Mundo

Tres autores se retractan del estudio sobre la hidroxicloroquina

La investigación sostenía que los pacientes de COVID-19 tratados con este medicamento tenían más probabilidades de morir 

Hidroxicloroquina
Una enfermera de la unidad de cuidados intensivos (UCI), de un hospital de Francia, muestra una dosis de hidroxicloroquina.EFE

Tres de los autores del estudio publicado por la revista científica The Lancet sobre los riesgos del uso de la hidroxicloroquina para tratar a pacientes de COVID-19, decidieron este jueves retractar el documento al no poder garantizar la veracidad de los datos empleados.

Hydroxychloroquine-795x447

Coronavirus: OMS anuncia reanudación de ensayos clínicos con hidroxicloroquina

Leer más

Los tres científicos recuerdan que, tras la publicación del estudio el pasado día 22, "se plantearon varias preocupaciones con respecto a la veracidad de los datos y análisis realizados por Surgisphere Corporation y su fundador", Sapan Desai, que también figura como firmante de la investigación.

En una nota enviada a la revista científica británica, los tres autores consideran que ya no pueden "garantizar la veracidad de las fuentes de datos primarias" usadas para el documento, a la vez que se disculpan con los editores de la publicación y los lectores.

The Lancet, por su parte, indicó en una declaración que "se toma muy en serio las cuestiones de integridad científica" y que "hay muchas preguntas pendientes sobre Surgisphere y los datos que supuestamente se incluyeron en este estudio".

Por ello, señaló que, siguiendo las directrices del Comité de Ética de Publicaciones y del Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas, "se necesitan urgentemente revisiones institucionales de las colaboraciones de investigación de Surgisphere".

hidroxicloroquina referencial

Hidroxicloroquina: EEUU envió a Brasil dos millones de dosis

Leer más

Los autores que han decidido retractar el estudio son Mandeep Mehra, del Hospital Brigham de Mujeres de Boston (EE.UU); Frank Ruschitzka, del Hospital Universitario de Zúrich (Suiza) y Amit Patel, de la Universidad de Utah (EE.UU).

Tras conocerse las dudas suscitadas por los datos proporcionados por Surgisphere Corporation para el estudio, los tres autores solicitaron un examen independiente de Sugisphere "con el consentimiento de Sapan Desai".

El objetivo era evaluar el origen los elementos de la base de datos, "confirmar la integridad de la base de datos y reproducir los análisis presentados" en el estudio.

La empresa Sugisphere informó a los revisores independientes de que no facilitaría "el conjunto de datos completo" ya que esa "transferencia violaría los acuerdos con los clientes y los requisitos de confidencialidad", por lo que no pudo realizarse dicho examen, señalan los tres autores en su nota.

Los científicos destacaron que siempre han aspirado a realizar sus investigaciones "de acuerdo con las más altas directrices éticas y profesionales" y que "nunca" pueden olvidar su responsabilidad para asegurarse "escrupulosamente" de que dependen "de fuentes de datos que se adhieran" a altos estándares.

Por eso, y teniendo en cuenta lo sucedido "ya no podemos garantizar la veracidad de las fuentes de datos primarias", escriben los tres autores que ahora retractan el estudio.

Imagen de stock de Pixabay del nuevo coronavirus. Fecha original de uso: 1 de junio de 2020.

Hidroxicloroquina: El fármaco que divide al mundo en tiempos de COVID-19

Leer más

"Todos entramos en esta colaboración para contribuir de buena fe y en un momento de gran necesidad durante la pandemia de coronavirus. Nos disculpamos profundamente con ustedes, los editores, y con los lectores de la revista por cualquier vergüenza o inconveniente que esto pueda haber causado", concluyen los autores su carta.

La Organización Mundial de la Salud tomó en cuenta el citado estudio, que señalaba que el uso de cloroquina o hidroxicloriquina en enfermos de coronavirus se relacionaba con un aumento de las tasas de mortalidad, para detener temporalmente sus ensayos con ese medicamento.

Sin embargo, ayer volvió a darles luz verde, el mismo día en que The Lancet publicó una advertencia sobre el citado estudio al haberse planteado "importantes cuestiones científicas sobre los datos".