Los mareos también pueden generarse por estrés y miedo

  Buenavida

Los mareos también pueden generarse por estrés y miedo

Aunque estos suelen ser síntomas de la enfermedad, a veces tienen un origen psíquico. Aplicar las técnicas de relajación permite alejar esta sensación

Mareos
Los mareos también pueden producirse por causas psicológicas.DPA

Sufrir mareos no es nada agradable: de repente parece que el suelo se hundiera bajo los pies y todo comienza a dar vueltas.

En ocasiones, estos episodios pueden durar horas y a veces incluso días. Otras veces duran apenas unos pocos segundos o minutos. En todo caso, dan bastante miedo.

De acuerdo con la Fundación Alemana del Cerebro, los mareos, que suelen manifestarse con una dificultad para caminar o mantenerse en pie y que suelen llegar acompañados de náuseas y problemas en la visión, son uno de los síntomas más frecuentes de enfermedad.

Sin embargo, su causa no es siempre orgánica, sino que puede tener un origen psíquico. En esos casos se habla de vértigo psicógeno, aunque algunos neurólogos, como el profesor alemán Frank Erbguth, prefieren catalogarlos como "mareos funcionales".

Mitocondrias

Identifican una de las claves de cómo el ejercicio protege del envejecimiento

Leer más

"La palabra 'psicógeno' sugiere que la persona afectada se imagina el mareo", afirma el director médico de la Clínica Universitaria de Neurología en Núremberg, Alemania, y presidente de la Fundación Alemana del Cerebro. Según aclara, estos mareos no tienen nada de imaginario.

El estrés y la depresión pueden ser los detonantes de mareos funcionales o persistentes. "Muchas de las personas con trastornos de ansiedad también sufren de ataques de mareos", explica el profesor Claas Lahmann, de la Sociedad Alemana de Medicina Psicosomática y Psicoterapia Médica (DGPM, por sus siglas en alemán).

Por otra parte, no todos los detalles de cómo se produce un mareo están lo suficientemente investigados. Una de las explicaciones para algunos ataques, pero no todos, es la siguiente: al parecer se produce un conflicto cuando no coinciden las informaciones que proporcionan los ojos y el sistema vestibular en el oído interno que controla el equilibrio, que convergen en el cerebro.

Muchas personas lo experimentan al andar en auto. Si el camino es muy sinuoso y como acompañante en el coche se está leyendo algo, es probable que se sientan mareos. Esto se debe a que el cerebro registra que el oído está informando acerca de movimientos. Sin embargo, los ojos, fijos en la página, proporcionan otro tipo de información. Estas señales contradictorias hacen que surja una sensación de mareo que puede estar acompañada de náuseas.

En el caso de los mareos funcionales también hay algo en la vida que no está en equilibrio. Los afectados pueden estar atravesando un conflicto emocional de peso, como por ejemplo la muerte de un familiar, una separación o situaciones de estrés. A esto pueden sumarse depresiones o trastornos de ansiedad.

Estos ataques suelen aparecer siempre en situaciones determinadas. Pueden surgir subiendo en un ascensor, cruzando una calle o puente o en la fila de espera para la caja del supermercado. Los afectados viven el mareo como algo tan amenazante que luego intentan evitar en lo posible la situación que lo causó.

Mujer con dolor en la muñeca

La artritis reumatoide es más frecuente en las mujeres

Leer más

"Esta postura de evitación hace que los afectados caigan cada vez más enuna introspección y se vuelvan aún más inseguros", dice Lahmann, director médico del departamento de Medicina Psicosomática y Psicoterapia de la Clínica Universitaria de Friburgo, en Alemania.

Su consejo es consultar cuanto antes con el médico en caso de sufrir mareos e investigar si estos tienen una causa orgánica.

Los mareos también pueden estar asociados a enfermedades del sistema vestibular del oído interno, como la enfermedad de Menière, o a la inflamación del nervio vestibular. A veces son un síntoma de presión arterial demasiado baja o alta o de arritmia cardíaca.

Determinados medicamentos o el alcohol también pueden causar mareos, que pueden manifestarse de distintas formas, como por ejemplo una sensación falsa de movimiento o de giro, aturdimiento o sensación de desmayo, inestabilidad o pérdida del equilibrio, o la sensación de estar atontado, con la cabeza pesada.

Si se descartan causas orgánicas y los mareos son funcionales, el primer paso es que el paciente tome consciencia de que, si bien le atemorizan, hay formas de contrarrestarlos fácilmente, de acuerdo con Frank Erbguth.

Algunas técnicas de relajación, como la relajación muscular progresiva de Jacobson y el entrenamiento autógeno, pueden ser de ayuda. Según el caso, también puede ser aconsejable tomar un antidepresivo.

La fisioterapia y moverse mucho al aire libre también sirven para combatir los mareos funcionales. "Es muy útil entrenar el equilibrio jugando", señala Claas Lahmann.

Algunos pequeños ejercicios pueden incorporarse fácilmente a la vida cotidiana, como cepillarse los dientes parado en un solo pie, por ejemplo, o ejercicios sacudiendo la cabeza.

Estos se realizan de la siguiente manera: sentado o de pie, y fijando la mirada en un punto, hay que inclinar la cabeza hacia delante y hacia atrás, y posteriormente girarla hacia la izquierda y hacia la derecha. La idea es comenzar con los movimientos lentamente al principio y luego ir aumentando la velocidad.

Cuidarse

Hacer varias cosas a la vez puede llevar al desasosiego

Leer más

Según Lahmann, es muy importante no evitar las situaciones en las que aparecen los mareos. Por el contrario, las personas afectadas deben enfrentarlas a conciencia.

Si hasta el momento se sufrían mareos al cruzar una plaza, por ejemplo, y se la evita desde entonces, es necesario atravesarla a conciencia, teniendo en claro que no hay ningún motivo objetivo para que uno empiece a sentir mareos.

La técnica puede no resultar exitosa de inmediato. Pero se puede seguir trabajando en ella o implementarla acompañado, por ejemplo, de una persona de confianza. Si aún así no se logra superarlo, puede ser aconsejable alguna terapia conductista.