Regalos para divertirse y aprender

  Buenavida

Regalos para divertirse y aprender

¿Aún no sabe que obsequiar a los más pequeños de la casa? Conozca cuáles son las mejores opciones que incentivan su desarrollo integral.

Regalos
Regalos para niños según su edad.shutterstock

Navidad es una de las celebraciones más esperadas por la mayoría de niños porque tienen la oportunidad de disfrutar más tiempo con sus seres queridos y por supuesto, jugar con los regalos que recibirán a media noche. Sobre estos últimos, la psicóloga Belén Sucre comenta que los obsequios generan un gran impacto en la forma en que se comunican con su comunidad porque interactúan con ellos durante mucho tiempo.

Por eso, Sucre recalca que es importante que “los padres tomen en consideración no solamente los regalos que ellos escriben en la lista a Papa Noel, sino también poder darles juguetes acordes a su edad para que los ayude a un buen desarrollo físico, mental, emocional e intelectual”.

Opciones

La psicopedagoga Sara Joutteaux, menciona los mejores regalos dependiendo de la edad de los pequeños:

  • Un año: son ideales los juguetes que los incentive a gatear o dar sus primeros pasos. Los carritos u otros artículos de arrastre y empuje incentiva a que los niños quieran seguirlos.
  • De dos a tres años: Los rompecabezas y los juegos de embonar ayudan a desarrollar las habilidades óculo manuales y a trabajar con la coordinación de sus manos. Los cuentos ayudan a que comiencen a activar su imaginación También regale artículos que potencien sus habilidades artísticas como la plastilina, crayolas, pinturas o tizas.
  • De cuatro a cinco años: Los juguetes más complejos como los legos, cubos o la construcción de torres fomentan la coordinación motriz, la flexibilidad de pensamiento, la atención y la memoria.
  • Mayores de seis años: Van bien los obsequios más lúdicos que les permitan trabajar en equipo e incrementar la interacción social y ubicación en el espacio. Los juegos de mesa de estrategia (como el jenga o cartas) son algunas de las opciones, recalca Sara Joutteaux, especialista en estimulación temprana y educación.

Debe saber

  • Los artículos deportivos (como pelotas, bicicletas o patines) son una opción perfecta para que los niños ejerciten, mejoren la coordinación, las habilidades psicomotrices y estimulen los músculos de todo el cuerpo.
  • Sin estereotipos. Los juegos de imitación (como ser chef, científico, doctor o constructor) no tienen género. Niños y niñas pueden jugar de la misma forma con cualquiera de ellos.
  • Evite los juguetes que estimulen la violencia como las armas, bombas o balines.
  • No es necesario gastar mucho dinero para que sea un buen regalo. Pueden hacer juntos una manualidad, pintar o un experimento casero.

Mujer en estado de serenidad

Detox mental

Leer más

¿Y la tecnología?

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los niños menores de un año no estén expuestos a ningún tipo de dispositivo electrónico, y entre los dos a los cinco años, podrían usarlos no más de una hora al día. Sin embargo, la psicóloga Sucre recomienda no regalar ningún dispositivo tecnológico, por lo menos, hasta los 12 años.

Los menores provienen de una era tecnológica y aislarlos también sería contraproducente. Eso sí, es necesario que los padres establezcan normas de uso. Determine los horarios y las aplicaciones permitidas. “Estar todo el tiempo frente a las pantallas, hace que se aíslen y no desean tener un contacto con el mundo exterior. Esto puede ocasionar que los niños ya no interactúen, se comuniquen, o no le den importancia a las reuniones familiares”, añade Sucre.

Regalos emocionales

Este término hace referencia a aquellos presentes “que perduran en el tiempo y en el pensamiento de quien los recibe al ser una experiencia que compartieron con sus seres queridos”, dice Sucre. Hay un sinfín de experiencias que permiten la interacción de los pequeños con sus padres de forma positiva como visitar un zoológico, conocer un museo, acampar, escalar, ir a la playa o visitar la cancha del equipo favorito. “Es importante que los niños sientan que los padres se interesan por ellos. Darles la oportunidad de hacer algo nuevo sirve para desarrollar su autoestima, formar el carácter y aumentar su afectividad”, añade.