Vigilia en los exteriores de la Casa de la Cultura Ecuatoriana por pedido de requisición

  Actualidad

Vigilia en los exteriores de la Casa de la Cultura Ecuatoriana por pedido de requisición

Hasta el momento no se han registrado desmanes, sí un movimiento inusual de presencia policial. Las puertas del lugar se encuentran cerradas

Casa de la Cultura
Un fuerte contingente policial permanece en los exteriores de la Casa de la Cultura.MARIETA CAMPAÑA

A las oficinas de la la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE), en el norte de Quito, llegó la requisición, justificado por el estado de excepción decretado el pasado 17 de junio en el marco de las protestas generalizadas.

Casa de la Cultura

La Fiscalía termina el allanamiento a la Casa de la Cultura en Quito sin incautar nada

Leer más

Esta herramienta permite al Estado disponer de “bienes patrimoniales que pertenezca a personas jurídicas o naturales, nacionales o extranjeras” como lo señala la Ley de Seguridad Pública y del Estado, es decir, se pueden requisar estos bienes para el uso del Estado en el marco del estado de excepción.

Las autoridades de la Casa de la Cultura anuncian que van a dirigirse a Flagrancia a presentar un acción de protección contra ese pedido que acaba de entregar la Policía. Argumentaron las razones para oponerse en un comunicado señalando que los bienes patrimoniales tienen una garantía constitucional de inembargabilidad.

Al ingreso del Ágora de la Casa de la Cultura se encontraba un grupo de manifestantes, que se identificaron como artistas, que buscan para resguardar el espacio hasta que lleguen los indígenas. Sin embargo, aproximadamente a las 20:30 la policía ingresó a los predios del lugar.

WhatsApp Image 2022-06-17 at 3.59.34 PM

Iza: “La Casa de la Cultura está garantizada”

Leer más

En la tarde de este 19 de junio, la policía se indicó que “vamos a hacer uso de algunas de las herramientas que están en el decreto del estado de excepción para una requisición de esa área”.

Hay que recordar que, en octubre de 2019, la CCE fue la sede que albergó cientos de manifestantes que llegaron a Quito para protestar y rechazar, en esa época, lo que les afectaba durante el gobierno de Lenín Moreno. Se quedaron aproximadamente doce días de protestas en la capital.