Actualidad

El país estuvo cerca del desabastecimiento de combustibles por falta de recursos

En julio y agosto se hizo la advertencia. El gobierno no entregó la certificación presupuestaria a tiempo

Estación. En mayo el precio de la gasolina súper fue de 2,99 dólares, mientras que en abril fue de $ 2,69.
Petroecuador advirtió la necesidad de cumplir con las importacionesarchivo

Que el Estado no cuente con recursos para pagar a la burocracia suena como un problema lejano, pero no lo es. El hoyo generado en las arcas fiscales puede incidir en las actividades cotidianas de los ecuatorianos. Desde julio de este año, en medio de la emergencia sanitaria, Petroecuador advirtió al gobierno de Lenín Moreno sobre sus demoras en las asignaciones presupuestarias y su efecto en la movilidad de los ciudadanos. Ante la falta de recursos, se señaló, puede existir un desabastecimiento de combustibles.

Es decir, la falta de recursos otorgados por el Ministerio de Economía y Finanzas para la importación de naftas e insumos para elaborar gasolinas pudo dejar inmovilizado al Ecuador.

El lunes, cañicultores protestaron en Guayaquil.

Los cañicultores acuden a la Asamblea para exigir el pago por sus productos

Leer más

El problema inició el 20 de julio. La Gerencia de Comercio Internacional de la estatal Petroecuador solicitó al Ministerio de Economía y Finanzas que entregue la certificación presupuestaria para la importación de nafta de alto octano Ron 93. Con ese insumo se prepara la mezcla para las gasolinas súper, extra y ecopaís.

En el comunicado al que accedió EXPRESO, Mauricio Samaniego, gerente de Comercio Internacional de ‘Petro’, pidió que Finanzas certifique la existencia de 192,8 millones de dólares para avanzar con la licitación para importar el insumo. Eso no sucedió.

El Ministerio de Economía no respondió ni entregó la certificación presupuestaria en el siguiente mes. Petroecuador, para evitar un posible desabastecimiento, inició el concurso para la importación de nafta. Recibió ofertas y seleccionó a la adjudicada. Todo sin que exista todavía la garantía del Gobierno central.

En agosto, el entonces gerente general de Petroecuador, Pablo Flores, envió una carta al ministro de Economía, Richard Martínez, para recordarle la importancia de la certificación que el Gobierno no entregaba.

Le enfatizó en que la nafta es necesaria para la creación de las gasolinas que se utilizan en las carreteras del país. Mencionó que si no se concreta la compra correría peligro la distribución de combustibles para septiembre, octubre, noviembre y diciembre de este año.

REFINERÍA DE ESMERALDAS

Finanzas insiste en que Petroecuador concrete una nueva preventa con China

Leer más

También recalcó que si no hay gasolina, la reactivación económica (necesaria tras la emergencia sanitaria derivada de la propagación del coronavirus) quedaría solo en el discurso.

Finalmente, y a un día de que venza el plazo, Finanzas entregó la certificación que avalaba la existencia de los 192,8 millones de dólares para concretar la importación de 2’950.000 barriles de nafta.

EXPRESO consultó con Finanzas sobre los motivos de la demora pero, hasta el cierre de esta edición, no hubo una respuesta.

Lo que sí hubo es cambios en la política petrolera del país. En agosto y septiembre, el Gobierno inició una serie de modificaciones. Lo primero fue lanzar un concurso para concesionar la Refinería de Esmeraldas. Con ese paso, Petroecuador -y sobre todo el Estado- dejarán de estar a cargo de la producción de combustibles. Eso será, si se concreta la transferencia, responsabilidad de la empresa privada.

Dicha concesión, sin embargo, ha sido objetada por extrabajadores de la refinería y hasta por precandidatos a la Presidencia de la República que consideran que la operación es una privatización ilegal.

El 24 de septiembre se dio el otro paso. Mediante el Decreto Ejecutivo 1158, el presidente Moreno permitió que el sector privado se encargue de la importación de combustibles para el sector industrial. Un “alivio fiscal”, en palabras del ministro de Energía y Recursos Naturales no Renovables, René Ortiz, porque el Estado reducirá sus importaciones.

El decreto también ha sido cuestionado por sectores sociales que ven en la iniciativa un paso para la eliminación de subsidios. El Gobierno insistió en que no se afectará al gas de uso doméstico.