Mundo

Ecuatorianos en Italia y España están serenos ante la neumonía

Confían en el sistema sanitario es el principal motivo. En ambos países hay más de 500.000 compatriotas. Temen ser discriminados de regreso a Ecuador

Italia1
Piacenza. Profesionales de la salud usan trajes protectores y máscaras de atención médica frente a una unidad médica construida fuera de la sala de emergencias del hospital local.MATTEO CORNER / EFE

Dos semanas atrás, el coronavirus era una enfermedad lejana para el italo-ecuatoriano Joel Moreira. Hoy, no solo está en su país sino que dos casos han sido detectados en Legnano, una localidad de 50.000 habitantes aproximadamente y en la cual reside junto a su familia. En Italia, las cifras continúan en ascenso. El miércoles, a las 18:00, se registraban 400 casos. Ayer, hasta las 18:00, la protección civil informó de la existencia de 650 contagiados, 17 fallecidos, 56 en terapia intensiva. Otras 45 personas habían superado la enfermedad.

El punto de mayor concentración es la región de Lombardía con 403 casos. Precisamente en esta zona habitan el 45,3% del total de ecuatorianos que residen en Italia, de acuerdo con las cifras emitidas por el gobierno de ese país. Al momento, no existen casos confirmados de compatriotas que estén infectados, sin embargo, la Cancillería del Ecuador informó que dos familias conformadas por ecuatorianos, y que no presentan síntomas, están bajo observación de las autoridades sanitarias de Italia.

Blanca Burgos, presidenta de la asociación ‘Perla del Pacífico’ compuesta por ecuatorianos residentes en Pioltello (Milano), asegura que la comunidad se ha mostrado serena frente al crecimiento del coronavirus. Reconoce que a más de las precauciones de lavarse frecuentemente las manos y evitar el contacto, se ha integrado un nuevo hábito “Antes se cogía la metropolitana (el metro) y ahora se toma el autobús. La metropolitana era un incubo (pesadilla) por cómo íbamos apretados, pero el bus vamos sentados. No te permiten ir de pie” reseña esta guayaquileña que migró a la península itálica hace 25 años.

Covid-19-1

Mosquitos, cocaína y cloro: las nuevas mentiras en torno al coronavirus

Leer más

Añade también que mayor al temor del contagio es la desinformación que existe. “El consulado no nos avisa si habrá un procedimiento especial para llegar a Ecuador. Son muchos los que viajaran”. Esto, en referencia al control selectivo que Ecuador instauró a los pasajeros provenientes de Italia, China, Irán y Corea del Sur.

Italia2
TURÍN. Una persona camina por el paso de cebra en la plaza Castello, con una ausencia absoluta de tránsito peatonal y de vehículos.TINO ROMANO / efe

“Nos preocupa ser estigmatizados”

Los ecuatorianos que prevén retornar al país en los próximos días tienen temor a ser rechazados por sus compatriotas. En aquello concuerdan Blanca Burgos, presidenta de la asociación ‘Perla del Pacífico’ y Antonio García, presidente de la Unión de Solidaridad de los ecuatorianos en Italia ‘USEI’, con sede en la región de Liguria. “La preocupación es pensar que se estigmatice como portadores de una enfermedad a los ecuatorianos que viajan desde Europa” señala.

CoronavirusBrasil

¿Quién es el brasileño que trajo el coronavirus a América Latina?

Leer más

El panorama se repite en España

Aunque en el país ibérico ya se han registrado 15 casos de coronavirus, existe una relativa tranquilidad por parte de la comunidad ecuatoriana. Así lo asegura Vladimir Paspuel, presidente de la asociación Rumiñahui y cuyo organismo aglutina a 8.000 ecuatorianos. A su vez afirma que el temor de una parte de los migrantes en España surge debido a que poseen familiares radicados en las zonas italianas donde se han registrado casos de coronavirus.

La guayaquileña Melissa de la Vega ratifica que en el país aún se percibe tranquilidad frente al ascenso del virus aunque reconoce que “la cercanía con Italia aumentó el temor porque la enfermedad ya estaba en el continente y existe una gran facilidad de conexión entre los países de la Unión Europea”. No obstante, insiste en que las medidas de prevención contribuyen a la ausencia de pánico.

Todos los entrevistados reconocen que los sistemas sanitarios de España e Italia donde residen, son eficaces. Esto diluye el miedo.

Coronavirus
VALLADOLID. Una de las personas aisladas en la empresa Cidaut del Parque Tecnológico de Boecillo conversa con una compañera que se encuentra en la parte exterior de la sala donde están recluidos.Nacho Gallego / EFE

La OMS le aclara a Trump: “No es una gripe común”

GINEBRA (EFE). Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aclara que el COVID-19 no debe ser comparado con una gripe común, pero admite que las medidas de prevención para evitar el contagio son similares. “Si me pidieran sugerencias para prevenir este virus daría consejos similares que en una gripe: lavar las manos frecuentemente, no tocar la cara con las manos... en ausencia de una vacuna, y aunque científicamente no sea igual a la gripe, los principios básicos de prevención son los mismos”. Sobre si el presidente de EE. UU., Donald Trump, fue imprudente al comparar públicamente el COVID-19 con la gripe, un comentario habitual en medios y redes sociales, Adhanom dice que al menos en lo que a medidas de prevención se refiere hay similitudes. Subraya que la epidemia se encuentra actualmente en un punto decisivo, en el que mientras parece haberse alcanzado el pico de infecciones en China, origen del virus, han surgido nuevos focos de transmisión en países como Italia, Corea del Sur o Irán.

Trump dice que hay que ser bacteriofóbico como él

WASHINGTON (AFP). Donald Trump tenía un consejo el miércoles para la gente preocupada por el coronavirus: ser un bacteriofóbico como él. Lavarse las manos con frecuencia ha sido desde hace tiempo una peculiaridad del multimillonario y presidente de Estados Unidos.

Trump dijo que ese hábito es exactamente lo que se necesita para protegerse contra el coronavirus, que se propaga fácilmente y puede ser mortal. "Lo hago mucho de todos modos, como probablemente escucharon", dijo en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, provocando risas.

"Lávate las manos, mantente limpio. No tienes que agarrarte necesariamente a cada pasamanos a menos que tengas que hacerlo", dijo. "Cuando alguien estornuda, trato de retirarme".

Trump relató un encuentro cercano reciente con alguien que estaba enfermo, y cómo lo manejó. "Un hombre se me acercó hace una semana. No lo había visto en mucho tiempo. Le dije, '¿cómo estás?' Él dijo 'bien, bien'. "Me abraza. Le dije '¿estás bien?'. Él dijo 'no, tengo la peor fiebre y la peor gripe'. Y me está abrazando y besando", relató Trump, actuando el encuentro para los periodistas.

"Así que le dije 'disculpa'. Fui y empecé a lavarme las manos".

En Wuhan permutan el plasma de los curados

PEKÍN (EFE). El 14 de febrero las autoridades sanitarias anunciaron que el tratamiento con plasma se había empezado a aplicar a principios de mes a varios pacientes en estado grave, que habían mostrado síntomas de mejoría entre 12 y 24 horas después. Es por eso que los familiares de los enfermos de coronavirus en estado crítico en la ciudad de Wuhan buscan de forma desesperada en las redes sociales chinas a pacientes curados que quieran donar su plasma, ya que los anticuerpos desarrollados por algunos de ellos pueden ayudar a curar la enfermedad. Pacientes y familiares de enfermos graves ingresados en los hospitales de la ciudad, foco de la epidemia, explicaron a Efe que la mayoría de los centros no disponen de ese plasma y además el tratamiento solo se puede realzar en uno de ellos, el Jin Yintan de Wuhan.

Han, de 32 años, tiene a su padre, de 62, ingresado en estado crítico en el hospital Xiehe de Wuhan, que no dispone de plasma de enfermos recuperados. "El hospital nos recomienda que busquemos la sangre nosotros mismos y, si la encontramos, nos ayudan a contactar con el de Jin Yintan, que es el único que hace el tratamiento". Explica que su padre, que vivía con su madre y con él, empezó a tener fiebre el 20 de enero y que, "preocupado por contagiar la enfermedad al resto de la familia", decidió irse a vivir a otro apartamento él solo. "Hizo la cuarentena él mismo. Le compré un inhalador de oxígeno para respirar mejor", cuenta.

Coronavirus
WUHAN. Personal médico que trata a pacientes infectados por la neumonía ejecuta su labor en un hospital de esta ciudad, epicentro del coronavirus.AFP

El 28 de enero el estado de su padre comenzó a empeorar, pero en ese momento no había camas en los hospitales de Wuhan, saturados por el aumento exponencial en esas fechas del número de infectados.

Solo cuatro días después pudo ser ingresado en el hospital Xiehe, donde su salud se fue agravando, aunque por el momento sigue a la espera de que quede una cama libre en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), pese a que su situación ya es crítica.

"Me llamó el hospital ayer por la mañana para decirme que su estado era muy malo y que lo han tenido que entubar", explica inquieto Han. "He escuchado que el tratamiento con plasma es efectivo y hay pacientes que ya se han curado con ello. Por eso, estoy buscando la sangre, aunque el hospital ya me dijo que la situación de mi papá es muy crítica y ya no hay mucha posibilidad", dice.

Otro caso demoledor es el de Wang Licheng, un contagiado de coronavirus cuyos padres también lo están. Toda la familia está ingresada en un hospital de Wuhan, aunque en distintas secciones. Su madre comenzó a sentirse mal el 20 de enero; su padre, poco después, y él mismo, el 2 de febrero, cuando todos los hospitales estaban saturados y escaseaban hasta las mascarillas y los trajes protectores. "Ahora quiero buscar la sangre de los curados para mi padre porque tiene además problemas de desnutrición, le han bajado las defensas y el virus está le está atacando el corazón", dice a Efe por teléfono desde su cama del hospital.

Wang explica que algunos doctores del centro que acoge a toda su familia no están del todo seguros de usar el tratamiento de plasma "porque no se sabe todavía si funciona bien y si hay efectos secundarios". "Solo la vamos a usar como último recurso en el último momento pero en nuestro hospital no hay sangre de recuperados por eso buscamos en Weibo (la red social china similar a Twitter)", señala.