Diakonía crece para llevar más alimentos a la comunidad

  Buenavida

Diakonía crece para llevar más alimentos a la comunidad

La organización ampliará sus instalaciones este año para mejorar su capacidad operativa. Implementará una nueva fase del programa Comidas calientes

Diakonía
En los meses más críticos de la pandemia de COVID-19, el equipo de Diakonía acudió a los sectores más vulnerables.Cortesía

En los meses más críticos de la pandemia, Diakonía se convirtió en una de las instituciones con la operación logística más grande de entrega de donaciones: benefició a 2,1 millones de personas, a quienes suministró casi 5 millones de kilos de alimentos.

La crisis sanitaria llevó a esta organización de ayuda social a gestar nuevas iniciativas con el apoyo de empresas. Decidió, para agilizar los procesos en un momento de restricciones, no entregar los alimentos a las organizaciones sociales sino directamente a las personas en las zonas afectadas. Llegó a estos sectores con el resguardo de las Fuerzas Armadas.

Tan importante fue su labor que instituciones como la Prefectura del Guayas, el Municipio de Guayaquil, el Club Rotario del Guayas, la Asociación Coordinadora del Voluntariado del Guayas (Acorvol) y la Cámara de Industrias de Guayaquil le entregaron reconocimientos.

Fundación

Fundación educativa innovó métodos para recaudar fondos

Leer más

Para este año sus planes son llevar más apoyo a las personas vulnerables, por ello se ampliarán y mejorarán sus instalaciones para aumentar así su capacidad operativa en la entrega y custodia de las donaciones.

María Delia García, miembro del Consejo Estratégico del Banco de Alimentos, cuenta que el año pasado se adicionó una bodega que ahora crecerá. Será para los productos no perecederos y habrá unas áreas destinadas a frutas y verduras, que, por el momento y desde que se inició la pandemia, no se están recogiendo. Se aspira volver a hacerlo este año.

Diakonía
El banco de alimentos se convirtió en el operador logístico de varias iniciativas.Cortesía

“Con la ampliación se espera poder maximizar nuestra ayuda a más fundaciones con un acopio preparado y diversificado”, explica. Para ello se implementarán nuevas áreas de guardado, distribución y recepción de donaciones.

Además, pondrán en marcha una nueva fase del programa social Comidas calientes, con el que se gestiona el rescate de los alimentos ya preparados en sitios como hoteles, restaurantes y patios de comida de centros comerciales, con lo que además se evita el desperdicio.

“Las comidas rescatadas, han sido de ayuda para más de 80.000 personas de escasos recursos, pertenecientes a la red de beneficiarios de Diakonía, parroquias de la Arquidiócesis de Guayaquil y agrupaciones sociales”, cuenta María Delia García. En este año esperan ampliar la gama de donantes.

Arte

Dibujos que se vuelven un desahogo frente a la violencia

Leer más

Entre los planes está además impulsar la creación de leyes en contra del desperdicio de alimentos, creando una sensibilización social y solidaria de los mismos y la instalación de un nuevo programa social de nutrición y mejoramiento de comedores en diferentes sectores de Guayaquil.

Labor

Diakonía funciona desde 2010 y su objetivo es recolectar alimentos de las diferentes empresas donantes para luego distribuirlos a más de 140 organizaciones de acción social.