¿Regresar o romper? La encrucijada tras una infidelidad

  Buenavida

¿Regresar o romper? La encrucijada tras una infidelidad

Cada relación es un mundo totalmente distinto, pero lo importante al tomar esta decisión es que prime el amor propio y la salud mental.

infidelidad
es necesario que en el proceso del enamoramiento y antes de iniciar una relación, las parejas conozcan sus conceptos sobre el amor.Shutterstock

Una semana antes de su cumpleaños, Ibeth (26) descubrió que su entonces novio, con quien llevaba más de tres años juntos, la había engañado al tener relaciones sexuales con una compañera de la universidad. Él ya llevaba varios meses con un comportamiento inusual (no usaba el teléfono frente a ella y salía con sus amigos a escondidas), pero ella se enteró de la infidelidad porque la otra chica la contactó para contarle lo que pasaba. “Comprobé que todo era verdad y al instante decidí terminar la relación porque sabía que si me engañó una vez, lo volvería a hacer después”, dice.

Al igual que ella, Carlos (48) supo que su esposa coqueteaba con un compañero del trabajo porque un día en casa leyó varios mensajes en el celular de ella que lo confirmaban. Sin embargo, como ambos tienen dos hijos pequeños, decidieron que iban a intentar dejar eso en el pasado y tras varios meses de terapia de pareja, lograron salvar su matrimonio.

Aunque en ambos casos hubo adulterio, ¿qué fue lo que influyó para que cada uno tomara una decisión totalmente distinta? No existe una única respuesta a esta duda.

Según la psicóloga Leonor Díaz, todo depende del concepto que cada persona haya construido acerca de esta acción: “Mientras que para unas personas ser infiel puede ser exclusivamente un acto que involucre las relaciones sexuales, para otras puede bastar con que exista coqueteo o conversaciones amorosas”.

Por eso, la experta explica que es necesario que en el proceso del enamoramiento y antes de iniciar una relación, las parejas conozcan sus conceptos sobre el amor, sus valores y qué es la fidelidad para cada uno.

Engañar, ¿por qué?

Pueden existir diversos motivos por los que una persona decide engañar a su pareja, pero hay algo a lo que la experta le da mucha importancia: el ambiente familiar y el tipo de crianza que se recibe. “Lo que los niños ven en los adultos que los rodean va a afectar en lo que creen que está bien o está mal”.

Sin embargo, aunque algunos sí repiten estos patrones, esto no significa que todo hijo que vea a uno de sus padres ser infiel va a serlo también en su adultez. “Muchas veces es todo lo contrario, porque han visto cómo su familia sufrió y no quieren ser los causantes de ese dolor. También puede ser que el hijo que vivió en un hogar con este tipo de engaños a largo plazo, busque como pareja a alguien infiel, porque aprendió ese concepto del amor de sus cuidadores primarios”, sostiene Díaz.

Niño con discapacidad

5 recomendaciones para padres con hijos con discapacidad

Leer más

Y usted, ¿acaba de descubrir que su pareja le ha sido infiel y duda si volver o no con él o ella? Les presentamos dos posiciones contrarias sobre si dar o no una nueva oportunidad. Léalas, porque al final, solo usted decide.

En debate

  • Leonor Díaz: “La terapia puede ayudar a manejar este problema”

“Existen parejas que superan la infidelidad, siempre que ambos hagan un trabajo en conjunto. Es difícil y toma tiempo, pero no es imposible. Primero, la persona que cometió el error debe tener conciencia de lo ocurrido, cortar totalmente el nexo con su amante y jamás volverlo a hacer. Es clave que exista un cambio de comportamiento. El arrepentimiento, el amor y la empatía deben primar para reconstruir poco a poco la confianza.

Luego, quien fue engañado debe ser capaz de perdonar completamente y soltar el pasado. El proceso es doloroso y volver a confiar es lo más complicado, porque existe el riesgo de ser controlador o revisar las cosas del otro. Replantearse: ¿realmente quiero estar en esta relación? Nunca la relación va a ser igual, pero el objetivo es que no sea así porque si hubo una infidelidad es porque había algo que no estaba bien y se debe arreglar. En estos casos, lo recomendable es ir a terapia de pareja, porque el terapeuta los va a ayudar a comunicarse mejor en un espacio neutro y podrán dialogar de temas que son difíciles de afrontar a nivel emocional o físico”. 

Leonor Díaz es psicóloga clínica, educadora de familias y parejas

  • Valeria Ortiz: “Es mejor la soltería a estar en un lugar en el que se hace daño”

“Lamentablemente se ha perdido mucho el aprecio por la fidelidad, el compromiso y la exclusividad. No se debe seguir en una relación en la que hubo infidelidad si se encuentra en un ambiente tóxico, no es respetado o no se siente amado. Esto no significa que esté siendo egoísta al no volver con su pareja. Cada uno está llamado a ser feliz, sentirse cuidado, protegido. Y si eso no se da en la relación, el amor propio debe predominar.

Las personas a veces se mantienen en relaciones largas y de infidelidad por costumbre, conformismo, porque piensan que no pueden botar a la basura el tiempo con el otro o porque creen que no son dignos de un amor sano y pleno. No tenga miedo a estar solo, al pensar que nunca va a encontrar a nadie más. Es preferible la soltería a estar en un lugar en el que se hace daño. Probablemente puede pasar un tiempo triste, pero debe recordar que antes también podía estar feliz sin sentir angustia por lo que el otro hacía. Eso sí, en todos los casos, es necesario perdonar por el bien de la salud mental de quien sufrió el engaño; porque de lo contrario, siempre estaría en constante venganza o pasaría enojado. Esto no significa que vaya a existir una reconciliación”.

Valeria Ortíz es psicóloga clínica, maestrante en Matrimonio y Familia

En cifras

  • 60 % de los latinos aceptan haber sido infieles al menos una vez.(Fuente: Tendencias Digitales).
  • 10,5 % de ecuatorianos admitieron haber engañado durante un noviazgo o el matrimonio. (Fuente: Tendencias Digitales).
  • 20 % de los hombres y el 13 % de mujeres confiesan haber tenido relaciones sexuales con otra persona que no sea su pareja. (Fuente: Universidad de Chicago).