Actualidad

Pequeñas mafias rondan el barrio chino

En Guayaquil, dos secuestros alertan sobre actos que afectan a una  zona que mueve miles de dólares diarios. Algunos aseguran que son hechos aislados

FOTO 2 Barrio chino
Los chinos han abierto en el sector de la bahía desde tiendas y servicios hasta restaurantes con un menú especial para chinos.ARCHIVO EXPRESO

El pasado 17 de enero, Mingjie Zhang, un ciudadano chino residente en Guayaquil y dueño de varias tiendas en el centro de la ciudad, fue secuestrado varias horas. Su familia entregó 75.000 dólares por su liberación.

Mario Zhu

El secreto de la comunidad china en Guayaquil para evitar contagiarse de coronavirus

Leer más

A inicios de marzo ocurre otro plagio. La víctima: Lidan Zhu, un exportador de madera. Pedían medio millón de dólares a cambio de soltarlo. En su caso, no fue necesario cumplir el pago. Un operativo de la Unidad Antisecuestro de Guayas incursionó en una villa de la urbanización Metrópolis para liberar a Zhu y capturar a los supuestos plagiadores.

En ambos casos, los posibles autores de estos hechos chinos que residen en Guayaquil. Es más, según las pesquisas ejecutadas por la Policía, los ejecutores reivindicaron el acto a nombre de “la mafia china”.

¿Es posible que en Guayaquil también se hayan asentado organizaciones criminales chinas? En el país asiático, solo en el 2018 la policía de Pekín desarticuló 1.082 grupos mafiosos. Muchos de estos, con redes en países de Europa y América, están vinculados a la trata de blancas, tráfico de personas y al narcotráfico.

Chinos Guayaquil.2

Coronavirus: Los residentes chinos en el país se unen para donar mascarillas

Leer más

La colonia en Guayaquil, con casi 18.000 extranjeros chinos, es la más grande, le siguen Quevedo y Quito. Solo en 2011 se registraron 9.000 ingresos de chinos en el país.

Distribuidos en diez organizaciones gremiales, estos comerciantes, dueños de restaurantes y empresarios, se reparten por todo Guayaquil. Pero la mayor concentración se da en el sector de la bahía, donde hay más de 200 tiendas. Solo en la línea de los restaurantes el registro de chifas llega a 300 en la ciudad, además de locales gourmet con comida especializada en sectores como Urdesa, Kennedy Norte y Alborada. A esto se suma la inversión que se dio para abrir fábricas y factorías en las que se elabora desde calzados, zapatillas, hasta árboles de Navidad y cubrecamas, cuando a partir de 2009 se aplicaron restricciones a la importación a los productos chinos, para evitar la competencia con artesanos nacionales.

Para algunos miembros de los gremios de migrantes asiáticos, estos secuestros son hechos aislados. “Nunca antes sucedió algo así entre paisanos”, dice Jia De Yuan, secretario de la Sociedad de la Colonia China del Ecuador, que acoge a comerciantes de diferentes sectores. Algo similar opina, Fu Ming Zhu, dueño de una importadora y presidente de la Asociación 10 de Octubre de la Colonia China. “Hay que buscarle una explicación. Las autoridades deben aclarar estos hechos”.

Servicio. He Jinhe (izq) es el chef del lugar, mientras que su esposa, también en la foto, atiende a los clientes.

Los chinos no comen en chifa

Leer más

Una fuente vinculada a la colonia de extranjeros asegura a EXPRESO que en diciembre sucedió otro secuestro: el de un menor de edad. Sus padres pagaron por su liberación. “Por lo común, estas personas -los residentes chinos- no denuncian”, asegura Richard Vaca, jefe del Distrito 9 de Octubre de la Policía Nacional, en cuya jurisdicción los chinos han asentado una gran parte de sus inversiones.

Pero los plagios no es lo único que preocupa, según varios comerciantes entrevistados de manera reservada por EXPRESO. En los últimos cinco años, las autoridades policiales han estado atentas a rumores relacionados con casinos y salones para servicios sexuales clandestinos que funcionan con personal asiático y en los que se prohíbe el ingreso de occidentales. También se habla de chulqueros y falsificación de dinero.

“En el 2017, cuando estaba a cargo del circuito 9 de Octubre, hicimos un allanamiento a un hotel, en el que se dijo que funcionaba un casino, pero no encontramos nada”, dice Galo Pérez, oficial policial, hoy delegado en otra parte del país.

La celebración se realizó en el hotel Hilton Colón de Guayaquil.

Cuatro organizaciones chinas festejan fiestas patrias

Leer más

En esos días, se mencionaba la existencia de dos hoteles ubicados en plena bahía, en cuyos pisos altos funcionaban salones clandestinos. En noviembre de 2018, la Policía ubicó a una organización dedicada a la trata de personas. Reclutaban mujeres venezolanas con fines de explotación sexual. Operaban en los pisos 6, 14 y 27 del edificio El Forum. Se acusó como cabecilla a Choi R., alias el Chino.

En octubre de 2019, un ciudadano de origen chino fue tiroteado y dejado muerto en la vía Durán-Boliche. La Policía no determinó las razones del asesinato, pero en la comunidad de chinos locales se aduce que estaba vinculado con el crimen organizado asiático.

El término ‘mafia china’ ya fue usado en una denuncia presentada en 2009 ante la Fiscalía del Guayas. Se habló de un grupo de extorsionadores que usaban ese calificativo para extorsionar a otros chinos. En junio de 2013, Yan Aibao fue rescatado en Quito, tras ser plagiado por paisanos.

Las banderas de China y Ecuador ondearon al concluir los obreros el túnel de conducción en la hidroeléctrica Coca Codo Sinclair, en abril de 2015.

EL yin y yang de los negocios chinos en Ecuador

Leer más

Secuestros, extorsiones, trata de blancas... Estas serían parte de las actividades en las que se ocuparían las mencionadas mafias chinas, que hasta antes del acuerdo migratorio de 2016 entre China y Ecuador, operaban un negocio ilícito más complejo y con más ganancias: el tráfico de personas. Una situación que en su momento preocupó al mismo embajador de China en Ecuador, quien pidió mayor control sobre los ingresos desde su país al Gobierno local. “No todos los que vienen son turistas, comerciantes, empresarios o inversionistas”, dijo en noviembre de 2008. En ese entonces también usó la palabra “mafias”.

Para José Wonsang, presidente de la Sociedad de Beneficencia de la Colonia China, resulta complicado aseverar sin pruebas que en el medio operan estas bandas y clanes, pero tampoco se atreve a negarlo. “Sería raro que no se den en un medio como Guayaquil, que acoge a muchos chinos con tantos negocios e inversiones”.

Tanto Pérez como Vaca concuerdan en que el idioma enmascara gran parte de estas actividades delictivas. No se denuncian y para los investigadores policiales, se complica comunicarse con los posibles afectados.

Antítesis urbana. Cerca de 40 casas forman el Barrio de Paz. A un costado, el barrio chino.

Dos barrios chinos sin chinos

Leer más

EXPRESO buscó información sobre esta situación al consulado de China en Guayaquil, pero no hubo respuesta, luego de enviar una solicitud de entrevista por medio de un correo electrónico.

En todo caso, estos dos secuestros alertan de cierto tipo de peligros que se estarían incubando en el seno del barrio chino no oficial de Guayaquil. La posibilidad de que la situación se aclare, depende de que los afectados denuncien los hechos y de que la policía inicie una investigación profunda.

UN ACUERDO

En agosto 2016 entra en vigencia el Acuerdo entre China y Ecuador sobre la supresión de visas para los portadores de pasaportes ordinarios. Termina el contrabando humano.

Chery es una marca China que en Ecuador hasta agosto del 2017 tuvo una participación del mercado, en carros comerciales, de un 4 %; este año es de un 5 %.

La venta de carros chinos en el pais sube un 103 %

Leer más

Un lugar de paso para el tráfico humano

Vacíos’, la película que el ecuatoriano Paúl Venegas filmara en Guayaquil, cuyo estreno en el país se dio en enero del 2020, recrea el proceso migratorio de los chinos hacia el continente americano y expone el tráfico humano que se desarrolla en ciertos países.

Esta actividad fue precisamente en su momento una de las caras más visibles de las mafias chinas en Guayaquil, con conexiones en países como Panamá, Colombia y Perú. Esto se hace evidente entre el 2002 y el 2006, con una serie de operativos de la Policía migratoria en ciudades costeras, donde desarticuló algunas operaciones clandestinas de traslados de chinos indocumentados desde Guayaquil.

Un informe de la Dirección de Migración de Panamá detalla que entre el 27 de febrero y el 30 de marzo de 2002 arribaron 2.920 chinos procedentes de Ecuador y del puerto colombiano de Buenaventura. De ese total, 2.657 ingresaron ilegalmente. En el 2011, la revista mexicana Contralínea recoge testimonios de chinos que describen cómo se articulaba desde Guayaquil el tráfico de humanos, ejecutadas por chinos locales, con ganancias de hasta 80 mil dólares por cada migrante.