Sigue imparable la ola de crímenes en Quevedo

  Actualidad

Sigue imparable la ola de crímenes en Quevedo

Mujer de 24 años es la nueva víctima de la delincuencia. La población demanda más seguridad, con o sin toque de queda

muerte quevedo
El féretro con el cuerpo de Kattia Bazurto fue llevado a la morgue. Su muerte deja más dolor y preocupación en Quevedo.Daniel Vite

Kattia Elizabeth Bazurto Guzmán, de 24 años, es la nueva víctima mortal de la delincuencia que azota al cantón Quevedo, incluso en tiempos de estado de excepción y toque de queda, decretados contra la propagación del coronavirus.

La mujer, una viuda quien trabajaba duro para mantener a su hijo de 5 años, fue atacada con un puñal en el cuello, cuando terminaba de cumplir su jornada laboral en una piladora del sector 2 de Julio de la parroquia rural de San Carlos.

Al llegar afuera de la clínica, donde fue llevada de urgencia la víctima, apareció su madre Maricela Guzmán, quien había sido alertada del brutal ataque. Al ver el cuerpo de su hija bañado en sangre en el asiento posterior de un auto, se impresionó tanto y luego se desmayó.

detenido

Causaban muerte y terror en la Península

Leer más

A Bazurto ni siquiera le dieron los primeros auxilios porque ya estaba sin vida.

Iba a visitar a su madre

Entre lágrimas, la señora Guzmán recordó que había acordado con su hija almorzar juntas en su casa, situada en el sector La Isla del Río Quevedo, de la parroquia San Cristóbal.

La muchacha solía visitar a su madre pero por respetar al aislamiento contra el Covid-19, ella solía quedarse en la hamaca de la parte de afuera de la casa de su progenitora.

“Unos 15 minutos antes del suceso, me escribió y me dijo: ‘Madre, qué hiciste de almuerzo, salgo y como en tu casa’. Eso era una costumbre, que salía del trabajo y nos encontrábamos, pero me la mataron”, expresó la compungida mujer.

Habría forcejeado con su atacante

Según el informe policial de este caso, en la piladora donde ocurrió el asalto con muerte, uno de los trabajadores dio su versión de que había observado que un hombre intentaba salir corriendo con un bolso, pero Bazurto forcejeaba con él para evitar el robo, hasta que el supuesto ladrón logró su objetivo y escapó.

Luego, al entrar en la oficina donde laboraba la hoy víctima, su compañero vio que ella estaba “bañada en sangre”. Todo indica que el agresor le enterró un cuchillo en el cuello y se lo dejó clavado. La joven, al extraer el arma blanca, empezó a sangrar profundamente.

POSORJA, EN ESTE VEHICULO ASESINARON A UN HOMBRE

Coronavirus: Crimen a pocos minutos del toque de queda en Posorja

Leer más

El atacante no pudo ser reconocido, ya que llevaba puesto un casco color negro, y vestía una chompa blanca y bermuda azul. Se movilizaba en una motocicleta color blanco con azul, con la cual desapareció.

Preocupación ciudadana

Este crimen se suma a muchos otros que han conmocionado al segundo cantón de Los Ríos. La misma Bazurto perdió a su esposo el 22 de julio de 2019. Era taxista y fue asesinado dentro de su vehículo para robarle el dinero del día.

En octubre pasado, el guardia de un chifa fue baleado a quemarropa por no dejarse robar el arma de dotación.

La semana pasada, dos médicos, un hombre y una mujer, fueron asaltados en los exteriores de las respectivas casas de salud donde laboran.

Jimmy Aguirre, concejal del cantón, expresó al respecto que el “alto índice delincuencial” se debe a que no hay controles. “Estamos preocupados por el Covid-19 pero se ha dejado a la seguridad de lado y esta situación debe cambiar rotundamente”, expresó el edil.