La inseguridad en el Balcón del Valle mantiene a los moradores en vilo

  Quito

La inseguridad en el Balcón del Valle mantiene a los moradores en vilo

Residentes señalan que los robos a personas y autos ha incrementado

EyBDjqQWgAIiUzF
Moradores piden que aumente el patrullaje en este sector.Cortesía

Salir en la noche, prohibido. O excesivamente temprano. A veces, el mediodía tampoco es buena idea, pues los vecinos almuerzan y hay poca gente en las calles del Balcón del Valle.

Así lo explican los miembros del comité barrial de esta localidad del oriente de Quito, quienes indican que en el lugar, ubicado a la altura del Puente 2 de la avenida General Rumiñahui, los robos se han vuelto cotidianos.

“Los robos de piezas de los carros y de los mismos autos han subido. Quienes no tienen garaje deben buscar dónde parquear porque al día siguiente no tienen espejos o radio, o no está el vehículo”, explica Javier Molina, uno de los dirigentes.

Añade que los robos a transeúntes también se han incrementado, y que pese a las constantes denuncias realizadas a las autoridades, no hay mejoras.

“Nos dicen que tienen demasiados casos por atender, y poco personal, y que por eso tampoco aumentan mucho los patrullajes del barrio”.

La-Ronda-Vacía

La Ronda busca a la academia para concretar su reactivación

Leer más

El comité señala que, en febrero, los moradores incluso hicieron una colecta para asistir a la reparación de los patrulleros que estaban dañados.

“Nos tocó colaborarles porque sino no tenían para arreglar los vehículos”, explicó Nelson Guamán.

Debido a la falta de asistencia inmediata, los residentes han optado por organizar brigadas de seguridad en cada cuadra, cuyo fin es alertar en caso de movimientos sospechosos e informarle a la Policía a través del chat comunitario.

“No estamos armados, y los delincuentes sí, entonces hacemos sonar alarmas cuando vemos algo sospechoso e informamos a la Policía, pero queremos que se implemente un plan que realmente nos brinde seguridad”, agregó Guamán. Añadió que han pedido a las autoridades municipales que se reparen las luminarias, de las que un 30 % está averiado.