Buenavida

¿El amor expira?

Hay parejas que, aunque saben que lo mejor es terminar una relación, se mantienen en ella por el miedo a la soledad, baja autoestima o costumbre.

psico
La relación de pareja tiene diferentes etapas a lo largo del tiempo.shutterstock

¿Está inmerso en una relación que no es del todo satisfactoria, ya no le emociona pasar tiempo junto a él o ella, hay conflictos y discusiones permanentemente, y sin embargo aun así continúa en ese círculo vicioso? Es el momento de que se cuestione si lo que siente es amor o miedo a la soledad.

Según la psicóloga clínica Salomé Cevallos, son diversas las razones que  impiden tomar la decisión de separarse. Una de las principales es el temor a quedarse solo, después de pasar varios años con quien creía era ‘el amor de su vida’. También influyen la baja autoestima, pues considera que no encontrará a alguien mejor, y la incertidumbre que le genera la idea de iniciar un nuevo romance con alguien totalmente desconocido, ¿para qué? si se siente cómodo con la rutina.

Otro factor que incide es haber crecido en un núcleo familiar donde sus padres tuvieron “un amor infinito”, y por eso busca replicarlo en su vida.

María Gracia León, psicóloga máster en Terapia de Pareja y Familia, señala que los hijos también son un motivo que hace que la pareja prefiera, pese a todo, mantener la relación, sin darse cuenta de que los exponen a un ambiente hostil en donde es evidente que no hay más amor. “Hay hijos felices con padres separados y hay hijos infelices con padres unidos”.

Cuándo es mejor terminar…

Antes de tomar la decisión final, Cevallos aconseja analizar si se encuentra satisfecho o no con su relación. Reconoce la experta que todas las parejas tienen problemas y se debe analizar si los momentos buenos predominan sobre los malos. Sugiere hacer una lista con 10 cosas positivas y 10 negativas sobre el otro. Si lo negativo predomina en el resultado, y todo intento para arreglar los problemas es rechazado por el otro (a), quizás lo más saludable sea que cada uno continúe su camino.

En casos de infidelidad recurrente y permisiva, y maltrato físico o psicológico la separación es lo más recomendable, dice León.

Niños

¡Los niños y las mentiras excesivas!

Leer más

Cuando la separación es un hecho, la experta recomienda ir a terapia para comenzar a desprenderse emocionalmente, poco a poco, del otro.

Nuevas oportunidades

Todos tienen derecho a rehacer su vida, y una ruptura no es una sentencia de que le irá mal con sus nuevas parejas. Ambas especialistas acentúan que “no hay que cerrarse al amor” y que se debe aprender de la experiencia. Mas, tampoco se debe culpar al otro si no funcionó, pues cada uno debe asumir su parte de responsabilidad.

Es importante fomentar el amor propio y aprender a autodescubrirse en la soltería. “Una pareja es un compañero que nos complementa, pero no nos pertenece ni viene a llenar algo que nos falta”, dice Cevallos. Muchas personas le tienen miedo a la soledad y por eso apenas acaban una relación inician otra, pero es necesario vivir el luto o duelo.

Padres ausentes

Padres presentes pero... ausentes emocionalmente

Leer más

Aprender a amar

La relación de pareja tiene diferentes etapas a lo largo del tiempo. La psicóloga León detalla que al inicio probablemente le puede gustar todo sobre la otra persona, “pero a medida que va pasando el tiempo, empiezan a haber desacuerdos que quizás nunca lleguen a solucionarse”. El amor no es estático, es una decisión, siempre se transforma y es normal que una pareja de casados por diez, veinte o más años no sienta la misma ilusión de cuando eran novios.

Una forma de afianzar los lazos es cambiar la rutina, compartir más actividades y enfocarse en eso por lo cual le tiene cariño y admiración. Reconozca directamente las cosas positivas que hace su pareja por usted, sus hijos o las demás personas. Recuerde qué lo enamoró, por qué se unieron y analice si aún continúa su proyecto de vida con él o ella. La esencia de quien al inicio amó está ahí.