiles y provocar osteopenia u osteoporosis. En estas condiciones, el organismo obtiene de los huesos la demanda de este mineral, enfatiza.

¿Qué hacer?

Para un adecuado tratamiento de la ortorexia, el primer paso consiste en incluir un estudio psicológico y control nutricional. Una dieta equilibrada que se adapte a las necesidades de cada persona. Requiere del aporte de grasas 30%, proteínas 15 % y carbohidratos, 50 a 55%, además de vitaminas y oligoelementos.