Buenavida

¿Somos compatibles? Una fórmula te ayuda a saberlo

Conocerla no te convertirá en el gurú del amor, pero sí te ayudará a elegir mejor y a tener una exitosa relación en todas las áreas de tu vida.

pareja
La clave está en conocer los temperamentos: el tuyo y el de la persona con la cual te relacionas.Archivo Shutterstock

Juan y Ana se conocieron por Internet. Conversaron por un mes, salieron, mas no hubo ese feeling para ir al siguiente paso: ser enamorados. Roberto y Cristina fueron pareja por seis meses, pero tampoco resultó. Fiorella y Carlos llevan un año juntos y están por casarse. Ana, Cristina y Fiorella son amigas. Se reunieron para ponerse al día y fue imposible no tocar el tema sentimental. Entre ellas se preguntan: ¿por qué unas relaciones funcionan y otras no? La respuesta quizá ya la conoces: porque no se escoge bien.

hands-4604066_1920

Entre el amor de pareja y la capacidad financiera

Leer más

Pero entérate que te puede ir mejor en las relaciones de pareja —trabajo, estudios, familia, amigos, vecinos— si realizas un test de temperamento, que se aplica con éxito en el ámbito laboral. Si a la hora de elegir a un trabajador se analiza su currículum y se le hacen pruebas, ¿por qué no implementarlo también con la pareja?, señala Samuel Merlano, psicólogo clínico, coach y orientador familiar.

A nivel empresarial también se identifican estos temperamentos, solo que se los llama de forma diferente: al colérico, hacedor; al flemático, diplomático; al sanguíneo, relacionista; y al melancólico, analítico. Todos pueden ejercer liderazgo.

Samuel Merlano, psicólogo clínico.

Según el experto, uno de los aspectos que más influyen en la forma en que nos comunicamos con los demás es el temperamento, con el que se nace y es hereditario. Hay cuatro tipos: colérico, sanguíneo, flemático y melancólico.

“Los dos primeros son extrovertidos (expresan lo que sienten y piensan) y los segundos son introvertidos (escuchan y analizan). El colérico se diferencia del sanguíneo porque es incansable, supertrabajador, mientras que en el otro prima el humor y la motivación. Uno se enfoca en laborar; el otro, en ser feliz. Es raro ver a un colérico pobre. Por lo general están en jefaturas o son dueños de empresas”.

El melancólico analiza todo, es muy autoexigente. Tiene varias fortalezas, pero sus debilidades lo perturban. El flemático es el típico buena gente, no se mete con nadie ni habla del resto, es tan paciente que cae en la lentitud.

Apps San Valentín

Apps para encender la llama en San Valentín

Leer más

“El flemático es la antítesis del colérico, quien es rápido, nunca te dice ‘por favor’ y todo lo pide para ayer. El flemático lo aguanta porque no se enoja con frecuencia. Aquí hay equilibrio entre los dos y podría darse un clic. Uno admira lo que tiene el otro y viceversa”.

Con el melancólico y el sanguíneo es igual: son opuestos y se complementan. Al primero le cuesta contentarse y el sanguíneo es muy motivador y se alegra por todo. El melancólico sabe escuchar y el otro habla bastante.

  • Por sus gestos los conoceréis...

Manifiesta el experto que ciertas expresiones del rostro pueden ayudarnos a reconocerlos. El colérico tiene la mirada firme, el ceño fruncido y es de aspecto serio. El flemático muestra cara de ángel, de buena gente. El melancólico es tipo nerd. Y el sanguíneo, muy sonreído.

También hay que considerar el carácter, que es lo que se aprende. Un colérico por naturaleza propia no sonríe, pero debido a la buena educación de sus padres mantendrá adecuadas relaciones con los demás. Y por el contrario, si no tuvo una acertada formación, jamás reconocerá sus errores y será descortés.

  • Test de temperamento adaptado

Desarrolla el siguiente test. Primero marca una sola cualidad de las cuatro opciones que te presentamos en cada numeral. La característica seleccionada debe estar relacionada con tu forma de ser, y la mayor puntuación que obtengas será tu temperamento dominante o primario, y el que le sigue es el secundario. En resumen, debes buscar al opuesto: si eres colérico te complementas con un flemático; y si eres sanguíneo, con el melancólico puedes congeniar.  

Spa en pareja

Conoce las mejores opciones de spa en pareja para San Valentín

Leer más