Buenavida

Los coros de Guayaquil alzan sus voces en la pandemia

Ensayan a distancia a través de las pantallas de sus celulares o computadoras. Dos grupos subieron videos a las redes para animar a la población

Coro
Los directores aprovechan el uso de la tecnología para pulir las voces de los coristas.Cortesía

Los coros de la ciudad no han dejado de cantar. Sus voces se escuchan ahora a través de los celulares o de las computadoras. Se reúnen así, a distancia y en tiempo real y por estos días de la pandemia del coronavirus su trabajo incluye la grabación de videos para dar ánimo a la población.

Lo hacen los niños, quienes ponen a prueba su atención durante los ensayos virtuales, los jóvenes, los profesionales y también las personas de la tercera edad que hoy se conectan a través de apps de las que no habían escuchado antes y mucho menos probado.

Para los coristas y sus maestros esta es una experiencia diferente, en la que tratan de seguir alimentando sus voces aunque ahora lo hacen a distancia, a través de una pantalla y tratando de buscar la forma de lograr el mejor audio posible para los ensayos.

Danza

Las redes viven la fiesta de la danza

Leer más

En las redes ya comienzan a circular los frutos de ese trabajo. El coro de la Casa de la Cultura núcleo del Guayas lanzó el vídeo ‘América, América’ en el que se escuchan sus voces acompañadas de las imágenes de los 23 participantes y de coloridos paisajes del continente.

“Elegí este tema porque habla no solo de Ecuador sino de América entera, porque no somos solo pandemia, pues ‘Todo un inmenso jardín eso es América’, como dice la  letra de la canción”, indica Juan Carlos Urrutia, director del grupo.

No fue un trabajo sencillo. Hubo ensayos virtuales con los coristas a través de videollamadas, luego grabó un video con partitura y canto incluido para que los integrantes del grupo practicaran y de allí cada uno debía enviar la grabación en video y en audio hecha con sus celulares. Entonces pasaron al trabajo de edición para dar forma a esta producción que dura un poco más de tres minutos.

El coro ‘Cantahuarmi’ de la Universidad de Guayaquil y dirigido por Fernando Gil también publicó un video de algo más de dos minutos titulado ‘Yo vengo a ofrecer mi corazón’, que incluye un mensaje de amor y fe para los tiempos difíciles que atraviesa el país.

La maestra Astrid Achi es otra de las profesionales que ha logrado que las voces no dejen de escucharse. Lo hace con los coros de los municipios de Guayaquil y Samborondón en una tarea que requiere de mucha más concentración que cuando se hace de manera presencial. Dice que cuando se trabaja virtualmente, se necesita de mucha más disciplina. Los chicos deben estar atentos y además escuchar la participación de los otros miembros.

Es algo en lo que también trabaja Paulina Sánchez, del coro infanto-juvenil de la Casa de la Cultura núcleo del Guayas. Los ensayos se ejecutan en grupos y cuentan con el apoyo de los padres. “Ellos me ayudan grabando un video a los niños en los que cantan su parte y yo luego escucho y hago sugerencias”, cuenta.

maxyroy

Los músicos se reinventan en la crisis, darán shows a través de zoom por el Día de la madre

Leer más

Es una actividad que no ha parado pese a la pandemia, aunque se adapta a las circunstancias de aislamiento social y aseguran que está dando resultados. Es más, no quieren alterar las rutinas y por eso los ensayos se ejecutan en los mismos días y horarios que lo hacían cuando era presencial.

Estos son días en que pulen sus voces desde casa, ayudados por las apps de videollamadas y por la tecnología que permite a sus maestros corregirlos e incentivarlos.

Nuevos resultados se verán en videos que prometen subir a las redes para poner música a estos días y tratar de controlar un poco el estrés que se ha disparado desde la pandemia del COVID-19.

  • Audiciones

Durante este tiempo de aislamiento, algunos de los coros de la ciudad han estado en busca de nuevas voces y lo han hecho con la ayuda de la tecnología. Convocaron a las audiciones online.

IMG-20200430-WA0019
El coro de los jubilados se motiva cuando inicia la conexión para los ensayos.Cortesía

  • Con la ayuda de sus hijos o nietos se conectan para practicar

Muchos de ellos no habían intentado antes hacer una videollamada por WhatsApp, no sabían lo que era el Messenger y menos de qué se trataba Zoom. Pero hoy ellos se reúnen gracias a la tecnología y ponen a prueba sus voces. Son los integrantes del coro de jubilados del hospital Efrén Jurado, del IESS.

Su director, el doctor Christian Villacrés, se emociona al verlos tan alegres del otro lado de la pantalla, listos para los ensayos. “Cuando están en la pantalla y ven a sus amigos, les cambia la cara, se sienten más motivados”, cuenta.

Muchos necesitan de la ayuda de sus hijos o nietos para conectarse y hay quienes como Betty Yépez, de 82 años, que ya prometió “botar este vejestorio de teléfono y  comprar uno moderno para ver a los compañeros”. Igual de motivados están los otros integrantes del grupo.

Cuentacuentos (1)

Coronavirus en Ecuador: La Alianza Francesa propone sobrellevar el encierro con #CulturaDesdeCasa

Leer más

“Me estoy sintiendo insertado en la nueva tecnología. Ayuda a calmar la ansiedad ante tanta desgracia”, asegura Alberto Paredes, de 66 años.

Teresa de la Cadena reconoce que estos encuentros virtuales le hacen bien. Se ríe con los coristas y puede dialogar con ellos. “Quién sabe cuándo nos volveremos a ver cara a cara”, reflexiona y se alista para un nuevo ensayo en el que hay más de 15 miembros conectados.

Hemos creado videos virtuales para el público y vamos a continuar haciéndolo una vez al mes. Además trabajamos para levantar el espíritu de los coristas.

Juan Carlos Urrutia, director del coro de la Casa de la Cultura

Las clases dan también soporte psicológico porque en el encierro lo que más debemos cuidar es la salud mental de los educandos y saber cómo ocupan el tiempo.

Astrid Achi, directora de coros municipales

Nos conectamos a través de Zoom y hacemos los ensayos parciales dado que son 43 niños en el coro. Hemos también aumentado repertorio nuevo.

Paulina Sánchez, directora de coro infanto-jub