Adiós a la hiperhidrosis axilar

  Buenavida

Adiós a la hiperhidrosis axilar

La sudoración excesiva tiene solución. Existen alternativas para los casos leves y graves.

Este hombre padece de sudoración excesiva
Sudar excesivamente puede causar problemas de comunicación en quien lo padece..Shutterstock

¿Le sucede con frecuencia que, más allá de las necesidades fisiológicas, suele sudar excesivamente en las palmas de las manos y a nivel axilar? Probablemente sufre de hiperhidrosis, afección que aparece, generalmente, por causa genética o antecedente familiar.

Si luego de ir al dermatólogo y probar con algún tratamiento tópico que ayude a inhibir la secreción sudoral (con cremas o sprays), aún no puede realizar sus actividades diarias con normalidad, existen dos opciones que ayudan a hombres y mujeres a erradicar este problema, la una de manera temporal y la otra permanente. Los expertos las detallan.

Quirófano

En los casos de hiperhidrosis severa es indicada la simpatectomía, una cirugía miniinvasiva que permite erradicar el problema de forma definitiva. El cirujano cardiotorácico César Benítez, experto en esta técnica, explica que este procedimiento consiste en hacer dos pequeñas incisiones (de cinco milímetros) en el tórax para introducir una minivideocámara y un bisturí de ultrasonido (emana una onda calor de 80 grados), que corta los nervios, parte de la cadena simpática (ganglios ubicados a izquierda y derecha de la columna vertebral).

“Con ese bloqueo nervioso se obtiene un control de un 95 a 98 % de la enfermedad. Muchos de los pacientes con hiperhidrosis severa desarrollan fobia social al no querer que nadie los vea, haciendo que su esfera social se vea afectada. Con esta opción mejoran radicalmente su calidad de vida”, dice Benítez. La cirugía dura de 30 a 45 minutos y es ambulatoria. El paciente puede retomar sus actividades sin problema después de tres días y hacer deporte, luego de cuatro semanas. Esta técnica es apta para personas a partir de los 15 años, previo evaluación de un médico cirujano.

En cabina

La dermocosmiatra Gisel Salvador expresa que la aplicación de la toxina botulínica es ideal para quienes tienen hiperhidrosis leve. El tratamiento consiste en bloquear el estímulo de las glándulas sudoríparas para así evitar o eliminar la sudoración. Al trabajar a nivel de la dermis, es necesario la aplicación previa de un anestésico tópico en la zona. Se consigue un resultado temporal de seis meses de duración, aproximadamente.

El proceso requiere de aproximadamente 30 minutos. “Antes de la sesión hay que rasurar la zona y no debe aplicarse desodorantes con fragancias fuertes”, comenta. Las primeras 24 horas luego de la colocación de la toxina botulínica no debe exponer el área al sol. “Quienes se animan a esta opción evidencian los cambios inmediatamente, lo cual aumenta su nivel de confianza ya que dejan de sentirse incómodos cuando tienen que salir de casa”, enfatiza Salvador.