El cáncer de colon acecha a los jóvenes

  Salud

El cáncer de colon acecha a los jóvenes

Conozca la importancia de detectar a tiempo esta enfermedad que ha aumentado su incidencia en pacientes de 30 años en adelante.

shutterstock_2105491610
Considerar hacerse un control de su salud digestiva puede ayudar a detectar cáncer de colonShutterstock

Siempre se pensó que el cáncer de colon era una enfermedad que solo afectaba a personas mayores de 50 años. Sin embargo, los hábitos alimentarios, la genética, el estrés y otros factores han hecho que cada vez más jóvenes tengan que enfrentarse a este diagnóstico.

Debido a esta creencia, si un paciente era joven y presentaba síntomas digestivos frecuentes, se asumía que no estaban relacionados con este tipo de cáncer y no se prescribían los estudios correspondientes para este caso.

Por eso, y porque la detección temprana ofrece una oportunidad de supervivencia, el Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Enfermedades Digestivas Gastrodiagnóstica, impulsa una campaña sobre la importancia de la prevención del cáncer de colon.

En entrevista con SEMANA, Irene Moreno, médico general con diplomado en ecografía y parte del multidisciplinario equipo de Gastrodiagnóstica, explica por qué es vital que cuando se presenten los primeros síntomas se debe tener en la mira esta enfermedad.

El precursor del cáncer de colon en la mayoría de las ocasiones es un pólipo. Hace 10 años en Latinoamérica y sobre todo en Ecuador era difícil detectarlo y recién a los 50 años una persona pensaba en hacerse valorar de un médico gastroenterólogo. Lastimosamente en la actualidad, según los últimos estudios, hay pacientes de 30 años con este tipo de cáncer”, afirma la profesional.

Primeras señales

Los expertos aconsejan buscar atención médica tan pronto como haya indicios de que puede haber problemas digestivos como dolor abdominal y cambios en la digestión (diarrea, estreñimiento, gases, tenesmo y reflujo) son los primeros signos de alarma. El tratamiento oportuno ofrece resultados beneficiosos. 

 

Evaluamos la frecuencia con que va al baño, cómo son sus deposiciones; por ejemplo, antes iba mucho al baño y ahora se estriñe o viceversa, la coloración de las heces, entre otros

Doctora Irene Moreno

Más adelante, cuando ya existe pérdida de peso sin razón aparente, ahí ya se puede sospechar de un cáncer más avanzado.

Explica Moreno que lamentablemente algunos pacientes fallecen porque a pesar de acudir a médicos y especialidades, no fueron sometidos a un tacto rectal o una colonoscopia para diagnosticar un posible tumor

Detección y tratamiento

Cuando el médico prescribe una colonoscopia, el paciente puede sentir cierto miedo. Sin embargo, la galena insiste en que no hay que preocuparse porque no causa molestias y es, en cambio, una herramienta importante para disipar o confirmar las sospechas de que algo está mal.

“Usamos la cámara de colonoscopia (para observar el interior del colon y del recto), y así examinar y analizar los pólipos, que son una expansión de las células comunes que se ven en el cuerpo (en este caso, el colon). Luego tomamos muestras de esta neoplasia y la enviamos al patólogo quien hará una biopsia”, precisa.

De esta manera, se conoce si se trata de cáncer y su estadio. "De ser necesario, en la misma semana se consulta a nuestro cirujano experto en cirugía digestiva y cáncer digestivo, se extirpa la parte afectada y se acompaña con radioterapia o quimioterapia”.

Así Gastrodiagnóstica hace honor a su lema “Aquí en familia, te tratamos como familia”.
WhatsApp Image 2022-06-29 at 2.05.24 PM
El cirujano Ángel Moreno Briones y el doctor Carlos Santana Palma son parte del equipo de Gastrodiagnóstica.CORTESIA

La dieta es clave

Mantener buenos hábitos de alimentación es fundamental para prevenir el cáncer de colon. A la hora de comer, los latinoamericanos abusan de grasas y azúcares, así como la mezcla de muchos ingredientes y condimentos para hacer comidas copiosas que, a corto o largo plazo, pueden desencadenar problemas de obesidad y digestivos.

“Hace poco tuvimos dos pacientes, uno de 34 y otro de 32. El primero fue examinado cuando ya era demasiado tarde, él tenía obesidad y malos hábitos alimenticios, presentaba diarrea y cuando el doctor, en emergencias, le hizo un tacto rectal lo primero que palpó fue una masa. Mientras que el segundo, con la misma sintomatología, pudo ser operado y está con buen pronóstico”.

Una dieta más saludable, con menos alimentos procesados, sin consumir alcohol ni tabaco, complementada con un adecuado manejo del estrés, proporcionan una mejor calidad de vida y ayudan a la prevención de este tipo de cáncer.