Buenavida

Cheat meal, un placer no tan culposo

La nutricionista Sussy Corral explica cómo incluir correctamente esta comida hipercalórica a su dieta semanal si desea bajar de peso.

Cheat meal
Cheat mealShutterstock

¿Alguna vez ha escuchado o leído sobre el ‘cheat meal’? Este término que en español significa comida trampa, hace referencia a una comida hipercalórica (muchas calorías) que rompe con un esquema nutricional hipocalórico (pocas calorías). Así lo explica la nutricionista Sussy Corral, quien indica que se recomienda principalmente para quienes desean bajar de peso o mantener su porcentaje de grasa corporal.

Beneficios

“Los cheat meal ayudan a que el organismo no pierda la costumbre de metabolizar alimentos con más grasa o azúcar; y pueden aportar con ciertos nutrientes que al final van a potenciar su avance nutricional y anímico”, dice Corral. Además, le permite darse un gustito extra semanalmente de su comida favorita que está fuera de su esquema saludable sin sentir culpa.

¿Qué hacer? La experta prefiere referirse a ese término como ‘comida premio’ para que las personas no sientan culpa al incluirla dentro de su alimentación. “Las primeras dos semanas en las que inicia un régimen alimenticio para perder peso no están permitidos los cheat meal porque entre 15 y 21 días es el tiempo en el que el cerebro se demora en formar un hábito y así, poder acostumbrarse a un estilo de vida saludable”, dice la experta.

Pasado ese tiempo, una vez a la semana puede incluir un ‘cheat meal’ (como una hamburguesa, pizza o porción de torta). Lo ideal es que debido a su alimentación sana el resto de días, haya aprendido a controlar su deseo por ingerir grandes cantidades de azúcar o grasa para que evitar el ‘efecto rebote’.

Pistachos, frutos secos ricos en Omega 3

Pistachos: para una buena salud visual, del corazón y el cerebro

Leer más

Sin extremos

Según Corral existen personas que “se mueren de hambre toda la semana para comerse el cheat meal entre sábado o domingo, lo cual puede ser perjudicial porque se puede desarrollar un trastorno de conducta alimentaria”.

Lo ideal es aprender a balancear la alimentación, principalmente con productos sanos. Para mejores resultados y prevalecer la salud se aconseja la guía de un nutricionista que elabore un plan alimenticio según las necesidades de cada persona. No es apto para quienes tienen enfermedades metabólicas.