Las nuevas amistades del Ecuador

  Actualidad

Las nuevas amistades del Ecuador

El Gobierno pasó del discurso a las acciones con respecto a su política exterior. El país retomó relaciones con aliados antes ya conocidos

POMKPEO (1)
El presidente Lenín Moreno se reunió con el secretario de Estado, Mike Pompeo, en Guayaquil.VALENTINA ENCALADA

El cambio le tocó demostrar con hechos. El Gobierno del presidente Lenín Moreno concretó en 2019 el giro en su política exterior y trazó la cancha de los nuevos amigos y aliados con los que cuenta el país.

Aunque la nueva imagen se empezó a trabajar desde mediados del año pasado, con la llegada de José Valencia a la Cancillería, abril marcó un antes y un después en la imagen que busca proyectar el Gobierno hacia el mundo.

El 11 de abril, Moreno decidió retirar el asilo al australiano, Julian Assange, que se mantuvo en la Embajada de Ecuador en Londres desde 2012 y cuya permanencia en la sede diplomática tensó las relaciones con Reino Unido y, de paso, con Estados Unidos (EE. UU.) que pide en extradición al fundador de WikiLeaks.

Nery

Estados Unidos mira con buenos ojos a Ecuador

Leer más

La acción atrajo una ola de funcionarios estadounidenses al país. El de más alto rango el secretario de Estado, Mike Pompeo, que, a nombre del presidente Donald Trump, agradeció a Moreno por haber decidido mejorar las comunicaciones entre las dos naciones.

Imagen-Paises-cercanos-y-lejos
EXPRESO

El acercamiento concluyó con el retorno, luego de cinco años, de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). En agosto, las autoridades ecuatorianas mantuvieron con los directivos de la organización la primera consulta bianual en Quito.

A la par, el ministro de Estado para las Américas y Europa del Reino Unido, Alan Duncan, arribaba al país en julio para informar que se relanzarían las relaciones al más alto nivel, enfocadas sobre todo en el intercambio comercial entre ambos países.

Otro hecho que marcó el camino elegido por Moreno en política exterior fue la decisión de denunciar al tratado constitutivo de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), bloque creado por los líderes bolivarianos y que, según el actual Gobierno, ha demostrado inoperancia o parcialidad al momento de tratar temas como la crisis social, económica y política que atraviesa Venezuela.

Moreno- Guaidó

Así se vio Ecuador ante los ojos del mundo

Leer más

Para contrarrestar el alejamiento de este bloque regional, el presidente Moreno emprendió un acercamiento con el Grupo de Lima, que congrega a doce países del hemisferio y, desde marzo, impulsa el nacimiento del Foro para el Progreso de América del Sur (Prosur).

En lo comercial, el Gobierno de Moreno continúa haciendo todas las gestiones para ser admitido en la Alianza del Pacífico, de la que ya son parte México, Chile, Colombia y Perú. El objetivo del régimen era terminar el año formando parte de este cónclave comercial, pero esa posibilidad podría concretarse en el primer trimestre de 2020.

Consultado, a mediados de año, por una publicación internacional sobre su postura en política exterior, diametralmente diferente a la de su antecesor Rafael Correa, el presidente Lenín Moreno dijo que esta se debía a su “aprecio por la democracia y los derechos humanos”.

Cambios políticos

Bolivia

En noviembre, el Gobierno marcó distancias con el expresidente de Bolivia, Evo Morales, al adherirse al informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre irregularidades en las elecciones del país andino. Morales estuvo presente, en mayo de 2017, en la entrega del bastón de mando que grupos indígenas hicieron a Moreno.

Argentina

La relación que Ecuador mantendrá con Argentina, a propósito de la llegada al poder de Alberto Fernández, todavía es una incógnita. A la posesión del nuevo gobernante argentino, de tendencia progresista, el Gobierno de Ecuador no envió ningún representante de alto nivel. Solo a través de redes sociales, el presidente Moreno deseó suerte a su homólogo.

Entrevista

Mauricio Gándara

Exembajador en Londres

“Se dio un salto de garrocha”

¿Ecuador ha completado el giro en su política exterior?

No ha dado un giro, sino un salto de garrocha, de una orilla a la otra. Hay un salto sobre la línea de los países de la ALBA y todos sus asociados. Pero siempre queda una duda por la actitud de esta misma administración hasta inicios de 2018 cuando se trató de dar la nacionalidad a Assange. Pero evidentemente, hay un cambio.

¿Fue un error haberse aliado al denominado bloque bolivariano?

Los países tienen o no credibilidad, les tienen o no confianza. El país se separó, felizmente, de ese grupo de la ALBA y estuvo activo durante los 10 años de Rafael Correa y uno con el presidente Moreno. Así que la confianza se irá restableciendo poco a poco.

¿Cuáles deben ser los aliados naturales de Ecuador?

Quienes forman el Grupo de Lima y hay que incorporarse a la Alianza del Pacífico, esa debe ser la línea. Con Colombia hay que cooperar más porque es el aliado para enfrentar posibles arremetidas del dictador Nicolás Maduro.