Buenavida

Mente positiva: Tres simples pasos hacia la madurez

Crecer es, en parte, tratarnos con más amor propio. 'Se llega a la adultez cuando puedes tratarte como un padre trata a su hijo'.

Crecer no es solo envejecer. Es querernos y querer a los demás.
Crecer no es solo envejecer. Es querernos y querer a los demás.pixabay

¿Qué significa ser adulto? ¿Cuándo maduraste? ¿Ya lo hiciste? A mi criterio no se trata de la edad o de las canas, aunque los años si juegan un papel importante. Madurar y llegar a la adultez son procesos lentos pero satisfactorios y beneficiosos. Hoy quiero contarte tres factores que yo considero parte de ser un adulto.

El primero surge de una reflexión del filósofo Séneca. Él consideraba que aprender a callar es uno de los pasos claves para ser sabio, o en este caso, adulto. En la adolescencia creemos que gritar y expresar nuestra insatisfacción nos hacía diferentes. Lucíamos mayores en nuestra cabeza. Con el paso de los años podemos constatar que eso no es verdad.

La evolución del ser humano no solo es física. Mental y emocionalmente también hay cambios.

Mente positiva: Tienes derecho a cambiar de opinión

Leer más

No es más adulto el que más habla. Es más, el silencio puede ser más oportuno y preciso en varias situaciones. En una pelea, por ejemplo, aunque a simple vista no parezca, el que calla puede salir victorioso por el simple hecho de no hablar con la 'cabeza caliente'.

En más de una ocasión notarás que guardar silencio es lo ideal para el momento. También identificarás cuando es necesario que tu voz se escuche. No se trata de hablar por hablar sino de hacerlo cuando sea prudente, oportuno y adecuado. Recuerda a Séneca: 'A callar se aprende con los muchos males de la vida'.

Si callar parece complejo, el segundo punto de la adultez es aún más difícil: Dejar de buscar la perfección.

Vivimos en una sociedad obsesionada con la perfección. El Internet está lleno de personas que exhiben su perfecta apariencia y su perfecta vida. Todos sabemos que la mayoría de lo que se muestra no es real pero aún así buscamos ser perfectos.

Epicteto consideraba que la búsqueda excesiva de perfección era un enemigo para el desarrollo personal. No se trata de ser perfecto, se trata de ser feliz.

Hay pasos que ayudan a mantener una vida mejor enfocada.

Mente positiva: Cinco consejos para alcanzar una vida plena

Leer más

El último punto es una idea que escuché la semana pasada, un pensamiento que quiero compartir. 'Se llega a la adultez cuando puedes tratarte como un padre trata a su hijo'.

¿Qué quiere decir esa frase? Que debes tratarte con el mismo cariño, paciencia y disciplina con la que un padre amoroso trata su hijo. Con el cuidado que necesitas para sentirte querido por la persona más importante: tú.