Salud

¿Tiene dificultad para ingerir los alimentos? Puede ser Acalasia

También puede experimentar reflujo, dolor de pecho y pérdida de peso. La acalasia de puede tratar con cirugía o terapia endoscópica poco invasiva.

Si la sensación de no poder tragar bien los alimentos es frecuente, consulte con su médico.
La acalasiaPixabay

¿Experimenta dificultad para ingerir los alimentos, al punto que siente que se le regresan, dolor en el pecho o una presión como si tuviera retenido algo? Además, ¿ha empezado a perder peso? Lo más seguro es que tenga un ‘bloqueo’ en el esófago causado por la acalasia, enfermedad que hace que el esófago pierda su capacidad de mover la comida hacia el estómago por la falta de peristaltismo (o contracciones del tubo digestivo) o porque el esfínter está muy rígido.

Puede ser genética u originada por otra afección de origen bacteriano como lo es el mal de Chagas.

El diagnóstico 

Se realiza con una Manometría esofágica, que consiste en pasar una sonda delgada y sensible a la presión a través de la nariz, el esófago hasta llegar al estómago. Posteriormente, se la hala nuevamente hacia el esófago. En ese momento, se le pide al paciente que trague para medir la presión de las contracciones musculares a lo largo de varias secciones de la sonda que se retira después de completar las pruebas.

Un diagnóstico inadecuado puede retrasar el tratamiento, al confundirla con otras enfermedades con sintomatologías similares, como el reflujo gastroesofágico.

Con anestesia local

El examen, que se hace bajo anestesia local y demora una hora, también permite conocer si el paciente presenta patologías como el reflujo gástrico, hipotonías del esfínter esofágico, hernia de hiato, entre otras", refiere el doctor Fernando Jurado, especialista en Gastroenterología y Motilidad Digestiva de Endoscopy Net.

¿Cómo tratarla? 

Con cirugía o terapia mínimamente invasiva como la Miotomía endoscópica por vía oral (POEM), técnica japonesa que mediante un endoscopio que se introduce por la boca, crea un túnel a través de la pared del esófago para cortar su musculatura y así permitir que los pacientes con acalasia puedan deglutir con facilidad y sin malestar, explica el doctor Carlos Robles Medranda, director del Instituto Ecuatoriano de Enfermedades Digestivas (IECED).