Actualidad

Los repartidores buscan limpiar su imagen tras asaltos

Hasta junio, nueve casos se han registrado en Quito, según la Policía. Las plataformas de ‘delivery’ buscan que no se criminalice a sus “socios”

Motos- robos- imagen
Inconvenientes. Quienes trabajan en las aplicaciones de ‘delivery’ han sido perjudicados por delincuentes que simulan sus actividades para asaltar.Gustavo Guamán/EXPRESO

Historias que se hacen virales. En los últimos meses se han conocido, a través de redes sociales, casos de asaltos que involucran personas que utilizan las mochilas de repartidores de aplicaciones de ‘delivery’, como Uber Eats, Rappi o Pedidos Ya, en diversos puntos de Quito.

El pasado 19 de julio, seis personas que se movilizaron en tres motocicletas se parquearon en los exteriores de un local de comida ubicado entre las avenidas Eloy Alfaro y Gaspar de Villarroel, en el norte de la capital, según confirmó la Policía Nacional.

A1-6746983 (16746983)

El robo de autos en Quito subió un 125 %

Leer más

Uno de los motorizados ingresó con una maleta para simular que repartía comida. Todos los clientes lo vieron y este de inmediato sacó un arma de fuego. Los consumidores retrocedieron asustados. Los otros dos asaltantes también ingresaron, sin quitarse los cascos para evitar ser reconocidos, y arrancharon los teléfonos celulares y demás pertenencias que encontraron a la vista. Tras hurtar las pertenencias, los asaltantes salieron del local.

Afuera, los motorizados esperaban a los tres atacantes, pero un auto se les acercó aparentemente para embestirlos y se alejaron. Sus compañeros, al ver la situación, corrieron detrás de ellos. La Policía y la Fiscalía están investigando este hecho.

Según la Dirección Nacional de Investigación de Policía Judicial (Sidprobac) de la Policía Nacional del Ecuador, en junio de 2021 se ejecutaron los operativos denominados tauro 130-111, los cuales desmantelaron varias estructuras delictivas dedicadas al robo a personas que tenían como fachada ‘el delivery’, principalmente en el sector del centro-norte de Quito, (parque Italia y Centro Histórico), los mismos que amedrentaban a sus víctimas físicamente y robaban sus pertenencias, a bordo de motocicletas.

En los operativos, según la Policía Nacional, se aprehendió a un total de cinco ciudadanos extranjeros que no registraba antecedentes penales.

EyBDjqQWgAIiUzF

La inseguridad en el Balcón del Valle mantiene a los moradores en vilo

Leer más

En el norte de la ciudad se han registrado tres casos, en el centro-norte otros tres, dos en el sur y uno en el nororiente de la capital.

Debido a esa situación, las aplicaciones de ‘delivery’ han buscado que sus repartidores no sean criminalizados.

“En Rappi hay perfiles muy diferenciados como, por ejemplo: mujeres que son cabeza de hogar, jóvenes universitarios, profesionales, jubilados, extranjeros, es decir, un universo de personas que busca ese ingreso extra, distribuir su tiempo y conectarse cuando lo necesitan”, dice un comunicado de la plataforma.

Según cifras de la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo 2021 (Enemdu), publicada en marzo 2021, por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), informa que Quito es la ciudad con mayor índice de desempleo, con el 13,5% (125.416 personas); seguida por Guayaquil, con el 3,8% (46.741), Cuenca, con el 8,2%; Machala, con el 10%; y Ambato, con el 6,4%. Además, se pone en evidencia que hay más mujeres desempleadas que hombres: la tasa se ubicó en 7,2% frente al 4,8% de los hombres.

Rappi señaló que su plataforma se ha convertido en una opción de empleo. La aplicación, por ejemplo, cuando llegó al Ecuador (2019) inició sus operaciones con 350 rappitenderos; su crecimiento ha sido exponencial: hacia marzo de 2020 contaba con 1.500, para mediados del mismo año alcanzó 2.500, y para 2021 son más de 3.500 entre las ciudades de Quito, Guayaquil, Cuenca y Salinas.

Anna Sgaraglino, de 32 años, quien lleva 1 año y medio siendo repartidora, se conecta a la aplicación por las tardes, ya que por la mañana se dedica exclusivamente al cuidado de su niña de 5 años.

ALAIN LUNA PAREJA DEL TERROR

Prisión preventiva para la 'pareja del terror' que asaltó varios locales en Quito

Leer más

Ella es madre soltera y cabeza de hogar. Ha probado en otro tipo de actividades laborales, como, por ejemplo: vendedora, y la falta de flexibilidad en horarios la han llevado a renunciar. Por ello, mira al ‘delivery’ como una opción de generar ingresos económicos y tener tiempo de calidad para compartir con su hija.

Para Marco Adrián, de 37 años, venezolano y residente en Quito hace 5 años, Rappi se convirtió en su principal fuente económica desde septiembre del año pasado. Él comenzó utilizando su bicicleta durante los primeros siete meses de trabajo hasta que pudo ahorrar y comprarse su propia motocicleta.