Mundo

Coronavirus en el mundo: Doctora se suicida al no soportar ver tantas muertes por COVID-19

Lorna Breen dirigía el departamento de emergencias de un hospital de Nueva York. Los médicos no son inmunes a los efectos de esta pandemia

Coronavirus
El Personal médico se enfrenta a diario a la pandemia- En la gráfica profesionales de Estocolmo realizan pruebas a una paciente para ver si tiene síntomas de COVID-19.AFP

Una doctora de Nueva York, que atendió pacientes con coronavirus, se suicidó en Charlottesville, Virginia, informó la policía en un comunicado.

1581003046_245030_1581010002_noticia_normal_recorte1

China confirma la muerte del médico que advirtió sobre el coronavirus, tras confusión

Leer más

Lorna Breen, de 49 años, quien dirigía el departamento de emergencias del Presbyterian Allen Hospital en Manhattan, donde se ha visto un gran influjo de pacientes con COVID-19, murió el domingo a causa de heridas autoinfligidas.

Aunque no están del todo claros los motivos que la llevaron a autoeliminarse, su familia, la policía y sus colegas sugirieron que su muerte está relacionada con el estrés que enfrentan los trabajadores de la salud en el combate a la pandemia del nuevo coronavirus.

La doctora se encontraba en Virginia, donde se estaba quedando con su familia. "Ella intentó hacer su trabajo y eso la mató", dijo su padre, Philip Breen, al periódico The New York Times.

Agregó que su hija no tenía antecedentes en cuanto a problemas de salud mental, y que ella misma se había infectado con el nuevo coronavirus y se había recuperado.

7e91c5215c442dd281bde814ed65bb8cc314f0a3w

Coronavirus: el terror a volver al trabajo del personal médico curado

Leer más

"Los profesionales de la salud y los de primera respuesta que están en primera línea no son inmunes a los efectos físicos o mentales de esta pandemia", dijo la jefa de policía de Charlottesville, RaShall Brackney.

El presidente del colegio estadounidense de médicos de emergencia, del que Breen era integrante, afirmó que su muerte era un trágico recordatorio del sufrimiento que están atravesando muchos trabajadores de la salud.

"La imposibilidad de la situación en muchos de nuestros hospitales nos deja profundamente heridos", dijo William Jaquis.

Más de 17.300 personas han muerto por COVID-19 en el estado de Nueva York, epicentro de la pandemia en Estados Unidos.